NO TE ACOSTUMBRES

Muere lentamente

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.

Sigue tu camino

Que los PIES te lleven por el camino más largo hacia la felicidad, porque la felicidad son solo puntos en el mapa de la vida, y el verdadero disfrute está en buscarlos.

Que los OJOS reconozcan la diferencia entre un colibrí y el vuelo que lo sostiene. Aunque se detenga seguirá siendo un colibrí, y es conveniente que sepas, para que no confundas el sol con la luz, ni el cielo con la voz que lo nombra.

Que las MANOS se tiendan generosas en el dar y agradecidas en el recibir, y que su gesto más frecuente sea la caricia para reconfortar a los que te rodean.

Que el OÍDO sea tan fiel a la hora del reproche, como debe serlo a la hora del halago, para que puedas mantener el equilibrio en cualquier circunstancia.

Que las RODILLAS te sostengan con firmeza a la altura de tus sueños y se aflojen mansamente cuando llegue el tiempo de descanso.

Que la ESPALDA sea tu mejor soporte y no la carga más pesada.

Que la BOCA refleje la sonrisa que hay adentro, para que sea una ventana del alma y no la vidriera de los dientes.

Que los DIENTES te sirvan para aprovechar mejor el alimento, y no para conseguir la tajada más grande en desmedro de los otros.

Que la LENGUA encuentre las palabras más exactas para expresarte sin que te malinterpreten.

Que las UÑAS crezcan lo suficiente para protegerte, sin lastimar a nadie.

Que la PIEL te sirva de puente y no de valla.

Que el PELO le dé abrigo a tus ideas, que siempre adornan más que un buen peinado.

Que los BRAZOS sean la cuna de los abrazos y no camisa de fuerza para nadie.

Que el CORAZÓN toque su música con amor, para que tu vida sea un paso del universo hacia delante.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

NUESTRO PASO POR LA TIERRA

Hay tantas cosas…

Abraza quien eres. La energía que desprendes, tus locuras, tus ganas de vivir y de cambiar el mundo.

Abraza también tus imperfecciones, recuerda que cuanto más débil eres, más fuerte te haces.

Abraza la Gracia que cubre tus errores.

Abraza quien eres y lo que tienes en tus manos.

No te conformes.

No te ajustes tan fácilmente a la cultura de este mundo. Primero observa y piensa. Regala eso que solamente tú puedes aportar.

No te detengas cuando venga la duda, ni te detengas cuando el camino parece oscuro.

Sigue caminando, un paso más y la Luz te alcanzará cada día en el camino.

Sé valiente y salta. Decide, manténte firme, en posición y alerta. Avanza con paso fuerte y tu escudo de la fe por delante.

Avanza y conquista terreno, conquista corazones y gana batallas, porque la victoria ya la tienes.

Nunca dejes que nadie te etiquete.

Tómate la libertad de cambiar, de crecer, de tener un nuevo comienzo. No eres lo que hiciste, eres lo que Dios ya ha ya hecho por ti. Recuerda cada mañana.

No te subestimes ni dejes que otros lo hagan por ti. Lo que hay en ti no tiene precio, trabaja y deja que salga, que llegue a otras almas.

Nunca olvides, ni en los momentos más confusos, que Aquel que promete es fiel y justo para cumplir Sus promesas, que lo que comenzó, lo terminará. Que lo que te dijo en la Luz, aún en la oscuridad sigue siendo vigente.

Esto es un viaje, una historia aún por escribir y ser contada.

No tengas miedo del qué dirán. No se trata de ser perfecto, sino de ser lo suficientemente valiente y humilde para aceptar la Gracia día tras día.

La pasión vence al temor y el amor siempre gana.

Aprendí que nunca es tarde.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el Universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta porque algo esconde.
Aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer (o al hombre) que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir “basta” al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.
Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día. Vive de instante en instante porque eso es la vida.
Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas “no puedo” ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes. Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto Para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella.
El bien y el mal viven dentro de ti, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia. Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

MOMENTOS EN LA VIDA

Espero que tengas…

Hay momentos en la vida en que echas tanto de menos a alguien, que te dan ganas de sacarlos de tus sueños y darles un abrazo de verdad.
Cuando una puerta se cierra, otra se abre, pero hay veces que nos quedamos tanto tiempo mirando a una cerrada, que no nos deja ver todas las demás que si están abiertas para nosotros.
No te guíes solo por las apariencias, pueden engañarte.
No busques la riqueza, incluso eso se desvanece.
Ve por aquella persona que te haga sonreír, basta una sonrisa para que se haga la luz en un día oscuro.
Encuentra a esa persona que haga sonreír a tu corazón.
Sueña con lo que quieras soñar, ve a donde quieras ir, sé lo que quieras ser.
Solo tienes 1 vida y 1 oportunidad para hacer todo aquello que tú quieras y te propongas.
Espero que tengas….
Suficiente felicidad para hacerte dulce.
Suficientes pruebas para hacerte fuerte.
Suficientes tristezas para seguir siendo humano.
Suficiente esperanza para hacerte feliz.
El más feliz no es necesariamente el que tiene “lo mejor de todo”, sino el que sabe sacar lo mejor de todo lo que se le cruza en su camino.
El más brillante futuro se basará siempre en un pasado olvidado.
No podrás ir hacia delante hasta que no tires fracasos y penas pasados atrás.
Cuando naciste, tú llorabas y los demás sonreían.
Vive tu vida de tal manera que cuando se termine tú estés sonriendo.
No cuentes los años ¡Cuenta los recuerdos!

Duele amar a alguien y no ser correspondidos, pero lo que es más doloroso es amar a alguien y nunca encontrar el valor para decirle a esa persona lo que sientes.
Una de las cosas más tristes de la vida es cuando conoces a alguien que significa todo y solo para darte cuenta que al final no era para ti y lo tienes que dejar ir.
Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos.
Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro de que te amará, pero no esperes que te amen, solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece sé feliz porque creció en el tuyo.
Hay cosas que te encantaría oír y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, Pero no seas tan sordo para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón.
Nunca digas adiós si todavía quieres tratar, nunca te des por vencido si sientes que puedes seguir luchando, nunca le digas a una persona que no la amas si no puedes dejarla ir.
El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aún cree, aunque haya sido traicionado, a aquel que todavía necesite amar, aunque antes haya sido lastimado y a aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.
El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de adaptar a nuestra propia imagen, porque entonces solo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.
No vayas por el exterior, esto te podría engañar, no vayas por las riquezas, porque aun eso se pierde, no vayas por el color; pues la sangre, los músculos, los huesos son los mismos…
Ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan solo una sonrisa para que un día oscuro brille.
Espero que encuentres a aquella persona que te haga sonreír..

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

YO SOY UN SER ÚNICO

 Principios de la felicidad

Nadie va a darme la felicidad, solo yo puedo conseguirla. En este primer pensamiento, el ser humano toma la responsabilidad de su vida e inicia una búsqueda y un esfuerzo por encontrar eso que tanto busca.
Yo soy un ser único en toda la tierra, nadie me comprende mejor que yo, y nadie sabe lo que yo necesito mejor que yo. En este segundo principio se dan las bases para eliminar cualquier ofensa que las personas reciban de parte de otras; cualquier comentario que deprima a una persona podrá ser unificado bajo este principio, ya que la persona reconoce que nadie puede opinar acerca de ella, puesto que nadie la conoce mejor que ella misma.
Lo que recibo ahora es lo que sembré ayer, y lo que siembre ahora será lo que reciba mañana. Este tercer principio permite al ser humano reconocer que los problemas actuales son resultado de acciones incorrectas del pasado, pero que, por lo mismo, el momento presente es el indicado para ir sembrando un futuro.
Ni el pasado ni el futuro pueden lastimarme, solo el presente tiene valor en mi vida. Entendiendo este cuarto principio, la persona le dará todo el valor que tiene su momento presente y le restará importancia a los hechos pasados que le causan remordimientos, y a los hechos futuros que le causan angustia.
Solo yo decido lo que debo hacer en este momento. Es decir, el ser humano entiende que las influencias ajenas son tan solo eso, influencias, y él es el único que puede decidir qué hacer en ese instante.
Solo en el amor y en la paz interior puedo tomar las decisiones correctas. Es decir, si hemos de actuar en el tiempo presente, tendremos que hacerlo en paz y con amor, pues de esta manera, las acciones que tomemos estarán inspiradas en nuestra más alta capacidad tanto de servicio como de inteligencia.
En mis decisiones tomaré siempre en cuenta el beneficio de los demás. Es decir, tomaré aquellas decisiones que beneficien a la mayor cantidad de personas; de esta forma, mi vida se estará encaminando hacia la más alta gloria que es la de recibir la compensación por el servicio prestado a los demás.
Mi cara es el reflejo de mi estado interior. Es decir, cuidemos siempre el aspecto de nuestro rostro, adornesmos siempre con la sonrisa, y que los ojos se encuentren siempre prestos a mandar una mirada de amor, porque de esta forma estaremos reflejando la serena armonía de quien ha aprendido a caminar en el sendero de la felicidad.
Soy una persona al servicio de la humanidad. Es decir, todo lo que yo haga, todo lo que yo diga, todo lo que yo piense o sienta, servirá para gloria de la humanidad, o bien, para perdición de ella.
Yo tengo una misión en la vida, ser feliz y hacer feliz a los demás. Este último principio da sentido a nuestra existencia, y, a la vez, orienta nuestros esfuerzos hacia el beneficio de toda la humanidad.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

CADA TORMENTA TIENE SU FIN

 ESTO TAMBIÉN PASARÁ 🌈

No considero aislamiento, tener que quedarme en casa con quien yo amo.
El aislamiento es lo que están viviendo los enfermos graves.
Deja de decir que estás aburrido, molesto porque no puedes salir de casa; mientras que todos los que están en el hospital quieren irse a casa.
¡Entonces, agradece a Dios si tienes que quedarte en casa, pues a pesar de todo, con dinero o sin dinero, con un trabajo o sin trabajo, estás en el mejor lugar que podrías estar, en tu casa, rodeado por quien te ama!
Quizás sea hora de transformar tu casa en un lugar maravilloso para quedarse, un lugar de paz y no de guerra, de abrazo y no de distanciamiento.
¡De todos modos, mira con otros ojos la situación que estás viviendo!
Haz de tu casa una fiesta: Escucha música, canta, baila …
Haz de tu casa un templo: Ora, reza, medita, pregunta, agradece, alaba, suplica…
Haz de tu casa una escuela: Lee, escribe, dibuja, pinta, estudia, aprende, enseña…
Haz de tu casa una tienda: Limpia, ordena, organiza, decora, etiqueta, mueve de lugar, vende, dona …
Haz de tu casa un restaurante: Cocina, come, prueba, crea recetas, cultiva especias, planta un huerto…
En fin… Haz de tu casa, de tu familia, un lugar de amor”. Que hoy Sea el mejor día de tu vida.

Saldremos con el pelo más largo y más blanco. Con manos y casas limpias, y ropa vieja. Con miedo y ganas de estar afuera. Con miedo y ganas de conocer a alguien. Saldremos con bolsillos vacíos y despensas llenas. Podremos hacer pan y pizza, y no desperdiciar los restos de comida. Recordaremos que un médico o una enfermera deben ser aplaudidos más que un futbolista, y que el trabajo de un buen maestro no se puede reemplazar con una pantalla. Y que coser máscaras es más importante a veces que hacer alta costura. Que la tecnología es muy importante, de hecho vital, cuando se usa bien, pero puede ser perjudicial si alguien quiere usarla para sus propios fines. Y que no siempre es esencial subir al auto y escapar quién sabe dónde. Saldremos más solos, pero con el deseo de estar juntos. Y entenderemos que la vida es hermosa porque vivimos. Y que somos gotas de un solo mar. Y que solo juntos salimos de ciertas situaciones. Que a veces lo bueno o lo malo proviene de quienes menos lo esperan. Y nos miraremos en el espejo. Y decidiremos que tal vez el cabello blanco no sea tan malo. Y que nos gusta la vida familiar, y amasar pan nos hace sentir importantes. Y aprenderemos a escuchar nuestras respiraciones, toses y mirarnos a los ojos para proteger a los que amamos. Y respetar algunas reglas básicas de convivencia. Quizás sea así.

