EL AMOR ESTÁ EN EL AIRE

Expresión del Amor

Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad.Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo. Tres cosas hay que son permanentes: la fe, la esperanza y el amor; pero la más importante de las tres es el amor.

Con solo mirar a nuestro alrededor, podemos ver y respirar la expresión del Amor. Cada partícula de tierra, de arena, cada piedra, cada planta contenida en sus diferentes y coloridas formas, cada formación de agua, el viento, el sol, la tormenta. Increíbles organismos acuáticos y terrestres, cada uno con su forma específica de sobrevivir. Observa los pájaros con su gran habilidad para volar; los peces con su belleza y sus mecanismos para vivir debajo del agua. ¿Acaso no quisiéramos nosotros también poder explorar la belleza de los mares y los ríos? ¿Acaso todo esto no es la expresión más pura del amor?

Miras a tu alrededor y ves mucha falta…Falta de amor
Las personas buscan fuera, y no encuentran…
Entonces surge el enojo, surge la rabia, surge el rencor.
Y del rencor, el odio; y del odio, la violencia.

Miras a tu alrededor y ves mucho enojo,
mucho sufrimiento, mucho egoísmo.
No encuentras fuera lo que te hace tanta falta…
Nadie te da lo que te hace falta para sentirte completo,
para sentirte lleno, para sentir amor.

Las personas están perdidas en el mundo…
Han perdido su centro, se han desviado, se han desequilibrado.
Buscan encontrarse en cosas materiales,
buscan hallarse en los demás seres…
Parecen mendigos, pidiendo y pidiendo…
Reclamando lo que les hace tanta falta…
Reclamando amor, su propia esencia.

No busques afuera…
Porque cuánto más pidas, más necesitarás después.
Busca dentro de ti,
permaneciendo en total silencio.
Solo dentro de ti puedes encontrar lo que te hace falta…
Solo dentro de ti puedes hallar amor.
Y cuando te llenas de amor, de tu propia esencia,
dejas de pedir afuera,
dejas de ser un mendigo y te conviertes en la fuente.

Y cuando eres la fuente, ya no hay lugar para el enojo,
ya no hay lugar para la rabia, el rencor, el odio y la violencia.
Cuando estás pleno de amor, es cuando emanas.
Y solamente emanando, sucede la sanación.
Porque el amor no se mendiga, el amor se comparte… Cuanto más lo compartes, más se incrementa,
y entonces, ¿qué más te hace falta?
Nada, absolutamente nada…
Entonces, ya eres Todo.

No busques afuera…

El amor es difícil de explicar pero fácil de sentir y de entender cuando anda a nuestro alrededor. Todos queremos sentir Amor pero también los demás quieren sentir lo mismo.

La persona que da siempre es más feliz que la que recibe, pues sabe que podría volver a dar una y mil veces. Sin embargo, quien no supo dar estará destinado a vagar por la vida buscando dónde depositar ese poco amor volátil y poco sano que tiene. No te sientas mal si un día te identificas con esta situación, no has sido tú quien ha fallado, es la otra persona por no haber sabido entregar amor.

Podríamos decir que el amor lo es todo; y digo todo porque el amor verdadero, reúne todo lo positivo y todo lo más bello que pueda existir en el mundo. El amor es el que sostiene todo, el que permite que todo siga existiendo a pesar de lo negativo que habita en este mundo. Por amor, todo ha sido hecho para que podamos disfrutar.

Existe una miseria, una avaricia, en el dar amor. ¿No os parece? Es como si racaneáramos lo que nos diera felicidad. ¿Para qué la guardamos? ¿Para cuando llegue la pareja de nuestros sueños, el trabajo de nuestra vida, la jubilación? Y mientras tanto se nos pudre en el corazón.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

AMOR DE MADRE

Ni la nieve lo hace enfriar

El amor de una madre es el combustible que logra imposibles, el amor maternal es la fuerza motor que empuja a todo ser humano.