Nos acostumbramos…

A vivir en nuestra casa y a no tener otra vista que no sea las ventanas de alrededor.
Y como estamos acostumbrados a no tener vista, luego nos acostumbramos a no mirar para fuera. Y como no miramos para afuera luego nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas.
Y porque no abrimos completamente las cortinas, luego nos acostumbramos a encender más temprano la luz.
Y a medida que nos acostumbramos, olvidamos el sol, olvidamos el aire, olvidamos la amplitud. Nos acostumbramos…
A despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde.
A tomar café corriendo porque estamos atrasados.
A comer un sándwich porque no da tiempo para comer a gusto.
A salir del trabajo porque ya es tarde.
A cenar rápido y dormir con el estómago pesado sin haber vivido el día.
Nos acostumbramos...
A esperar el día entero y oír en el teléfono “hoy no puedo ir”
A sonreír para las personas sin recibir una sonrisa de vuelta.
A ser ignorados cuando precisamos tanto ser vistos.
Si el trabajo está duro, nos consolamos pensando en el fin de semana y peor aún hacemos pesado nuestro trabajo y a los demás, viviendo en las críticas destructivas y en la siembra de la discordia, hablando negatividad y todavía sin argumento alguno.
Y si el fin de semana no hay mucho que hacer, vamos a dormir temprano y nos acostumbramos a quedar satisfechos porque siempre tenemos sueño atrasado.
Nos acostumbramos a ahorrar vida que, de poco a poquito igual se gasta, y que una vez gastada, por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir.
Alguien dijo:
“La muerte está tan segura de su victoria que nos da toda una vida de ventaja”
No nos acostumbremos…. Y aprovechemos este año viviendo la vida con intensidad.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

 

EL RELOJ DE TU VIDA

Un minuto

¿Cuándo fue la última vez que te detuviste y con plena consciencia agradeciste por lo que tienes? Así como cada día te tomas tu tiempo para ducharte y lavarte los dientes, debes destinar un momento para valorar lo que tienes.

Piensa en todas las cosas que has logrado, en lo que tienes y en quien está a tu alrededor. Incluso el día más difícil o desagradable mejorará cuando aprendas a agradecer. Lo común es pensar en lo que hace falta y deseamos, pero si aprendes a dar este paso cada día atraerás la gratitud a tu vida.

Si tienes la oportunidad y te apetece hacerlo, escribe todas las cosas que tienes para agradecer. Así, el día que te sientas triste o deprimido puedes revisar esa lista y valorar lo que tienes. Esto hace que continuar en los días grises sea más fácil.

Un minuto sirve para sonreír.
Sonreír para el otro, para ti y para la vida.
Un minuto sirve para ver el camino, admirar una flor, sentir el perfume de la flor, sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua.
Se requiere apenas de un minuto para evaluar la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo.
Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros.
Un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción.
Es en un minuto en que uno dice el “sí” o el “no” que cambiará toda su vida.
Un minuto para un apretón de mano y conquistar un nuevo amigo.
Un minuto para sentir la responsabilidad pesar en los hombros, la tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción, la alegría de la victoria.
En un minuto se puede amar, buscar, compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser.
En un simple minuto se puede salvar una vida.
Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo.
Un minuto para comenzar la reconstrucción de un hogar o de una vida.
Basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo, un padre, un amigo, un alumno, un profesor, un semejante.
Solo un minuto para entender que la eternidad está hecha de minutos.
De todos los minutos bien vividos.
Un minuto… Cuántas veces los dejamos pasar sin darnos cuenta… Pero también cuántas veces traemos a nuestras vidas los recuerdos de los minutos vividos llenos de felicidad, de alegría y también de tristezas.
Decimos “un minuto” y nos parece nada.
Pero cómo se aprecia ese minuto al levantar la mano y saludar a un amigo que se va para siempre, cómo se valora ese minuto que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos, cómo se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos con los que amamos, cómo nos llena de emoción ese minuto en que nos entregan a nuestro hijo al nacer, y cómo también deseamos que la vida le otorgue más minutos a quien la muerte separará físicamente de nosotros y no veremos más.
Un minuto… Parece increíble… Parece tan poquito y sin embargo puede dejar una huella tan profunda en nuestra vida.
Lo importante es no vivir la vida porque sí, dejando pasar el tiempo.
Alguien alguna vez dijo: “Vive cada minuto como si fuera el último”.
Si todos recordáramos esa frase a diario aprenderíamos a vivir la vida intensamente.
Aprenderíamos a no posponer las emociones más lindas de la vida pensando que “si no es hoy será mañana”.
Tu tiempo es ahora… El futuro es incierto…
Vive cada minuto intensamente.
La vida es Hoy… Que el reloj de tu vida marque cada minuto al compás de los latidos de tu corazón.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

HABLAR Y CALLAR

Pensar antes de…

Saber hablar a tiempo, en el momento oportuno, puede ser de gran ayuda y hacer mucho bien a la persona que lo recibe. Pero saber callar cuando la otra persona no está preparada para recibir un consejo o un reproche, es sabiduría que no tiene precio. Por eso el apóstol Santiago nos dice que: “todo hombre sea pronto para oír y tardo para hablar”.

Tanto las palabras como los silencios, están relacionados con nuestros pensamientos, pero más profundamente con nuestro corazón.

Dice la Biblia en Proverbios 23,7: “Porque según sea tu pensamiento en tu corazón, así eres”

Equilibrio maravilloso y no ciertamente fácil entre hablar y callar. Que tanto puede uno pecar por defecto como por exceso. Pero podría ser una norma prudente callar, por lo general, cuando los demás quieren hablar y hablar cuando los otros desean escuchar.

Hablar oportunamente, es acierto.
Hablar frente al enemigo, es civismo.
Hablar ante una injusticia, es valentía.
Hablar para rectificar, es un deber.
Hablar para defender, es compasión.
Hablar ante un dolor, es consolar.
Hablar para ayudar a otros, es caridad.
Hablar con sinceridad, es rectitud.
Hablar de si mismo, es vanidad.
Hablar restituyendo fama, es honradez.
Hablar aclarando chismes, es estupidez.
Hablar disipando falsos, es de conciencia.
Hablar de defectos, es lastimar.
Hablar debiendo callar, es necedad.
Hablar por hablar, es tontería.
Hablar de Dios, significa mucho amor.

Callar cuando acusan, es heroísmo.
Callar cuando insultan, es amor.
Callar las propias penas, es sacrificio.
Callar de si mismo, es humildad.
Callar miserias humanas, es caridad.
Callar a tiempo, es prudencia.
Callar en el dolor, es penitencia.
Callar palabras inútiles, es virtud.
Callar cuando hieren, es santidad.
Callar para defender, es nobleza.
Callar defectos ajenos, es benevolencia.
Callar debiendo hablar, es cobardía.

Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar. Y escuchar es más difícil que hablar. Porque no es lo mismo oír, que escuchar. Estas son otras dos perlas, sobradas de razón:

“Si los hombres se limitaran a hablar de lo que entienden, apenas hablarían” (Arturo Graff).

“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas, que en afrontarlos”

En general, se educa a la gente a que es mejor callar que hablar, que “en boca cerrada no entran moscas”, o en lenguaje folclórico: “calladito te ves más bonito”. No tiene que ser así.

Dicen también que uno se arrepiente más de lo que dice que de lo que calla, y en general es cierto, cuando lo dicho se hace bajo presión del enojo, la ira o la desesperación, por ejemplo. En esas ocasiones, las personas tienden a decir cosas de las que después se arrepienten, sobre todo cuando ofenden a otros o les faltan al respeto. También en esos casos altamente emocionales, las personas tienden a revelar cosas que no debieron decir, como revelar confidencias.

Si sus emociones están a flor de piel, detenga su impulso de hablar o reclamar y tome un tiempo para calmarse. Luego piense en los puntos que quiere platicar con su conyugue o sus hijos y busque el momento adecuado para conversar con más calma.

El hablar acerca de nuestras diferencias sin dejar que estas se acumulen, es de sabios. Pero el callar en algunos momentos inoportunos también lo es. No se deje llevar por sus emociones las cuales tienden a ser malas consejeras, sea sabio y evalúe el momento, las emociones, las circunstancias y el mensaje, de manera que pueda aprender a construir una comunicación efectiva con su pareja o con sus hijos. La recompensa por su sabiduría será grande y provechosa, y en un futuro no muy lejano vera los frutos de su esfuerzo.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

CADA DÍA ES UNA BENDICIÓN

La vida no se mide

La vida no se mide anotando puntos, como en un juego, por el número de amigos que tienes, ni por cómo te aceptan los otros.según los planes que tienes para el fin de semana o por si te quedas en casa solo.
Según con quién sales, con quién solías salir, ni por el número de personas con quienes has salido.
Por las personas que has besado.
Por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de coche que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas.
Por lo guapo o por lo feo que eres, por la marca de ropa que llevas, ni por los zapatos, ni por el tipo que música que te gusta.
La vida, simplemente, no es nada de eso…

La vida se mide según:

A quienes amas y a quienes dañas.
La felicidad o la tristeza que proporcionas a otros.
Los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.
Lo que dices y lo que haces y de lo que quieres decir o hacer, sea dañino o benéfico.
Los juicios que haces, porqué los haces y a quién o contra quién los comentas.
A quién ignoras a propósito.
Los celos, el miedo, la ignorancia y la venganza que albergas.
El amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, cómo lo cultivas y cómo lo riegas.
Cómo usas tu vida para alimentar el corazón de otros.
Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros.

Cada día

Cada día que tenemos vida, es una nueva oportunidad para aprender a valorar lo que tenemos:
Cada día que tenemos a nuestros seres amados a nuestro lado, es una bendición.
Cada día que tenemos comida en nuestra mesa, es una bendición
Cada día que tenemos trabajo, es una bendición.
Cada día que tenemos un techo donde vivir, es una bendición.
Cada día que tenemos una cama donde dormir, es una bendición.
Cada día que tenemos agua para bañarnos, es una bendición.
Cada día que traes ropa limpia, es una bendición.
Cada día que puedes ver lo que te rodea, es una bendición.
Cada día que oyes toda clase de sonidos, es una bendición.
Cada día que tienes brazos y piernas, es una bendición.
Cada día que tienes salud, es una bendición.
Cada día que tienes como cubrirte del frío, es una bendición.
Cada día que tienes como quitarte el calor, es una bendición.
Cada día que tienes agua para quitarte la sed, es una bendición.
Cada día que tienes quien se preocupe de ti, es una bendición Cada día que tienes amigos, es una bendición.

Unos tienen mas bendiciones que otros, los mas afortunados debemos recordar a los menos afortunados, porque nunca sabemos cuando podríamos ser nosotros los menos afortunados.

Comparte un poco de tanto que tienes y serás mas rico porque habrás aprendido a valorar mas que eres afortunado.

Piensa que las personas somos como pilas, debemos ser positivos para tenerlas cargadas de cosas buenas y nos vendrán cosas buena, eso no asegura de que no vayamos a sufrir, por supuesto, el sufrimiento es parte del crecimiento, es como las estaciones, todas son necesarias y todas tienen que llegar, pero no por ello siempre va a ser invierno o siempre verano.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

TODO DEPENDE DE TI

¿Crees en la Ley del Karma?

Quien insulta, se insulta.
Quien desprecia, se desprecia.
Quien odia, se odia.
Quien maldice, se maldice.
Quien critica, se critica.
Quién miente, se miente.
Quien acusa, se acusa.
Quien maltrata, se maltrata.

Todo aquello que de nosotros sale a nosotros regresa, a nosotros pertenece y a nosotros nos afecta.

Todo lo que haces, piensas o dices del resto del mundo, te define en este momento y a ti vuelve, convirtiéndose en un círculo, en una rueda que no es fácil de romper, así como en un gran engaño, debido al hecho de creer que toda esa visión pertenece solo al exterior.

Porque lo que ves fuera, a tu alrededor, es justo lo que llevas dentro. Todo aquello externo a lo que tu mente presta atención, que enjuicias o valoras, es exactamente lo que existe en tu interior.

Si quieres conocerte, pon atención a tu entorno, a todo lo que tu mente observa y estarás frente a un retrato de ti mismo, frente a un dibujo exacto de tu interior. Porque lo que es fuera, también es dentro.

Porque lo que de ti surge está hecho justo para ti, ahora, en este momento. Y conociendo esto, que la vida es una rueda y que todo está en nosotros, solo podemos vislumbrar una solución para romper este círculo, para cambiar el mundo y para cambiar nuestro destino, que es dirigiéndose al cimiento de la mente, al lugar de donde emerge y se manifiesta nuestro yo: el pensamiento.

Y para ello es necesario observarlo, estudiarlo y controlarlo. O al menos, encender una luz, un dispositivo que nos avise cuando entre en nuestra mente un pensamiento que no nos conviene, inadecuado, perjudicial para nosotros. Y en cuanto seamos avisados, localizarlo, reconocerlo y desecharlo.

Cultiva las semillas virtuosas de la alegría, paz, empatía, compasión, perdón y amor.

Sólo desde el interior, desde dentro, se puede modificar todo, se puede mejorar el entorno; sólo el interior dirige el camino, porque todo está en ti, todo depende de ti y sólo a ti volverá.

La Ley del Karma se dividiría, a su vez, en otras doce leyes que tienen una relación directa con nuestros actos:

La gran ley: se basa en la relación causa-efecto y todo aquello que demos se nos devolverá. Si damos paz viviremos en tranquilidad y si generamos discordia nuestra vida será una guerra. “Lo que siembres, es lo que cosecharás”.

Ley de la creación: todo aquello que queremos para nosotros tenemos que crearlo, ser partícipes de la creación. “Somos parte de la corriente de nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de ciclos naturales”.

Ley de la humildad: si no vivimos con humildad no recibiremos la misma, si no damos no recibiremos; con nuestros enemigos no actuaremos de forma negativa sino de la mejor forma pues demostraremos que somos más evolucionados. No se le desea el mal, a veces basta ignorar es la mejor respuesta. Nunca actitudes negativas pues recibiremos lo mismo.

Ley del crecimiento: siempre estamos en el camino del crecimiento interior, debemos evolucionar, debemos intentar cambiar a mejor y transmitir el cambio positivo para todos los que nos rodean.

Ley de responsabilidad: tenemos  que adquirir responsabilidades y asumir todo cuanto nos pasa, si se trata de algo malo debemos aceptar que algo malo nos rodea o hemos hecho, todo se refleja en nosotros.

Ley de la conexión: todo está conectado con el universo y todo forma parte de nuestro futuro.

Ley del enfoque: pensar en dos cosas a la vez no es posible, el ser humano debe ir poco a poco, las cosas de una en una, hasta conseguir nuestros objetivos.

Ley del dar y la hospitalidad: sólo dando recibiremos, sólo acogiendo seremos acogidos.

Ley de aquí y ahora: el pasado es pasado y no debe estar en nuestro pensamiento constantemente, hay que vivir el momento.

Ley del cambio: si nosotros no cambiamos no habrá cambios en lo que nos rodea, todo cuanto damos a la vida esta nos lo devuelve, hasta lo más insignificante.

Ley de la paciencia y la recompensa: todo en la vida tiene su recompensa, si dedicamos nuestro tiempo a los demás y a ayudar esto, tarde o temprano, se los devolverá, sólo hay que saber esperar.

Ley de la importancia e inspiración: todo lo que se entrega contribuye a una obra total, el karma sabrá regresárnoslo.

Vivir en paz, sin conflictos, con actitud positiva, es una filosofía de vida que tiene su particular premio dentro de la Ley del Karma.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

NADA ES CASUAL

Si alguien…

• Si alguien te busca con frío, es porque tienes abrigo.
• Si alguien te busca con alegría, es porque tienes una sonrisa.
• Si alguien te busca con lágrimas, es porque das consuelo.
• Si alguien te busca con versos, es porque tienes música.
• Si alguien te busca con dolor, es porque tienes el remedio.
• Si alguien te busca con palabras, es porque sabes escuchar.
• Si alguien te busca con hambre, es porque tienes con que alimentar.
• Si alguien te busca con besos, es porque tienes miel.
• Si alguien te busca con dudas, es porque sabes el camino.
• Si alguien te busca con orquesta, es porque tienes la fiesta.
• Si alguien te busca con fantasías, es porque tienes la realidad.
• Si alguien te busca con desespero, es porque tienes serenidad.
• Si alguien te busca con entusiasmo, es porque tienes fe.
• Si alguien te busca con secretos, es porque inspiras confianza.
• Si alguien te busca con sed, es porque tienes agua.
• Si alguien te busca con miedo, es porque tienes amor.
• Si alguien te pide oración, es porque tienes a Dios.

Algo te espera

Cuando el camino se hace cuesta arriba, NO LO DEJES.
Cuando las cosas andan mal como a veces sucede NO ABANDONES.
Cuando no consigas resultados y se sumen los problemas, NO TE RINDAS.
Cuando quieras sonreír y solo puedas suspirar, NO TE CAIGAS.
Cuando la suerte te sea adversa y no encuentres fuerzas para seguir, NO RENUNCIES.
Cuando no encuentres compañeros de lucha, NO TE APURES. Hay manos que sostienen las tuyas.
Cree y Siente en cada minuto de tu vida, deja que tu alma “vuele libre” por los jardines hermosos de la confianza en algo superior que llega donde nuestra visión no puede alcanzar, pero sí nuestro corazón puede sentir.
Tu alma desea estar libre para darte fuerza y estímulo ¡INTENTA!
Cierra los ojos por algunos minutos y deja tus pensamientos volar por sitios de amor.
No podemos cambiar el mundo, ni quitar todo el dolor de la tierra, ni tener ya resueltos todos nuestros problemas, pero podemos a cada minuto mirar con ojos del amor a cada cosa.
Si pensamos que todo es pasajero, miraremos con cariño lo negativo que te encamina a la elevación y perfección y luego observaremos con felicidad el cambio del mal en bien, de tristezas en alegrías.
Lo que hoy nos hace sonreír, fueron las cosas que nos hicieron llorar ayer.
Nuestras faltas de hoy también son las alegrías de mañana.
Las personas se van, los amores se pierden en el tiempo, los problemas se solucionan, hasta el mismo sol se va cada noche para renacer al día siguiente… No te quedes en el medio del camino porque allá… Algo te espera.

Reserva tiempo

Reserva tiempo para REÍR, es esta la música del alma.
Reserva tiempo para LEER, es esta la base de la sabiduría.
Reserva tiempo para PENSAR, es esta la fuente del poder.
Reserva tiempo para TRABAJAR, es este el precio del éxito.
Reserva tiempo para DIVERTIRTE, es este el secreto de la juventud eterna.
Reserva tiempo para SER AMIGO, es este el camino de la felicidad.
Reserva tiempo para SOÑAR, es este el medio de encontrar tus objetivos.
Reserva tiempo para AMAR Y SER AMADO, es este el privilegio de los hijos de Dios.
Reserva tiempo para SER ÚTIL A LOS OTROS, esta vida es demasiado corta para que seamos egoístas.

Nosotros no perdemos tiempo en la vida; lo que se pierde es la vida, al perder el tiempo

NADA LLEGA A TI POR CASUALIDAD…PUES NO EXISTE LA LEY DE LA CASUALIDAD…

PIENSA Y ACTÚA EN POSITIVO DESDE EL AMOR

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

NADIE SE SALVA SOLO

A remar juntos

Esta es la primera vez en la historia moderna que nos toca vivir algo así.

Hoy, en todo el planeta, las grandes ciudades amanecen y se duermen desiertas. Alguno que otro pasea un perro o camina despacio, de vez en cuando algún colectivo cumple su derrotero y los custodios del orden público vigilan celosos por las avenidas con edificios de balcones vacíos.

A pesar de todo, la naturaleza, aun tan bastardeada, indiferente sigue su curso. Nada la detiene. En la mitad del mundo estallará a pleno la primavera, reverberan los campos, las flores se lucirán en las plazas, con ausencia de parejas que se besen en las calles. Por aquí, los árboles se vestirán de los colores que pinta el otoño, sin niños en la escuela ni viejos en los parques.

No sabemos cómo va a terminar todo esto, pero en una pandemia, todos somos familia, amigos o vecinos.

Este virus va a terminar tarde o temprano. Mientras tanto, espero que el virus nos haga entender mejor que todos somos seres humanos, y que cuando unimos nuestras fuerzas, podemos lograrlo todo.

“Este coronavirus presenta una amenaza sin precedentes. Pero también es una ocasión sin precedentes para unirnos contra un enemigo común, un enemigo de la humanidad”

Nos encontramos asustados y perdidos, fuimos tomados por sorpresa por una tormenta inesperada y furiosa, nos dimos cuenta de que nos encontramos en el mismo barco todos frágiles y desorientados pero al mismo tiempo importantes y necesarios.

Todos llamados a remar juntos, todos necesitados de consolarnos unos a otros. Todos estamos en este barco, todos.

No podemos seguir cada uno por su cuenta, solo juntos.

No consideres aislamiento tener que quedarte en casa con quien amas
El aislamiento es lo que están viviendo los enfermos graves.
Deja de decir que estás aburrido, molesto porque no puedes salir de casa; mientras que todos los que están en el hospital quieren irse a casa.
Entonces, agradece a Dios si tienes que quedarte en casa, pues a pesar de todo, con dinero o sin dinero, con un trabajo o sin trabajo, estás en el mejor lugar que podrías estar, en tu casa, rodeado por quien te ama.
Quizás sea hora de transformar tu casa en un lugar maravilloso para quedarse, un lugar de paz y no de guerra, de abrazo y no de distanciamiento.
De todos modos, mira con otros ojos la situación que estás viviendo
Haz de tu casa una fiesta: Escucha música, canta, adora a Dios …
Haz de tu casa un templo: Ora, medita, pregunta, agradece, alaba, suplica…
Haz de tu casa una escuela: Lee, escribe, dibuja, pinta, estudia, aprende, enseña…
Haz de tu casa una tienda: Limpia, ordena, organiza, decora, etiqueta, mueve de lugar, vende, dona …
Haz de tu casa un restaurante: Cocina, come, prueba, crea recetas, cultiva especias, planta un huerto…
En fin… Haz de tu casa, de tu familia, un lugar de amor.

Este retiro es una oportunidad de pasar unos días contigo mismo. Es una oportunidad de descansar e indagar en tu YO más profundo, de salir de tu rutina diaria dirigido por un reloj que pasa rápidamente es la paz de un lugar pensado únicamente para ti.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

EL MUNDO SE DETIENE

Éramos ricos y no lo sabíamos

Los pulmones de la tierra necesitaban respirar.
Los árboles dejaron de ser talados.
Las personas odiaban más que amaban.
Los padres necesitaban pasar más tiempo con los hijos.
El rico pensaba que el dinero compraba la felicidad.
El futbolista tenía más éxito que el sanitario.
El estrés hacía temblar los corazones.
Y las razas levantaron grandes fronteras.

Un día, de repente, el mundo se paró y entonces la tierra comenzó a respirar aire puro.
Y las aguas volvieron a cristalizarse.
Y los animales comenzaron a habitar en paz
La naturaleza es tan mágica que ella misma está limpiándose del mal que hicimos

Las personas en su lejanía se dieron cuenta de que se amaban.
Y se quedaron en casa.
Y leyeron libros
Y escucharon y descansaron
La familia de nuevo estaba unida.
El rico al no poder salir de casa tuvo que conformarse con unos bollos de pan.
La gente aplaudía desde sus balcones a los verdaderos héroes.
Nuestras mentes se serenaban porque ya no había prisas.
Y cuando ya todo estaba a punto de estallar, el mundo entero se unió convirtiendo los 5 continentes en solo 1.

Tuvimos miedo, miedo a lo desconocido, miedo a la incertidumbre de la duración de la pandemia, a contagiarme, a contagiar, por nuestros familiares, y más aún por los pequeños y ancianos, por nuestros amigos y en general MIEDO.

Y De repente todo se para, y es cuando entendemos el valor que tienen las pequeñas cosas, justo en el momento que nos las quitan.

Las cosas importantes a las que antes no le dábamos importancia y se daban por sentado, comenzaron a adquirir otro matiz, y le dimos su importancia real.
El poder curativo de los abrazos, el olor de tu familia, el reír con los amigos por cualquier insignificancia, el pasear por la playa y el sentir la brisa del mar….
Y miles y miles de millones de Pequeños momentos que ahora adquieren relevancia

Estamos viviendo algo insólito, el año que la tierra sola obligó al mundo a detenerse.

Tal vez mañana sea muy tarde

Si estás enojado con alguien y nadie hace nada por arreglar la situación… Ponle remedio tú. Tal vez hoy, esa persona todavía quiera ser tu amigo, pero si no lo arreglas…
Tal vez mañana sea muy tarde
Si estás enamorado de alguien, pero esa persona no lo sabe… Díselo. Tal vez hoy, esa persona también esté enamorada de ti, pero si no se lo dices hoy…
Tal vez mañana sea muy tarde.
Si te mueres de ganas por darle un beso a alguien… Dáselo. Tal vez esa persona también quiere un beso tuyo, pero si no se lo das hoy…
Tal vez mañana sea muy tarde
Si todavía amas a una persona que crees que te ha olvidado…. Díselo. Tal vez esa persona siempre te ha amado, pero si no se lo dices hoy…
Tal vez mañana sea muy tarde.
Si necesitas un abrazo de un amigo… Pídeselo. Tal vez él lo necesite más que tú, pero si no se lo pides hoy…
Tal vez mañana sea muy tarde.
Si de verdad tienes amigos a los cuales aprecias… Díselo hoy. Tal vez ellos también te aprecien, pero si se van…
Tal vez mañana sea muy tarde.
Si quieres a tus padres, y nunca has tenido la oportunidad de demostrárselo… Hazlo. Tal vez hoy, los tienes ahí para hacerlo, pero si se marchan…

Éramos ricos y no lo sabíamos
2020 vaya lección nos estas dando. 💙 🌍

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

EL VIRUS QUE NOS HACE PENSAR

Y La vida se detiene…

Lo más lindo que he leído sobre esta pandemia: 

Y así un día se llenó el mundo con la nefasta promesa de un apocalipsis viral y de pronto las fronteras que se defendieron con guerras se quebraron con gotitas de saliva, hubo equidad en el contagio que se repartía igual para ricos y pobres, las potencias que se sentían infalibles vieron cómo se puede caer ante un beso, ante un abrazo.