El legado de una madre es asombroso. Ellas están llenas de títulos, son licenciadas en amor, enfermeras del alma capaces de curar las heridas con un beso, sanadoras del corazón y expertas en cariño. Ellas son nuestras niñeras, nuestras maestras de vida, nuestras eternas acompañante

las madres son almas que siempre serán sinónimo de amor, de un amor más puro que nada en el mundo: el de una madre a sus hijos.

Sus enseñanzas brillan a través de sus ojos, unos ojos que nos han ofrecido el privilegio de ver cada día el reflejo de las batallas de la vida. Ellas saben a unos besos que siempre han sabido sellar con suavidad nuestros desvelos y preocupaciones.

Ellas son unas manos que se han pasado años forjando escudos para protegernos. Sus brazos son mucho más que el rincón en el que nos escondíamos de un mundo al que no queríamos rendir cuentas…

He visto una madre junto a la cuna; por eso sé lo que es el amor.

Todas las mamas son como un cristal que debemos cuidar para que no se caiga. Son como un tesoro que tenemos en nuestra mano y que llevamos presente en nuestro corazón.

Una Madre es sin pensarlo dos veces lo más bello que la vida ha creado, la creación perfecta de Dios. A ellas quiero decirle que no existe papel ni tinta en el mundo para escribir todo lo que se sienten por ellas. Que el Señor las cuide y las bendiga siempre.

Dios me dio a mi Madre
Dios quiso que yo aprendiera algunas cosas:
Que el toque suave engendra alegría
Que la compasión y la bondad mucho valen
Que la mano fuerte también nos ayuda
Que de la dulzura nace la fortaleza
Que hay gran poder en la caricia
Así se muestra el amor el uno al otro
Y por eso a mí, me dio Dios… A mi Madre.

Las madres son como pegamento. Incluso cuando no las ves, siguen sosteniendo a la familia.

Cada vez que mires a tu madre, disfruta el presente y piensa que, aunque siempre estará en tu corazón, no siempre estará contigo en esta vida

Les debemos tanto y  piden tan poco… Que no sé cómo vamos a poder devolverle ni la mitad del amor que nos regalan a diario.

Un millón de aplausos por abrazarnos con el corazón, por entregarnos la vida, por haber dormido con un ojo abierto cuando enfermábamos. Por darnos tanto y por pedirnos tan poco… En definitiva, un gracias infinito por ser nuestros ángeles de la guarda.

Una madre es la mejor amiga que tenemos, cuando las duras y repentinas pruebas caen sobre nosotros; cuando la adversidad se cierne sobre la prosperidad; cuando los amigos nos abandonan; cuando los problemas se multiplican a nuestro alrededor, ella seguirá a nuestro lado, y se esforzará con sus amables consejos para disipar las nubes de la oscuridad y hacer que la paz regrese a nuestros corazones.

“Sus brazos siempre se abren cuando necesitamos un abrazo. Su corazón sabe comprender cuándo necesitamos una amiga. Sus ojos sensibles se endurecen cuando necesitamos una lección. Su fuerza y su amor me han dirigido por la vida y nos han dado las alas que necesitamos para volar”.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

.

 

EL AMOR SE TRABAJA

Amor Consciente

¿Has probado las sopas instantáneas? Un poco de agua, revolver, y listo.

Bien… Nos han hecho creer que el amor también es así: Instantáneo.

Dos que se atraen en los primeros diez minutos de la película, transitan cuatro días o dos meses con encendidas miradas que se cruzan… Y ya está.

El amor no es una sopa instantánea: Es una comida compleja, de cocción muy, muy lenta…

Es más: Nos han hecho creer que “cuando el Amor aparece” es como si estuvieras ante una mesa con mantel blanco y velas encendidas, y un alguien anhelado te lo fuera a servir en bandeja de plata.

¡No, no, no! No te lo dan así: La vida te trae solo una cesta rústica con muchos ingredientes.

Y tendrás que trabajar arduamente con ellos: Llorar pelando cebollas, mascar amarguras, quemarte, equivocarte en la mezcla y tirarla una y cien veces.