Y nos dimos cuenta de lo que era y no importante, y entonces una enfermera se volvió más indispensable que un futbolista, y un hospital se hizo más urgente que un misil. Se apagaron luces en estadios, se detuvieron los conciertos los rodajes de las películas, las misas y los encuentros masivos y entonces en el mundo hubo tiempo para la reflexión a solas, y para esperar en casa que lleguen todos y para reunirse frente a fogatas, mesas, mecedoras, hamacas y contar cuentos que estuvieron a punto de ser olvidados.

Tres gotitas de mocos en el aire, nos ha puesto a cuidar ancianos, a valorar la ciencia por encima de la economía, nos ha dicho que no solo los indigentes traen pestes, que nuestra pirámide de valores estaba invertida, que la vida siempre fue primero y que las otras cosas eran accesorios.

No hay un lugar seguro, en la mente de todos nos caben todos y empezamos a desearle el bien al vecino, necesitamos que se mantenga seguro, necesitamos que no se enferme, que viva mucho, que sea feliz y junto a una paranoia hervida en desinfectante nos damos cuenta que, si yo tengo agua y el de más allá no, mi vida está en riesgo.

Volvimos a la ser aldea, la solidaridad se tiñe de miedo y a riesgo de perdernos en el aislamiento, existe una sola alternativa: ser mejores juntos.

Si todo sale bien, todo cambiará para siempre. Las miradas serán nuestro saludo y reservaremos el beso solo para quien ya tenga nuestro corazón, cuando todos los mapas se tiñan de rojo con la presencia del que corona, las fronteras no serán necesarias y el tránsito de quienes vienen a dar esperanzas será bien recibido bajo cualquier idioma y debajo de cualquier color de piel, dejará de importar si no entendía tu forma de vida, si tu fe no era la mía, bastará que te anime a extender tu mano cuando nadie más lo quiera hacer.

 Urgente…

Es una palabra con la que vivimos día a día en nuestra agitada vida y a la cual le hemos perdido ya todo significado de premura y prioridad.

Urgente…
es ya, un ritmo de vida… una forma de “pasar” la vida.

Urgente…
es la manera mas pobre de vivir sobre este mundo, porque el día que nos vamos, dejamos pendientes las cosas que verdaderamente fueron urgentes.

Urgente…
es que hagas un alto en tu ajetreada vida y por un instante te veas y te preguntes: ¿qué significado tiene todo esto que hago?

Urgente…
es que te detengas y veas… ¡cuan grande eres!

Urgente…
es que cuando camines por la calle, levantes la vista, voltees y mires a tu alrededor; observa el cielo, los árboles, las aves… ¡a la gente!.

Urgente…
es que seamos más humanos… ¡más hermanos!

Urgente…
es que sepamos valorar el tiempo que nos pide un niño.

Urgente…
es que una mañana, te levantes temprano y veas salir el sol, sientas su calor y des gracias a Dios por tan grande regalo.

Urgente….
es que te sientas vivo ¡en cuerpo y alma!… que veas tus brazos, tus piernas, tu cuerpo, tu inteligencia, y de verdad ¡vibres con la vida!

Urgente…
es que te tomes un instante en tu trabajo, salgas y respires profundo y sientas cómo el aire llena tus pulmones y… ¡estas vivo!.

Urgente…
es que le digas a la gente que la quieres, cuanto la amas hoy, y no esperes hasta mañana.

Urgente…
es que no se te vaya la vida en un soplo y que, cuando mires atrás, no seas ya un anciano que no puede regresar el tiempo …

Dar valor a lo que de verdad lo tiene, como detenerse y pensar si la vida tal como la llevamos merece la pena, si un virus nos hace pensar y recapacitar, todo no será malo.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

LA VIDA ENSEÑA

La vida no se repite

La vida me ha enseñado:

Que la gente es amable, si yo soy amable.
Que las personas están tristes, si estoy triste.
Que todos me quieren, si yo los quiero.
Que todos son malos, si yo los odio.
Que hay caras sonrientes, si les sonrío.
Que hay caras amargas, si estoy amargado.
Que el mundo está feliz, si yo soy feliz.
Que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido con ellos.

Si alguien te busca…

Con frío… Es porque tienes el abrigo.
Con alegría..Es porque tienes una sonrisa.
Con lágrimas… Es porque tienes un pañuelo.
Con versos es… Porque tienes la música.
Con dolor es… Porque tienes el remedio.
Con palabras es… Porque tienes la audición.
Con hambre es… Porque tienes el alimento.
Con besos… Es porque tienes miel.
Con dudas… Es porque tienes el camino.
Con orquestas… Es porque tienes la fiesta.
Con desánimo… Es porque tienes el estímulo.
Con fantasías… Es porque tienes la realidad.
Con desespero… Es porque tienes la serenidad.
Con entusiasmo… Es porque tienes el brillo.
Con secretos …Es porque tienes la complicidad.
Con tumultos …Es porque tienes la meditación.
Con confianza …Es porque tienes el azul.
Con miedo… Es porque tienes el amor.

La vida es una sola:

Si alguien no sabe darte amor, olvídale: tú puedes tener tanto amor como desees. Si eres y has sido una buena persona, la vida acabará sabiendo premiarte. Un día mirarás el amanecer con nuevos ojos, tu vida será de muchos colores y te darás cuenta de que has aprendido a amarte y valorarte a ti misma. Eso hará la gran diferencia y hará de ti una persona independiente y segura.
Vive un día a la vez, sé feliz, que eso es lo más importante, lo demás viene por añadidura

Date permiso para dar rienda suelta a tu vida, para sonreír, vivir y reír… Concédete permiso para llorar, amar, perdonar, recordar y olvidar… Nunca dejes de soñar. Sonreirás, eso es algo que está al alcance de tus manos, nadie puede vivir la vida por ti, solo tú tienes poder real sobre el camino que deseas tomar.

Muchas personas se quedan tristes y amargadas por no mirar más allá de sus propias frustraciones, no seas de esas personas, aprovecha tu vida, vívela plenamente pues solo se vive una vez

A eso llamale:

A eso de caer y volver a levantarte, de fracasar y volver a comenzar,
de seguir un camino y tener que torcerlo, de encontrar el dolor y tener que afrontarlo.
A eso…, no le llames adversidad, llámale Sabiduría.
A eso de sentir la mano de Dios y saberte impotente, de fijarte una meta y tener que seguir otra,
de huir de una prueba y tener que encararla, de planear un vuelo y tener que recortarlo,
de aspirar y no poder, de querer y no saber, de avanzar y no llegar.
A eso…, no le llames castigo, llámale Enseñanza.
A eso de pasar juntos días radiantes, días felices y días tristes, días de soledad y días de compañía.
A eso…, no le llames rutina, llámale Experiencia.
A eso, de que tus ojos miren y tus oídos oigan, y tu cerebro funcione y tus manos trabajen,
y tu alma irradie, y tu sensibilidad sienta, y tu corazón ame…
A eso…, no le llames poder humano, llámale Milagro Divino.
A eso, de que tus ojos estén leyendo este mensaje y que tengas el tiempo para disfrutarlo,
que escuches esa melodía y tengas esa sensación de cariño…
A eso…, no le llames casualidad, llámale Amor.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

¿CÓMO VA A SER TU DÍA DE HOY?

Las cosas bonitas de la vida

Bonitas son las cosas nacidas internamente, como las palabras simples, sinceras y significativas.
Bonita la sonrisa que viene de adentro y el brillo de los ojos.
Bonito es un día de sol después de una noche lluviosa y en soledad.
Bonito es buscar estrellas para regalar a un amigo o amiga.
Bonito es echar una poesía al viento y dar flores a nuestros seres amados.
Bonito es llorar cuando se sienten ganas de dejar que las lágrimas rueden sin vergüenza en medio de una crítica.
Bonito es gozar la vida y vivir de sueños.
Bonito es ser realista sin ser cruel y buscar la belleza de todas las cosas.
Bonito es ser gentil y seguir siéndolo en cualquier situación.
Bonito es ser auténtico sin temor y vivir en paz con uno mismo.
Y bonito es recibir mensajes como este de una persona amiga que te quiera mucho y se acuerde de ti…

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes que el reloj sonara. Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas.
Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero o puedo estar contento que mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.
Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo.
Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.
Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.
Hoy puedo auto compadecerme por no tener muchos amigos o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo. Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.
Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.
Hoy el día se presenta ante mí esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor. Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.
Que tengas un gran día… A menos que tengas otros planes.
¡Que felices fuéramos si pudiéramos mandar en nuestro corazón!
Si pudiéramos como lo hacemos en nuestra computadora, eliminar una persona de nuestra mente, bloquearla o limpiar el Historial…

Perseguir la felicidad es la carrera de toda una vida, nunca es tarde para ser lo que te hubiera gustado ser. La vida es demasiado corta para despertar con remordimientos, por lo mismo cree en que todo pasa por alguna razón. Si te dan una segunda oportunidad, agárrala con ambas manos, si cambia tu vida, deja que cambie. Nadie dijo que la vida sería fácil, solo prometieron que valdría la pena vivirla.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

MI VERDAD, TU VERDAD Y LA VERDAD

SABÍAS QUE…

Que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la verdad.
Que toma mucho tiempo llegar a ser la persona que deseas ser.
Que es más fácil reaccionar que pensar.
Que podemos hacer mucho más cosas de las que creemos poder hacer.
Que no importan nuestras circunstancias, lo importante es cómo interpretamos nuestras circunstancias.
Que no podemos forzar a una persona a amarnos, únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás.
Que requiere años desarrollar la confianza y un segundo destruirla.
Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.
Que las personas honestas tienen más éxito al paso del tiempo.
Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.
Que no importa qué tan lejos he estado de DIOS, siempre me vuelve a recibir.
Que todos somos responsables de nuestros actos.
Que existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo.
Que puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre gozar el momento.
Que a veces las personas que menos esperamos, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles.
Que la madurez tiene que ver más con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido.
Que hay dos días de la semana por los que no debemos de preocuparnos: ayer y mañana, el único momento valioso es ahora.
Que aunque quiera mucho a la gente, algunas personas no me devolverán ese amor.
Que no debemos competir contra lo mejor de otros, sino competir con lo mejor de nosotros mismos.
Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida.
Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.
Que si no controlo mi actitud, mi actitud me controlara a mí.
Que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son ridículos, ¿qué tal si me cree?
Que es más importante que me perdone a mí mismo a que otros me perdonen.
Que no importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando.
Que la violencia atrae más violencia.
Que decir una verdad a medias es peor que una mentira.
Que las personas que critican a los demás, también me criticarán cuando tengan la oportunidad.
Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado.
Que hay mucha diferencia entre la perfección y la excelencia.
Que los políticos hablan igual en todos los idiomas.
Que es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mí.
Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias, hagamos cosas ordinarias, extraordinariamente bien.

Cuando haces lo que realmente quieres hacer, todo fluye mejor.

Vive y sé feliz
Sé coherente contigo
Si alguna vez no te dan una sonrisa esperada, se generoso y da la tuya, porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como aquel que no sabe sonreír.
Los principales acuerdos, contratos, retos… Es contigo mismo.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

LA JUVENTUD DE MI VEJEZ.

Gracias a la vida

Hoy tengo que hacer un esfuerzo mayor
para lucir mejor.
La esclavitud de pintarme el pelo y cuidar
mi cara, me recuerdan constantemente
que mis lágrimas y mis risas no han sido
en vano, que cada cana y cada arruga
tienen su historia.

He vivido, he reído y he llorado
Sin embargo, a pesar de esto, considero
que el gran cambio que los años aportaron
a mi vida, se ha producido en mi alma.
Los años me enseñaron a priorizar, a
conciliar con el amor, a agradecer el regalo
de la amistad y a afianzar mi espiritualidad.