Hasta que quizás logres cocer el manjar.

Y puede que tenga fecha de vencimiento.

A medida que corta, pela, revuelve… Cada cocinero se va transformando

Y eso tiene un valor extraordinario, porque aunque lo cocido, al final, no fuera comido ya por nadie, si el vínculo se malograra hay algo que justifica plenamente esa tarea: Que el cocinero pueda salir del vínculo más maduro, más crecido… Más sabio.

En ese caso, la experiencia que haya desarrollado implicará una pericia que le quedará disponible para sí mismo, pues se podrá perder o arruinar el objeto de amor, pero el amor, jamás: es una habilidad que queda dentro de uno.

Sí el saber amar requiere de entrenamiento. (Nunca nos lo dijeron)

Y cuando se dé una nueva ocasión es posible que ese cocinero, antes torpe, compruebe que se ha ido convirtiendo en un verdadero chef sabe distinguir mejor los ingredientes nobles de los potencialmente tóxicos, sabe descartar una mala poción a tiempo, sabe, cuando el potaje es bueno, tenerle paciencia al fuego lento para que no se arrebate con demasiada intensidad.

Todos lo sabemos en relación con la amistad: para que uno diga “Es mi mejor amigo”, ¿cuántos años tienen que haber pasado? ¿Cuántas pruebas superadas juntos?

Entonces: si decimos que una pareja es “más que una amistad”, ¿cómo puede uno afirmar a los quince minutos de iniciada su propia película “Es el hombre (o la mujer) de mi vida” ?

Esa falta de realismo produce inevitablemente DOLOR. Pero ese dolor puede hacer que comprendamos que el amor no es como nos lo dijeron.

Necesitamos tirar a la basura nuestras insensatas creencias sobre lo que supuestamente es el amor.

Que ese raro manjar solo puede elaborarse con TIEMPO y con TRABAJO INTERNO: explorar un vínculo nuevo hasta conocerlo, y, sobre todo, CONOCERSE A SÍ MISMO A TRAVÉS DE ESE VÍNCULO. Eso es el amor Consciente.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

AYUDA DE DIOS

Que yo no pierda…

Que Dios no permita que yo pierda el romanticismo, aún sabiendo que las rosas no hablan…

Que yo no pierda el optimismo, aún sabiendo que el futuro que nos espera puede no ser tan alegre…

Que yo no pierda la voluntad de vivir, aún sabiendo que la vida es, en muchos momentos, dolorosa…

Que yo no pierda la voluntad de tener grandes amistades; aún sabiendo que, con las vueltas del mundo, ellas se van de nuestras vidas…

Que yo no pierda la voluntad de ayudar a las personas, aún sabiendo que muchas de ellas son incapaces de ver, reconocer y retribuir, esta ayuda…

Que yo no pierda el equilibrio, aún sabiendo que muchas fuerzas quieran que yo caiga…

Que yo no pierda la voluntad de amar, aún sabiendo que la persona que yo más amo, pueda no sentir el mismo sentimiento por mí…

Que yo no pierda la luz y el brillo en la mirada, aún sabiendo que muchas cosas que veré en el mundo, oscurecerán mis ojos…

Que yo no pierda la garra, aún sabiendo que la derrota y la pérdida son dos adversarios sumamente peligrosos…

Que yo no pierda la razón, aún sabiendo que las tentaciones de la vida son muchas y deliciosas…

Que yo no pierda el sentimiento de justicia, aún sabiendo que la perjudicada pueda ser yo…

Que yo no pierda mi abrazo fuerte, aún sabiendo que un día mis brazos estarán débiles…

Que yo no pierda la belleza y la alegría de ver, aún sabiendo que muchas lágrimas brotarán de mis ojos y correrán por mi alma…

Que yo no pierda el amor por mi familia, aún sabiendo que ella muchas veces, me exigirá esfuerzos increíbles para mantener la armonía…

Que yo no pierda la voluntad de donar este enorme amor que existe en mi corazón, aún sabiendo que muchas veces él será rechazado…

Que yo no pierda la voluntad de ser grande, aún sabiendo que el mundo es pequeño…

Y encima de todo…

La vida es bella

Que yo jamás me olvide que ¡Dios me ama infinitamente! Que un pequeño grano de alegría y esperanza dentro de cada uno es capaz de cambiar y transformar cualquier cosa, pues ¡la vida es construida en los sueños y realizada en el amor!