Hoy confieso que un beso de mis hijos, la sonrisa de mis nietos o una celebración familiar, producen más luces en mi vida,
que la más deslumbrante constelación de estrellas

Los años que han pasado también me han demostrado, que mis amigos han sido seres de luz que han iluminado mi camino
en algún momento y en algún lugar, sin importar el tiempo y la distancia.
Que los verdaderos siguen aquí y los que se fueron es porque simplemente cumplieron su proceso.

Que mi Fe se ha vuelto persistente y tolerante.
He asumido la responsabilidad de mi espiritualidad, sin fanatismo, ni obsesiones.
Mi Fe me ha ayudado a aceptar lo que no puedo entender ni cambiar y a fortalecer mi tolerancia hacia las creencias de los demás.

Los años han pasado y la realidad de mi
vida ha ido cambiando.
Aunque mi cuerpo físico esté envejeciendo,
mi alma se está rejuveneciendo y hoy me siento más joven, que cuando era joven.
No temo a la vida y mi época de inseguridades y de correr tras la vida ya pasó.
He caminado lo suficiente para entender, que no puedo y no quiero vivir de apariencias, porque si lo hago, esto no me da felicidad.

También comprendí, que no debo más que sentir agradecimiento por haber tenido el privilegio que mis amigos/as me eligieran como un acompañante del alma, en su
ruta por la vida.

Por último, he conocido a Dios y le doy las gracias de rodillas por todas sus bendiciones que me ha obsequiado.

Con todo esto, vivo mi realidad día a día, entendiendo que es tiempo de asumir las experiencias y que no importa lo que pase
con mi cuerpo físico, las circunstancias actuales de mi vida están centradas en lo que pase con la juventud de mi alma.

* La primera semilla para la ABUNDANCIA es el AGRADECIMIENTO. (Si eres una persona que sabe valorar y agradecer todo y a todos los que te rodean, seguro que atraerás muchas cosas y personas buenas a tu vida)

* Cuanto más AGRADECES las cosas buenas que hay en tu VIDA, más cosas buenas llegarán para ser agradecidas. (Con la actitud adecuada la vida puede convertirse en un círculo virtuoso: si sabes valorar y agradecer lo que tienes, más cosas lindas llegarán a tu vida)

* La GRATITUD es uno de los valores más importantes que podemos tener y es el que conseguirá cambiar más nuestra vida.

* La VIDA nos dará lo que QUEREMOS, si somos AGRADECIDOS con lo que ya TENEMOS.Si la vida te da cosas buenas disfrútalas y da gracias por recibir esos dones, si la vida te da cosas malas supéralas y aprovéchalas para convertirte en alguien más fuerte.

*Cuando vivas momentos LINDOS dale GRACIAS a la VIDA, cuando vivas MALOS MOMENTOS recuerda todos los BUENOS MOMENTOS que has VIVIDO.

* AGRADECE a quien estuvo contigo cuando se te cayó la VIDA. No hay mayor prueba de afecto que quien se queda a tu lado cuando todos se van. (Nunca te canses de DAR las GRACIAS a todas aquellas personas que te ayudaron a levantarte cuando estabas en el suelo y sin fuerzas para incorporarte)

* GRACIAS a todas aquellas personas que traen la FELICIDAD a mi VIDA, sin vosotros mi vida no sería muy diferente.* Cuando le das GRACIAS a la VIDA estás transformando las DIFICULTADES y PROBLEMAS en EQUILIBRIO y TRANQUILIDAD para tu VIDA

* La VIDA en sí misma es un REGALO, cada DÍA que pasa es un REGALO que viene de lo más ALTO, envuelto en un papel invisible llamado PRESENTE.

Nosotros somos de la teoría de que debemos dar las gracias por todo cuanto nos pasa en la vida, porque todo pasa por algo, y si sabes ser positivo, todo lo que te sucede se puede convertir en algo bueno para tu vida.

El agradecimiento es un hábito muy saludable dedicar cada día (por ejemplo antes de irse a dormir) algo de tiempo en recordar las cosas de este día por las que estás agradecida o agradecido.

“La riqueza consiste mucho más en disfrutar de lo que tienes que en obtener lo que deseas” 

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

LA VIDA ES SOLO UN INSTANTE

¡Que no se te escape!

Esta vida pasará muy rápido. Por lo tanto, no pelee con la gente, no agote su tiempo criticando el cuerpo de los demás. No se queje tanto. Busque la pareja que lo haga feliz. Si se equivoca, deje que él o ella lo sea, y usted siga buscando su felicidad.

Nunca deje de ser buen padre o una buena madre. No se preocupe tanto en comprar lujos y comodidades para su casa, ni se mate por dejarle herencia a su familia. Los bienes y patrimonios deben ser ganados por cada uno. No pierda el sueño queriendo incrementar más y más sus ganancias. Disfrute, más bien, de aquello que ya tiene ganado.

No se dedique a acumular plata. Disfrute de sus paseos, conozca nuevos lugares, brindase los gustos que se merece. No se ponga a guardar las copas y los trajes nuevos. Utilice la nueva vajilla, póngase su roba favorita y no economice su perfume favorito. ¿No tiene con quién lucirlo? Pues perfúmese y salga a pasear consigo mismo y podrá disfrutar del rico aroma que usted emana.

¿Por qué posterga todo para después? ¿Por qué no se pone a orar en estos momentos en vez de esperar a hacerlo a la hora de dormir? ¿Por qué no llamar ahora a la persona que tanto extraña? ¿Por qué no perdonar ahora? ¿Acaso está esperando una fecha especial? Se espera tanto para la Navidad, para el fin de semana, un año más, cuando se tenga dinero, cuando el amor llegue, cuando todo sea perfecto …

Mire, ningún día, ninguna fecha lo va a saciar por completo. Los seres humanos no podemos lograr esto porque simplemente no se hizo para esta vida. Aquí solo es una oportunidad de aprendizaje. Así que tome esta prueba de vida y empieza a aprenderla ahora: ame más, perdone más, abrace más, viva más intensamente y deje el resto en las manos de Dios.

Vivir, es vibrar a cada instante, ante la emoción de percibir la maravilla de la creación que nos rodea.

Vivir, es entender que cada minuto que transcurre no volverá.

Es atraparlo intensamente, porque forma parte del tiempo, que sabemos ha quedado en el ayer.

Vivir, es saber dar lo mejor de nosotros, es vibrar en la bondad, y llevar a su máxima expresión, nuestra capacidad de ser.

Vivir, es gozar los momentos bellos y desafiarse a sí mismo ante las adversidades.

Vivir, es aprender más cada día, es evolucionar y cambiar para hacer de nosotros un ser mejor que ayer, un ser que justifica su existir.

Vivir, es amar intensamente a través de una caricia, es escuchar en silencio la palabra del ser amado.

Es perdonar sin réplica una ofensa, es aspirar la presencia del otro, es besar con pasión a quien nos ama.

Vivir, es contemplar apaciblemente, la alegría de un niño, escuchar al adolescente aceptando sus inquietudes sin protestar. Acompañar con gratitud la ancianidad en su soledad.

Vivir, es comprender al amigo ante la adversidad y aunque se tenga mil argumentos para contradecirlo o justificarlo, finalmente solo escucharlo, es tener la capacidad de regocijarme ante sus triunfos y su realización.

Vivir, es sentir que nuestro existir no fue en vano y en la medida en que nos atrevamos a dar lo mejor de nosotros en cada momento, logremos manifestar la grandeza de nuestra alma para amar.

Vivir, es permanecer en paz ante la presencia de Dios, contemplando en silencio la inmensidad de su Ser.

Vivir, es vibrar y sentir, es amar y gozar, es observar y superar, es dar y aceptar, es ser y permanecer, es comprender que nuestro tiempo es lo único que poseemos para realizar plenamente nuestro ser.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

UN AMOR A LA MEDIDA

Si no es para ti…

Un día pasas por una zapatería y zas, ves un par de zapatos fabulosos, tan bonitos, tan altos, tan diferentes…

Rápido pides tu talla pero no hay. Así que te pruebas otro número, uno más pequeño. No es el tuyo pero quizá funcione. Te miras al espejo y son los zapatos más bonitos que has tenido en tu vida. Simplemente perfectos, te ves genial. Solo hay una cosa, te aprietan. No mucho, solo un poco, pero te aprietan… Aun así, decides llevarlos, te gustan demasiado.

Al día siguiente ya te los pones. Tus pies terminan un poco cansados pero lo toleras. Los días siguientes te aprietan un poco más, ya duelen tus dedos. Pero te gustan tanto que sigues usándolos. Te ves fabulosa. Pasan los días y ya tienes ampollas, ya ni puedes caminar…pero te gustan demasiado y no puedes dejar de usarlos.

Hasta que un buen día, hinchados y doloridos, tus pies dicen, ya no más. Ya no te valen, ya no te entren los zapatos. Lo intentas, los aflojas, encoges el pie, te los pones a medias, pero nada. Te entristece, pero empiezas a comprender que desde que los vistes, esos zapatos nunca fueron de tu talla. Lo sabías, quisiste creer que a lo mejor con el tiempo cambiarían de talla, se ajustarían a ti, se amoldarían a tus pies. Te engañaste, con la esperanza de que con el tiempo desaparecería el dolor.

Así que ahora solo tienes dos opciones: Guardarlos por si algún día te quedan aunque sabes que tus pies nunca encogerán. Guardarlos con la esperanza de que poniéndote una tirita te lastimen solo un poquito. O dejarlos ir. Agradecerles lo mucho que te hicieron feliz y tirarlos o regalarlos para que los luzca otra mujer. Ya lo aceptaste, nunca te valdrán. El dolor te enseñó que debes siempre utilizar tu talla, no otra.

Igual es el amor. Es mejor que camines descalza porque si te aprieta o no te queda, por más lindo que parezca, no es para ti…”

Verifica que no lo haces porque necesitas estar con alguien, porque necesitas que te digan palabras bonitas, porque es lo que hay que hacer, porque si no te quedarás solo.

Esto solo hará que el amor se convierta en un continuo sufrimiento. ¿Cómo evitar todo esto? ¿Cómo disfrutar del amor y dejar de sufrir en vano?

Para empezar, ten en cuenta todo lo que a continuación exponemos:

  • Nunca estés con alguien porque te sientas solo.
  • Si decides tener pareja, verifica que es amor y no necesidad lo que sientes.
  • Comparte la vida con tu pareja, pero nunca dependas de ella.
  • Ten en cuenta que amor significa ser feliz, no sufrir.
  • Es muy cómodo dejarle el cargo de nuestra autoestima a otros. Pero, esto no es beneficioso para ti, ni para tu relación. Protege tu autoestima, no la olvides, no la dejes de lado.
  • Enamórate de quien te merezca, de alguien que no te haga sentir mal y que te quiera como tú puedes querer a tu pareja. Ten en cuenta que hay varias cosas que te mereces de tu relación. ¡No te sacrifiques! El amor no debería de doler, sino todo lo contrario. Debería ser el culmen de tu felicidad.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

¿Y SI NO QUIERE?

Solo se puede ayudar a quien quiere ser ayudado

Ayudar a quien no quiere ser ayudado es como regalar gafas a quien no quiere ver. Simplemente no las usará. Es probable que ni siquiera valore nuestra ayuda y el esfuerzo o tiempo que hemos invertido e incluso puede llegar a molestarse considerando nuestros gestos como una intromisión en su intimidad.

Ayudar no significa hacer este trabajo por ellas, desde este enfoque, sino facilitar y acompañar. La confusión que tiene la persona que queremos ayudar puede ser aclarada no rehuyendo lo que estamos viendo y evidenciar desde una conversación comprensiva pero directa el problema y sus consecuencias.

La dificultad de acompañar a una persona en duelo está en respetar sus ritmos. Se tiende a proponer a que hagan cosas que les distraigan de la tristeza o de la melancolía, o criticar que realicen actividades que les evada. No se suele respetar tampoco la necesidad de estar solos.

Es muy importante respetar el proceso de cada uno, porque lo que podría servir para la persona que se quiere ayudar, no tiene por qué encajar en la persona que necesita nuestra ayuda. Incluso tratar de imponer nuestra visión de la situación podría provocar el efecto contrario que queremos lograr, la persona podría sentirse presionada o que no es entendida y alejarse. Imponer nuestros valores de vida, poner condiciones o chantajear… Son, más allá de la buenas intenciones, una falta de respeto. Incluso a veces hay que aceptar que aunque nosotros queramos ayudar, la otra persona no quiere contar con ello, o prefiriere depositar su confianza en otra persona.

Para poder ayudar a una persona que no quiere ayuda es importante que, ante todo, practiques la empatía. Aprender a ponerte en su lugar es esencial para que puedas ayudarla.