¿De qué nos sirve vivir, sino sabemos respirar? ¿De qué nos sirve soñar, sino somos capaces de hacer realidad nuestros sueños?

No pierdas la hermosa esencia de la vida, quizás las cosas no serán perfectas nunca pero no todo es desgracia, recordemos esos momentos con nuestros seres queridos, esa vez que conseguiste una meta, que aprobaste un examen, que comiste algo delicioso, que lloraste de felicidad, son esos instantes tan perfectos que se vuelven en cuestión de segundos recuerdos que son inolvidables.

Visualiza un futuro ideal y a partir de allí lucha por tu propia utopía. Los momentos tristes pasarán y serán en su momento…Solo vagos recuerdos.

Si nos caemos,levantémonos y continuemos adelante.

Sonría a la vida.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

SIEMBRA EL BIEN

 Bandera: El amor

Siembra bien donde quiera que vallas que lindo consejo cierto…
Muchas veces las personas son ingratas y maliciosas con nosotros pero en la biblia dice que no debemos pagar mal por mal, si no que en su lugar sembremos el bien.
en el trabajo, en la escuela, en la familia no siembres contiendas procura sembrar el bien de esta manera sin saberlo atraerás bendición a tu vida, por que son el fruto de tus acciones.

Tienes derecho, a enfadarte, pero no debes pisotear la dignidad de ninguna persona.

Tienes derecho a sentir celos del triunfo de los demás, pero no debes desearle mal, a las demás personas.

Tienes, derecho a caer, pero no debes quedarte tirado en el piso.

Tienes derecho a fracasar, pero no debes sentirte derrotado.

Tienes derecho a equivocarte, pero no debes sentir lástima de ti mismo.

Tienes derecho a regañar a tus hijos, pero no debes romper sus ilusiones de jóvenes emprendedores.

Tienes derecho a tener un mal día, pero no debes permitir jamás que se convierta en costumbre.

Tienes derecho a tomar una mala decisión, pero no debes quedarte estacionado en ese momento pasado.

Tienes derecho a ser feliz, pero no debes olvidar ser agradecido.

Tienes derecho a pensar en el futuro, pero no debes olvidar jamás el presente.

Tienes derecho a buscar tu superación personal, pero no debes olvidar tus valores morales.

Tienes derecho a triunfar, pero no debe ser a costa de otros.

Tienes derecho a inventar, pero no debes olvidar nunca a Dios.

Tienes derecho a vivir en paz, pero no debes confundir ese derecho inalienable con ser mediocre ó conformista en la vida.

Tienes derecho a vivir en la opulencia, pero no debes olvidar nunca compartir con los menos afortunados en la vida.

Tienes derecho a desanimarte, pero no debes perder la esperanza.

Tienes derecho a la justicia, pero no debes confundirla con la venganza.

Tienes derecho a violentarte, pero no debes dejar de ser cortés.

Tienes derecho a ser positivo, pero no debes ser arrogante con ninguna persona.

Es verdad que la mayoría de las cosas que hacemos no cambiarán el mundo. Y es cierto que apenas aportan nada si se contemplan en términos de grandes estrategias globales. Pero también es cierto que cada pequeña acción buena es un bien para alguien, y quizá para esa persona, en su caso particular, ese bien no sea tan pequeño. No va a resolverle su vida, ni va a aliviar apenas su sufrimiento, ni evitará quizá que vuelva a pasar por esa misma necesidad al poco tiempo, pero es indudable que cada pequeño detalle de preocupación y cercanía con otra persona hace el mundo un poco mejor, más llevadero, menos difícil, más humano.