Una persona que no desea ser ayudada es una persona llena de amargura y dolor.
Está profundamente hundida en su propia pena, tan hundida que se ha acostumbrado a estar ahí y no desea salir.
Esta persona tiene una gran falta de autoestima y confianza, aunque trate de aparentar lo contrario.
Cuando una persona no se quiere a sí misma, es muy difícil ayudarla.

Es importante que respetes sus momentos de soledad e intimidad. Si estamos pasando una mala época, no nos apetece estar con gente. Y eso es algo que debe respetarse. Sin embargo, si esto es demasiado frecuente es esencial que le recomiendes ver a un psicólogo para evitar que la situación empeore todavía más. Tu papel, como amigo/a, deberá ser estar a su lado, estar pendiente de esa persona pero sin presionar. Así es como realmente la ayudarás.

Esta persona lo que realmente necesita es amor, está pidiendo ser amada, ser respetada y valorada, ya que su propia baja autoestima y su desconocimiento de su verdadera esencia son las causas de su enfermedad e infelicidad.

Lo que se requiere ahí es tener más paciencia y tacto. Estar ahí, interesarse por esa persona y tratar de aceptarla tal y como es resulta ser una excelente llave para que el otro nos abra las puertas y nos deje participar. Lo más importante es no ceder a la tentación de presionarles todo el tiempo para que cambien. A veces la preocupación por esa persona toma esa forma y entonces nuestra intervención, cargada de toda la buena intención del mundo, termina perjudicando al otro.
Enviale amor y sigue tu camino.

Desarrollar el hábito de dar y recibir ayuda permite construir relaciones positivas. Nos hace sentirnos más conectados y cuidados.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

SOLO CON EL TIEMPO

La madurez de los años

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.
Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.
Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes…
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.
Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día lloraras por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados.
Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana, es demasiado incierto para hacer planes.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo…. Ante una tumba… Ya no tiene ningún sentido.

Aprendiendo

 Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma;
Y uno aprende que el amor no significa acostarse,
y que una compañía no significa seguridad,
y uno empieza a aprender…
Que los besos no son contratos y los Regalos no son
promesas,
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta
y los ojos abiertos,
y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy,
Y uno aprende que si es demasiado
Hasta el calor del sol puede quemar.
Así que uno planta su propio Jardín y decora su propia alma,
en lugar de que alguien le traiga Flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar,
Que uno es realmente fuerte,
que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende…y así cada día.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien
porque te ofrece un buen Futuro,
significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que solo quién es capaz
de amarte con tus defectos y sin pretender cambiarte
puede Brindarte toda la felicidad.
Con el tiempo aprendes que si estás con una persona
solo por acompañar tu soledad,
irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.
Con el tiempo aprendes que los verdaderos amigos son contados
y quién no lucha por ellos, tarde o temprano, se verá solo…
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en momentos de ira
siguen hiriendo durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes a disculpar, cualquiera lo hace
pero Perdonar es atributo sólo de almas grandes.
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente,
es muy probable que la amistad nunca sea igual.
Con el tiempo te das cuenta que aún siendo feliz con tus amigos,
lloras por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro,
sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado,
añorarás a los que se marcharon.
Pero solo… Solo con el tiempo.

El tiempo es la divisa de tu vida. Es la única divisa que tienes, y solo tú puedes determinar cómo será gastada. Sé cuidadoso y no permitas que otras personas la gasten por ti.

Y recuerda estas palabras:

“EL HOMBRE SE HACE VIEJO MUY PRONTO Y SABIO MUY TARDE” JUSTAMENTE CUANDO YA NO HAY TIEMPO.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

EL MUNDO DEL AMARGADO

La amargura es una semilla que se siembra y que no suele germinar al instante. Su presencia, al principio, es silenciosa. Una decepción duele, pero no nos cambia, dos nos hacen pensar. Pero cuando alguien acumula demasiadas piedras en el camino y hace una atribución claramente negativa de su existencia, deja de sentir que tiene control sobre su vida. Entonces las semillas germinan…Y nos enferman. 

El mundo del amargado está lleno de ventanas a través de las que ve solo injusticia, desde donde gusta asomarse para volcar su rencor, su melodía amarga y sus sentimientos pesimistas.

La amargura no solo nos aleja de los demás y nos convierte en personas tóxicas, sino que puede llegar incluso a cambiarnos a nosotros mismos

Cualquiera de nosotros tiene motivos, casi cada día, para preocuparse o entristecerse., pero estropearse la vida a propósito es una habilidad que se aprende, no es suficiente con sufrir experiencias negativas.

COMO VIVIR EN LA AMARGURA Y LA INFELICIDAD:

– Crea problemas, y si no tienes bastante con los tuyos asume como propios los de los demás, y recréate en ellos.

– Llena tu vida de complicaciones reales o ficticias y concede gran importancia a todos los sucesos negativos.

– Piensa que siempre tienes la razón, todo es blanco o negro, y solo existe una verdad absoluta: la tuya.

– Rechaza de entrada lo que digan los demás.

-Elige un acontecimiento suficientemente negativo de tu memoria, conviértelo en recuerdo imborrable y tráelo a tu mente una y otra vez, hasta que solo vivas para pensar en ello.

– El presente no merece la pena, piensa siempre en el futuro.

-Aplaza el disfrute de los placeres de este o aquel momento, porque no puedes saber lo que te deparará el futuro.

-Confórmate con lo malo conocido y no te arriesgues ante lo bueno por conocer.

– No dejes de pensar en todo lo negativo que te podría ocurrir dentro de unos años.

– Jamas te perdones.

-Piensa que tú eres el único responsable de lo que te ocurre y nunca creas que hay situaciones que escapan a tu control.

QUE HACER PARA NO DEJARNOS INVADIR POR LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS:

– Reflexionar sobre la influencia que nuestros pensamientos o interpretaciones tienen sobre nuestras emociones y conductas.

– Identificar los pensamientos que nos hacen sentir mal en una situación determinada.

Una vez identificados, debemos controlarlos, objetivarlos, anotarlos en un papel y asociarlos a las circunstancias que los crearon, para reflexionar sobre ellas.

– Analizar estos pensamientos para ver hasta qué punto se corresponden con la realidad y en qué grado nos afectan.

– Finalmente, busquemos pensamientos alternativos a los que nos hacen sentir mal, estos deben ser racionales y positivos.

La persona que no está en paz con su corazón, con su pasado y con sus pensamientos, estará en guerra con todos aquellos que le rodeen. Permite que hallen ese equilibrio, esa llave para sanar sus heridas y encontrar la calma a sus batallas internas. Es necesario prestarles ayuda, pero cuidando a la vez de nuestros propios límites y sin descuidar nuestra autoestima.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

CUESTIONARIO SOBRE TU AUTOESTIMA

¿Te quieres?

Es muy importante tener un buen nivel de autoestima. La baja autoestima es un factor que en muchos casos desencadena otros problemas como inseguridad, ansiedad, depresión, problemas de alimentación, alcoholismo, obsesiones, etc.

Tener un buen nivel de autoestima no es ser egoísta. Hay personas que confunden la autoestima con el egoísmo y se trata de cosas distintas.El egoísmo es pensar en nosotros primero y en nosotros después, muchas veces sin tener en cuenta lo que piensan, sienten o esperan los demás de nosotros. Un buen nivel de autoestima, por el contrario, es pensar en nosotros como un ser más de la humanidad, con sus virtudes y sus defectos, no creernos mejor ni peor que nadie, sino únicos y diferentes, simplemente.

El primer paso y uno de los más difíciles, es aceptar que no tenemos una autoestima sana.

No importa si nuestra autoestima es baja o inflada.
La realidad es que es un obstáculo en nuestra vida.
Nos limita, causa problemas y nos hace sufrir.

Reconocer un nivel de autoestima inadecuado, nos angustia.
Pero es la única manera de mejorar.

A continuación te presento 30 preguntas.
Responde rápidamente, lo primero que te viene a la mente.
Las opciones son sí o casi siempre o no o casi nunca.

De preferencia, escribe las respuestas, para que puedas verlas con facilidad.

No veas estos cuestionarios o sus resultados como algo negativo.
Piensa que puede ser el primer paso para una vida mejor.
La vida que realmente te mereces.

1-¿Te angustias con facilidad?

2-¿Esa angustia aumenta cuando estás con la gente?

3-¿Eres perfeccionista?

4-¿Te cuesta trabajo decir que no, cuando te piden algo que no quieres hacer?

5-¿Te cuesta trabajo tomar decisiones?

6-¿Te es difícil defender tu punto de vista, cuando los demás están en desacuerdo?

7-¿Te es fácil escuchar una crítica justificada  que se te haga?

8-¿Te preocupa mucho lo que la gente piensa de ti?

9-¿Crees que si hicieras una fiesta o reunión, iría muy poca gente?

10-¿Crees que si la gente realmente te conociera, te rechazaría?

11-¿Evitas ciertas actividades o trabajo, por miedo a fracasar?

12-¿Te sientes poco querido o importante?

13-¿Te gustas cuando te ves en el espejo cada mañana?

14-¿Te disgusta tu cuerpo o tu forma de ser?

15-¿Sientes que mucha gente te ha lastimado?

16-¿Te esfuerzas por darles gusto a los demás?

17-¿Crees que todos tienen mejor suerte que tú?

18-¿Te enojas cuando te llevan la contraria?

19-¿Crees que tú sabes más que los demás?

20-¿Piensas que si te dejas, se van a aprovechar de ti?

21-¿Crees que a la gente hay que demostrarle quién es el que sabe o manda?

22-¿Te molesta relacionarte con gente inferior a ti?

23-¿Te consideras una persona buena?

24-¿Crees que algunas personas no reconocer que vales más que ellos?

25-¿Cuándo alguien te critica piensas: “quién se cree que es para criticarme?

26-¿Piensas que mucha gente te tiene envidia?

27-¿Crees que no tienes todo lo que te mereces?

28-¿Te gustaría demostrarles a los demás lo que realmente vales?

29-. ¿Eres feliz con la vida que tienes?

30-¿Qué harías para mejorar tu vida si hoy fuese tu último día?

Si contestaste que SÍ a la mayoría de preguntas posiblemente tienes una baja autoestima en ciertas áreas o una serie de creencias equivocadas que te están limitando.

Si contestaste que NO  a la mayoría de preguntas , tienes una autoestima inflada, sigue así y nunca dejes de hacerlo.

Claro que, no sólo teniendo ideas positivas sobre ti mismo tendrás buenos resultados. La clave aquí es, no sólo pensar en positivo, sino ser CONSCIENTE de cuánto vales. Tienes que estar convencido de eso, tienes que CREER primero, para luego CREAR, hacer de la auto-observación un hábito que te permita descubrirte y darte cuenta de tu propio VALOR en todos los aspectos posibles

Rectifica y disfruta de la vida y de todo lo que ésta te puede ofrecer.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

REZAR TRAE BENDICIONES

¿Por qué rezar el Rosario?

El Rosario es una de las oraciones católicas asociadas con la batalla espiritual contra las fuerzas del mal. “un arma gloriosa contra Satanás”.

Hoy en día, rezar el Rosario se ha convertido en una devoción muy practicada. El mismo Papa Francisco llama a todos los católicos a rezar el rosario todos los días para “proteger a la Iglesia del demonio, que siempre busca separarnos de Dios y de los demás”.

Entonces, ¿Por qué rezar el Rosario? Por protección y por nuestro crecimiento espiritual. Recemos a nuestra abogada más amable, la Santísima Madre, por la paz en todo el mundo y por la paz de nuestra alma.

Por eso, cuando rezamos el rosario, unimos nuestra voluntad a la suya y a la de millones de personas que también rezan el rosario. Se establece una especie de cadena espiritual, que involucra a millones de católicos que se unen en oración, vinculando nuestras voluntades con la voluntad de la Santísima Virgen María, y todos nosotros diciéndole a Dios:

“Hágase tu voluntad”

Rezar el Rosario es una rica costumbre de la piedad popular donde la Santísima Virgen se hace universal y de mucha importancia para los creyentes.

Es el santo rosario el lugar para reconocer a María Virgen como la Madre del Señor Jesús y en el plano de la gracia, Madre de todos nosotros. Es a la vez el reconocimiento de que Dios a través de Ella interviene a favor nuestro.

Rezar el rosario y meditar en los misterios que se nos propone cada día, profundiza nuestra comprensión de la fe católica ,rezar  nos ayuda a reflexionar sobre la vida de Jesús y de María.

Según las tradiciones católicas, Santo Domingo Guzmán recibió el rosario de la Santísima Virgen María en 1214 en el Monasterio de Prouille. Desde entonces, se ha convertido en una de las poderosas herramientas de oración de la Iglesia Católica.

La estructura del rosario, con su conocida y repetitiva oración, no debe confundirse con la repetición sin sentido denunciada por Cristo en el evangelio de Mateo. En cambio, es un formato que cultiva la paz mental y el espacio interior para la meditación en estos momentos en la vida de Cristo que contienen el misterio de la Encarnación, la persona de Cristo y la hermosa relación que se ha construido entre nuestro Dios y su creación.

Nuestra Señora de Fátima, en su milagrosa aparición, pidió a los niños que se tomaran en serio lo de rezar el Rosario todos los días por la paz en el mundo. Entonces, ¿por qué no aprender a rezarlo y meditarlo a profundidad?.

El Rosario es una de las oraciones más poderosas de la Iglesia. Nos dijo San Juan Pablo II:

“La Iglesia siempre ha atribuido una eficacia particular a esta oración, confiando al Rosario, a su recitación y a su práctica constante, los problemas más difíciles. En momentos en que el cristianismo mismo parecía amenazado, su liberación se atribuyó al poder de esta oración”.

Cuentan los antiguos que cuando Santo Domingo de Guzmán empezaba a desanimarse al ver que en los sitios donde predicaba la gente no se convertía y la herejía no se alejaba, le pidió a Nuestra Señora le iluminara algún remedio para conseguir la salvación de aquellas personas y que Ella le dijo en una visión:

“Estos terrenos no producirán frutos de conversión sino reciben abundante lluvia de oración”.

Desde entonces el santo se dedicó a hacer rezar a las personas el Padre Nuestro y el Ave María y a recomendarles que pensaran en los misterios de la Vida, Pasión y Muerte de Jesús.

Muy pronto las conversiones fueron muy numerosas y las gentes de aquellas regiones volvieron a la verdadera religión.

Hoy por hoy, después de la Santa Misa, rezar el Rosario es quizás la devoción más practicada por los fieles.

Rezar el rosario en su oración diaria traerá como resultado abundantes gracias y beneficios espirituales. Solo toma 15 minutos ¡Adelante!

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

LA GUERRA CONTRA EL TIEMPO

“Viejo es el viento, y aún sigue soplando”

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos… la vida es un soplo, pasa la niñez, la adolescencia, la juventud. Nos convertimos en padres, tíos, abuelos y las etapas del paso por la tierra se hacen fugaces. Pasan volando los veinte, los treinta, los cuarenta y  así llegan los cincuenta, con mermas físicas; los sesenta, con mayor deterioro; los setenta; los ochenta, y con cada paso, surgen mil fórmulas de rejuvenecimiento, algunas naturales, otras artificiales y con bisturí en la mano. ¿Está bien ir contra natura? ¿Vale la pena? ¿Es lógico? Las respuestas están en cada uno.

Cada uno anda por la vida con una valija, que a medida que crece la va llenando con vivencias, historias, afectos, encuentros, desencuentros, momentos buenos, momentos malos… A los veinte, esa valija está casi vacía, pero a la edad que el pelo se pone blanco, o directamente va desapareciendo, la valija va completando su capacidad y pesa, cuesta llevarla. Porque incluye todo aquello, que no es otra cosa que la experiencia. Un bien, uno que no se compra ni se alquila, se acumula con el tiempo. Y eso tiene un valor imposible de calcular en los mercados. ¿Y qué otra cosa que experiencia son las arrugas? ¿Por qué borrarlas, entonces? ¿Para qué?  La verdadera juventud no está en la cara planchada, en el estiramiento; la verdadera juventud está en el alma y se expresa en el cotidiano proceder. Con alegría, entusiasmo, buen humor… Por lo tanto, no hay paso del tiempo que pueda con la juventud del alma, la verdadera, la que no se mide.

Tarde que temprano perdemos la guerra contra el tiempo…
Nuestra juventud se nos escapa del cuerpo y la gravedad fuerte y descarada se toma todo aquello que cuidadosamente nos hemos esforzado por mantener en su lugar..
Ya no hay cremas ni pomadas que borren las marcas de tantas risas, penas y enojos de nuestro semblante…
Tomamos vitaminas, colágeno, limón, jengibre, vinagre de manzana, miel y omega 3 y cuanta fórmula hechicera se nos atraviese….
Comemos menos para llenarnos de hambre…
Sudamos cuando hace frío y el sueño nos desvela…

Un día nos damos cuenta que no hay tacón cómodo, que no vemos sin gafas y las raíces de nuestras canas crecen sin piedad…
Que nuestra cintura se va emparejando y nuestras rodillas se van redondeando…
Un día, nos cansamos de imitar en el espejo, a aquella joven que fuimos..
Nos miramos de frente, sin luz cálida ni sombras y por fin aceptamos que hemos vivido más vida de la que nos queda….

Y que bello que ha sido…
Haberlo vivido y sentido..
Haber dado tanto amor, como haberlo recibido…
Adquirir la experiencia y aprender de paciencia…

Que importa si ganó la gravedad,
que perdimos la guerra contra las arrugas..
Que nos cansamos de hundir el estómago… De sacar el pecho y las pompas…
Que importa si la belleza ya sale del alma..
Si, esa belleza es infinita y llena de amor y perdón…
Que importa que vamos para viejas…
Que las hay más jóvenes y más bellas.
Que importa si tenemos la vida y cada experiencia nos pinta de sabiduría..
Que honor haber sido y continuar siendo madres, esposas, novias,amantes hermanas, abuelas y amigas..
Que aun nos queda mucho amor por vivir y llega sin exigir ni pedir…
Que maravillosa es esta etapa de ser como somos, de amarnos tal cual.
Que lindo es seguir adelante con todo lo vivido y aprendido…
Amigas. No hay tiempo. Se acaba…

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

LA VEJEZ DE NUESTROS PADRES

Envejecieron…

Nuestros padres envejecieron. Nadie nos había preparado para eso. Un bello día ellos pierden la compostura, se vuelven más vulnerables y adquieren unas manías “bobas”. Tienen muchos kilómetros andados y saben todo, y lo que no saben lo inventan.

Están cansados de cuidar de los otros y de servir de ejemplo: ahora llegó el momento de ser cuidados y mimados por nosotros. No hacen más planes a largo plazo, ahora se dedican a pequeñas aventuras como comer a escondidas todo lo que el médico les prohibió.

Tienen manchas en la piel. De repente están tristes. Pero no están caducos: están caducos los hijos, que rechazan aceptar el ciclo de la vida.

Es complicado aceptar que nuestros héroes y heroínas ya no están con el control de la situación. Están frágiles y un poco olvidadizos, tienen ese derecho, pero seguimos exigiendo de ellos la energía de una locomotora. No admitimos sus flaquezas, su tristeza.

Nos sentimos irritados y algunos llegamos a gritarles si se equivocan con el celular u otro equipo electrónico, y encima no tenemos paciencia para oír por milésima vez la misma historia que cuentan como si terminaran de haberla vivido.

En vez de aceptar con serenidad el hecho de que adoptan un ritmo más lento con el pasar de los años, simplemente nos irritamos por haber traicionado nuestra confianza, la confianza de que serían indestructibles, como los súper héroes.

Provocamos discusiones inútiles y nos enojamos con nuestra insistencia para que todo siga como siempre fue. Nuestra intolerancia solo puede ser miedo. Miedo de perderlos, y miedo de perdernos, miedo de también dejar de ser lúcidos y joviales.

Con nuestros enojos, solo provocamos más tristeza a aquellos que un día solo procuraron darnos alegría. ¿Por qué no conseguimos ser un poco de lo que ellos fueron para nosotros?

¡Cuántas veces estos héroes y heroínas estuvieron noches enteras junto a nosotros, medicando, cuidando y midiendo fiebres! Y nos enojamos cuando ellos se olvidan de tomar sus medicinas, y al pelear con ellos los dejamos llorando, tal cual criaturas que fuimos un día.

El tiempo nos enseña a sacar provecho de cada etapa de la vida, pero es difícil aceptar las etapas de los otros… Más cuando los otros fueron nuestros pilares, aquellos para los cuales siempre podíamos volver y sabíamos que estarían con sus brazos abiertos y que ahora están dando señales de que un día irán a partir sin nosotros.

Comprender los deseos de los progenitores y respetar su espacio es muy importante. El cuidado y el acompañamiento de la persona mayor en su ambiente será más positivo, ya que el proceso de adaptación a un nuevo espacio se hace complejo y difícil.

Son muchos los casos en los que a los hijos se les hace difícil aceptar, aprobar y dar por bueno que nuestros padres evolucionan, cambian y envejecen. Esa imagen inicial que teníamos de ellos se proyecta en nuestro presente como algo diferente y distinto, que nos condiciona.

No olvidemos cuidar a nuestros mayores, retornando los cuidados recibidos por ellos hacia nosotros, admitiendo y reconociendo sus limitaciones propias de la edad.

Hagamos por ellos hoy lo mejor, lo máximo que podemos para que mañana cuando ellos ya no estén más, podamos recordarlos con cariño, recordar sus sonrisas de alegría y no las lágrimas de tristeza que ellos hayan derramado por causa nuestra.

Al final, nuestros héroes de ayer, serán nuestros héroes eternamente. Hijo, honra a tu padre y a tu madre, para que seas de larga vida sobre la tierra, y todo te vaya bien.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

APRENDE A VIVIR DISFRUTANDO

 Consejos para una vida positiva

1. Camina de 10 a 30 minutos todos los días; mientras caminas, sonríe.

2. Siéntate en silencio por lo menos 10 minutos cada día.

3. Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu.

4. Al levantarte en la mañana, hazte un propósito definido.

5. Vive con las tres E: Energía, Entusiasmo y Empatía.

6. Dedica un rato a algo ocioso y divertido.

7. Lee un libro.

8. Mira al cielo al menos una vez al día y date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea.

9. Sueña más mientras estás despierto.

10. Trata de sacar una sonrisa a por lo menos tres personas cada día.

11. Elimina el desorden de tu vida y deja que nueva energía fluya.

12. No gastes tu precioso tiempo en críticas, cosas del pasado, pensamientos negativos o cosas fuera de tu control. Mejor invierte tu energía en lo positivo del presente.

13. Date cuenta que la vida es una escuela y tú estás aquí para aprender. Los problemas son lecciones que van y vienen; lo que aprendes de estos es para toda la vida.

14. Sonríe y ríe más.

15. No dejes pasar la oportunidad de abrazar a quien quieres.

16. Deja de lado los juicios innecesarios.

17. No te tomes a ti mismo tan en serio; nadie más lo hace.

18. No tienes que ganar cada discusión; acepta que no estás de acuerdo y aprende del otro.

19. Ponte en paz con tu pasado; así no arruinará tu presente.

20. No compares tu vida con la de otros; no tienes idea del camino que ellos han andado en la vida.

21. Nadie está a cargo de tu felicidad excepto tú mismo.

22. Recuerda que tú no tienes el control de todo lo que te sucede, pero sí de lo que haces con ello.

23. Aprende algo nuevo cada día.

24. Lo que la demás gente piense de ti no es de tu incumbencia.

25. Aprecia tu cuerpo y cuídalo.

26. No importa que tan buena o mala sea la situación, ésta cambiará.

27. Tu trabajo no se ocupará de ti cuando estés enfermo; tus amigos sí lo harán. Mantente en contacto con ellos.

28. Desecha cualquier cosa que no sea útil, bonita o divertida.

29. La envidia es una pérdida de tiempo; tú ya tienes todo lo que necesitas.

30. Lo mejor está aún por venir.

31. No importa cómo te sientas, levántate, vístete y asiste.

32. Llama a tus familiares con frecuencia y manda correos diciéndoles que piensas en ellos.

33. Cada noche antes de acostarse da gracias por lo recibido y logrado.

34. Recuerda que estás demasiado bendecido como para estar estresado.

35. Disfruta del viaje. Solo tienes una oportunidad; sácale el mayor provecho.

36. La vida es bella, ábrete a cada instante.

37. Báñate aunque te quieras quedar en la cama, métete a bañar.

38. Ponte perfume (indispensable) y lápiz labial.

39. Usa únicamente rímel en base de agua, para cuando sientas ganas de llorar lo pienses dos veces.

40. Sal de tu casa no importa si no tienes a quien visitar.
Agarra al perro y sal. ¿No tienes perro? Agarra un libro y dirígete al parque más cercano.

41. Sonríe, poco a poco lo harás sin darte cuenta y te sentirás mucho mejor.

42. Come, bien y rico. Consiéntete. Un antojo no matará a nadie.

43. Quiérete, suena fácil, ya sé. Mírate en el espejo con respeto y serenidad. Si no tienes nada agradable que decirte permanece en silencio. Recuerda que tu voz interior también te habla, habla con amor y compasión
Si no aprendes a respetar tu sobrepeso, estatura, el tamaño de tu busto, tus estrías, tu celulitis, es fácil que alguien pueda herirte en tu intimidad.

44. Recuerda que todo pasará. Nada dura para siempre. Deja salir tus lágrimas, pero no te regodees en tu dolor. No te quedes anclada en el sufrimiento. Ya mañana puedes volver a comenzar y verás cómo, a pesar de las heridas, volverás a sanar.

45. Elimina de tu vida a cada persona que te ha hecho daño o te ha hecho sentir mal. De plano no dependes de ellos y si afectan tu estado de ánimo.

46. Quédate con aquellos que te hagan soñar, que te impulsen a superarte, que vean en ti la magia que tienes y que te hagan feliz. No dependes de ellos pero si influyen en tu vida.

47. deja de buscar la felicidad, y empezar a vivir la felicidad.

48. intenta dejar esa ciega ambición, ya que el cheque llegará, el auto, y el status, también llegará, si primero encuentras la pasión, la plenitud en lo que eres y haces.

49.Estar con gente positiva, agradecida, entusiasta, nos contagia bienestar, y nos transmiten esa energía especial, que permite que el día rodeados de ellos, sea más placentero, reconfortante, e inclusive más productivo.

50. La verdadera felicidad es disfrutar el presente, sin la ansiedad dependiente del futuro.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

ESTÁ DE MODA..

El corazón calla

– Háblame que te voy a responder en una hora. No porque esté ocupado sino porque no quiero mostrar mi interés.

-Está de moda el complicarse la vida diciendo una y otra vez que “no estás buscando nada serio”.

-Está de moda el callarse y no decir
“Cómo me gustas”.

-Está de moda alejarse de una persona cuando te encanta, aunque te puede aportar sensaciones nuevas y puede que sea incluso la persona que buscabas, pero eres tan sumamente egoísta y cobarde, que no te quedas a averiguarlo.

-Está de moda el no querer porque te rompieron el corazón y no darte la oportunidad de encontrar a ese otro que si puede hacerte feliz.

-Está de moda huir, está de moda mirar los ojos de una persona a través de una pantalla pero no mirarla en el propio brillo de la vida.

-Está de moda las relaciones pasajeras, las compartidas, está de moda no comprometerse, está de moda estar solo aunque al llegar a casa les duelan los huesos acostarse junto a un lugar vacío.

-Está de moda el placer, nada más que ello, está de moda no perder el tiempo en conocer un poco más los misterios del otro, ya no se quiere besar a la misma persona, está de moda acariciar de manera superficial por una noche, por unos minutos.

-Está de moda la individualidad, está de moda no formar una familia, está de moda jugar en un teléfono y no salir a ver el sol.

-Está de moda concluir todo a la primera dificultad, está de moda no saber luchar, está de moda no poder abrazar o lo peor… no querer abrazar.

Aprendimos no mostrar lo que sentimos, no ser los primeros en mostrar por miedo al rechazo, jugamos a que no nos importa quien comparte nuestra vida, a vivir de puntillas con miedo a profundizar.

Nos asusta tener que mostrar nuestra alma, tener que desnudaros para que vean quienes somos realmente. Nos aterra enseñar nuestros miedos; dejarnos caer y que alguien nos sujete.Nos da tanto miedo atravesar la superficie de todo cuanto nos rodea que preferimos callarnos y escudarnos tras una coraza.

Parece estar de moda no decir te quiero. ¿Cuántas veces lo hemos dicho hoy, a cuánta personas queremos realmente? No decir lo que sentimos no nos protege de nada, simplemente nos tapa la boca pero no disminuye nuestros sentimientos.

El miedo a expresarnos, a liberar nuestros sentimientos más profundos es un mecanismo de defensa. Un modo de protegernos ante la desilusión, nos cuesta decir te quiero cuando empezamos una relación.Al igual que agradecer el amor que nuestros seres queridos nos dan. Incluso, a veces no lo hacemos porque creemos que ya lo saben, pero ¿qué hay de malo en decir lo que sentimos?

Lo que no decimos se queda en nosotros atascado, formando un nudo que a veces, duele. Lo que no decimos nos persigue y nos hace carga porque nos convierte en prisioneros de nosotros mismos, ya que nos aleja de las personas que queremos y nos desconecta de nuestras emociones.

¿A qué esperamos para decir al otro que le amamos? ¿A qué esperamos para lanzarnos y ver qué pasa? Un rechazo es siempre mejor que una duda eterna sobre qué hubiera pasado.Mostrar lo que sentimos no nos hace peores, débiles ni ignorantes, todo lo contrario. Decir lo que sentimos nos hace libres, auténticos y sinceros porque nos mostramos tal y como somos, dejamos ver nuestra esencia.

Que pase esta moda ya. Que se acaben las relaciones de no mostrar el amor tal y como nos viene en gana, esas en las que se piensan que se sabe todo sin hablar. Probemos a decirlo y a demostrarlo, a mostrar nuestro interior, a desnudar el almaQuitémonos nuestras corazas. Abrámonos sin defensas para mostrar a los demás lo que hay en nuestro interior.

No esperemos a mañana, no dejemos pasar el tiempo. No facilitemos que alguien se nos adelante.  Expresemos qué siente nuestro corazón y mostremos todo lo que llevamos en su interior. La moda de no decir lo que sentimos se acaba cuando nosotros elegimos que lo haga. No lo olvidemos.

El querer asusta, el amar no existe, ya no miramos y ya no sentimos.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

 

 

 

 

 

EL HOMBRE Y LA MUJER

Criaturas de Dios

El hombre al no saber a dónde ir, sale a buscar lo mejor de sí mismo, y en muchos casos encuentra a la mujer. La mujer se deja encontrar por el hombre, solo porque primero se ha encontrado ella misma.

Somos una misma especie con un manual diferente¿se imaginan un mundo solo masculino o solo femenino? El mundo de ellos sería un lugar de guerra constante ¡claro esta! En fin, difícilmente sobreviviríamos puesto que ambos sexos somos necesarios y aceptar la diferencia es la clave para la satisfacción mutua, la armonía y la prosperidad.

Una vez el hombre y la mujer se descubren uno delante del otro, nunca se cierran a otras posibilidades de búsqueda; abren todas las puertas para dejar entrar a su interior racimos de luz y a la vez surten de su adentro, con luz, a quienes tienen su fuego apagado. La apertura les permite descubrirse ellos mismos en los hijos o en las amistades. Ese es el momento fecundo, pues hacen un mundo diferente al ya conocido. En esta alegría emprenden caminos, a veces inesperados, por donde avanzan, ya no solo para realizarse ellos mismos sino para que todo lo que se presente delante de ellos realice lo que aún permanece en estado de semilla dormida. Así es como van por el basto universo de la vida.

Las mujeres poseen mayores capacidades para comunicarse, sensibilizar y comprender el mundo; claro está, que los hombres están más capacitados para concentrarse, buscar experiencias nuevas, además son exploradores y competitivos, sin ellos difícilmente descubriríamos el mundo y sin ellas dejaríamos de comprender, estaríamos en constante confrontación. Es precisamente la simbiosis entre ambos lo que genera el equilibrio.

Dejemos de imponer la denominada “igualdad”, recordemos que somos seres diferentes, inclinémonos más por el equilibrio de sexos, la identidad femenina y el diseño de una sociedad recíproca. Las mujeres deben tomar partido en la construcción de la sociedad, aportando valores femeninos tan carentes en la vida actual y los hombres necesitan respetar y obligarse a entender esta naturaleza para conseguir una convivencia saludable.

El hombre es la más elevada de las criaturas
La mujer el más sublime de los ideales.

El hombre es el cerebro. La mujer el Corazón
El cerebro fabrica la luz. El Corazón el amor
La luz fecunda. El amor resucita.

El hombre es fuerte por la razón
La mujer es invencible por las lágrimas
La razón convence. Las lágrimas conmueven.

El hombre es capaz de todos los heroísmos
La mujer de todos los martirios
El heroísmo ennoblece. El martirio sublima.

El hombre es un código. La mujer es un sagrario
El código corrige. El evangelio perfecciona.

El hombre es un templo.
La mujer es un santuario
Ante el templo nos descubrimos
Ante el santuario nos arrodillamos.

El hombre piensa. La mujer sueña
Pensar es tener en el cráneo una larva
Soñar es tener en la frente una aureola.

El hombre es un océano. La mujer es un lago
El océano tiene la perla que adorna
El lago la poesía que deslumbra.

El hombre es el águila que vuela
La mujer el ruiseñor que canta
Volar es dominar el espacio
Cantar es conquistar el alma.

El hombre está donde termina la tierra
La mujer está en donde comienza el cielo.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

EL AMOR NO ES VIOLENCIA

El amor no deja marcas

No debería de haber un día para la violencia sobre las mujeres, no debería existir un día dedicado a los que sufren, sin embargo hemos llegado a esto,deberíamos recordar a los hombres que somos las generación de un pueblo, hacerle daño a las mujeres equivale a lastimar al mundo entero.

Nada, absolutamente nada, justifica un maltrato, un mal gesto, una mala palabra. Sin embargo, tristemente nos ocurre con frecuencia que damos validez a las malas palabras y malos gestos de los demás.

Si alguna vez te tratan mal, recuerda que la responsabilidad no es tuya. Recuerda que son ellos los que están errando, los que tienen «algo mal» en su interior. No eres tú. No es tu culpa, tampoco tu responsabilidad.

La mejor manera de protegernos ante las personas que nos tratan mal es no admitir ese trato. Los vínculos emocionales son valiosos y debemos cuidarnos, por eso es importante ignorar y alejarnos de las personas que dañan nuestra autoestima.

Si siembran las dudas, el malestar y la desgana, no conviene que sigamos cerca, pues nos envenenarán. Las personas que pretenden dañarnos, no ven en esos momentos más allá de sus intereses, por lo que lo seguirán haciendo si no somos capaces de pararles los pies.

La traición, la frialdad y la prepotencia son puñales afilados que, al clavarse, duelen con intensidad. Sin embargo precisamente lo más doloroso es conocer desconociendo a aquellas personas que te rodearon en un tiempo. Hay personas que acabas descubriendo cuando se muestran de verdad, cuando ya no te necesitan y reflejan su verdadero interés por ti.

Al reconocer que hay personas que nos tratan mal, podremos analizar la situación y anticiparnos a sus reacciones. Por lo tanto, nuestro escudo está conformado por la capacidad de ignorar y de anticipar esas malas palabras o malas acciones.

Hay muchos factores que nos atan a una relación tóxica: Costumbre, soledad, dependencia, miedo e inseguridad, porque comienzan los cargos de conciencia y es de valientes liberarnos. Al principio es difícil pero se puede y un consejo aunque haya hijos, nietos, corta tú de raíz esa relación y que sean ellos los que se busquen, se vean, se amen, en lo que va sanando la herida, porque el tiempo es nuestro mejor aliado.

Siempre hay una manera de hacerlo. Busquen ayuda, apoyo psicológico, empleo una forma de tener dinero propio, lean, vean vídeos, el punto es salir de ese hoyo que ellos cavan para meternos ahí muertas en vida. Nadie te está diciendo que vas a caer en una cama de rosas, tenemos que aprender a ser adultas y a valernos por nosotras mismas. La gran ventaja que ellos tienen es que no nos enseñaron a hacernos cargo de nosotras pero si de los demás. Comienza haciendo contigo lo que harías por los demás. Cuida de ti cómo cuidarías de otros. Ese es un buen comienzo.

Creo que en realidad debería de decir NO AGUANTES, NO ESTAS SOLA. BUSCA AYUDA” Miles de mujeres soportan la violencia por qué creen están solas, que nadie las podría entender y mucho menos ayudar. Muchas hasta creen que esa vida es normal. Seamos solidarias unas con otras que la lucha es de todas por todas.

Es mejor enamorarse de una persona que en la mañana te pregunte cómo estás, que te da el buenos días y no se olvida de que estás ahí.
Es mejor enamorarse de una persona que te besa de repente, sin un motivo, para tener cada vez la emoción de un amor que sorprende. Alguien que usa los abrazos en lugar de palabras cuando estás triste, y que, en lugar de los consejos utiliza el latido de su corazón para calmarte.
Es mejor enamorarse de una persona que todo lo que lo rodea le recuerda a ti.
Es mejor enamorarse de una persona que ame tu libertad, tu independencia y que respete tus decisiones.
Es mejor enamorarse de una persona que tenga el mejor olor del universo, lo que reconocerías por todos lados, lo único que solo tú puedes apreciar. Ese olor tan similar a tus emociones. Y sobre todo, si no lo encuentras, ama la vida. Pero no te conformes con un amor mediocre.

El amor no levanta las manos…Te toma de la mano.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)