Hacer algo bueno por alguien, no solo es positivo para la persona que recibe los beneficios de nuestra acción, sino que se traduce en un beneficio personal. Lo ideal sería no hacer nada por otra persona esperando recibir alguna recompensa, sin embargo, no es opcional que lo que sembremos lo recibamos, no necesariamente de la misma persona, pero invariablemente lo que demos al mundo vendrá de vuelta.

Está comprobado que dar, ayudar a los demás genera un bienestar inclusive mayor que el recibir. El sentirnos útiles para alguien, el sentir que podemos hacer algo positivo por quien lo necesita, haciéndonos inclusive más sanos y felices.

Lo cierto es que no estamos obligados a procurar el bien en otro, pero sí no podemos adoptar esto como forma de vida, al menos procuremos no hacer mal.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

CUANDO TE ENAMORES…

No falles

Cuando te enamores no permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.
Cuando te enamores no permitas que errores tontos lo estropeen todo. Es muy difícil construir una relación y es muy sencillo hacer que todo se termine. Por eso, no falles. No duelas a quien te lo da todo cada día. No guardes silencio cuando algo no te guste, tu pareja no tiene porqué adivinarlo todo.
Sé sincero, siempre. Aunque pueda doler. Es mejor ir de frente con quien te quiere a dar enormes rodeos que terminen siempre clavándose como daga en su espalda.
Cuando te enamores, aprecia lo que tienes. Si te ha conseguido enamorar, es por algo. No todo el mundo es capaz de cruzar tantas defensas por ti. Valora lo que tienes, su esfuerzo por llegar hasta ahí. Abraza sus dudas, besa sus miedos.
Haz que merezca la pena amarte. Es así de sencillo. No creas que con decir “te quiero” ya lo tienes todo ganado. En absoluto. El amor es una batalla que hay que ganar cada día, pues si solo uno fallas, temblarán los cimientos de todo lo que hayáis construido y ya nunca volverá a ser lo mismo.
Cuando te enamores, cumple tus promesas. No jures en balde ni tampoco intentes cambiar por nadie. Somos como somos y si tenemos que cambiar para que otros nos amen, es que no es la persona correcta. Esa persona llegará y amará todo de ti, incluso lo que nunca antes nadie supo cómo.
Ten paciencia en el amor. Cuando dos universos se juntan, es normal que a veces algo no funcione. Pero todo se puede arreglar si los dos quieren. Y si no, pues está claro que tampoco era la persona adecuada.
Cuando te enamores, sé feliz. Debería ser muy sencillo y lo complicamos extraordinariamente. El amor se mide en sonrisas y, si hay más lágrimas que alegría, es que no estás haciendo las cosas bien. Disfruta de la relación, de tu pareja, de todo lo que estar enamorado conlleva.
 Nunca pienses que ya lo has conseguido todo, al contrario, trata de enamorar siempre un poco más cada día. No hay límites para eso, solo rutinas que acechan la felicidad y que tendrás que encontrar la forma de alejar de vosotros.
En menos de lo que tú piensas todo puede desaparecer de tu vida, porque en realidad todo lo que la vida te da también te lo quita.
El amor puede llegar a tener muchos significados, no puede ser explicado tiene que ser sentido,  este demuestra el apoyo incondicional entre dos personas.
Más que una emoción es un sentimiento que nace desde el corazón de cada uno de nosotros, si experimentas el amor cuídalo, y siempre trata de que tus sentimientos sean sinceros, con lealtad y respeto.

Cuando te enamores, ama bien. Es así de sencillo.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

ENAMÓRATE

Te mereces…

Te mereces un amor que te quiera sin peinar,
Con todo y las razones que te hacen levantar rápido,
Con todo y los demonios que no te dejan dormir.
Te mereces un amor que te haga sentir segura,
Capaz de comerse el mundo cuando camina junto a ti,
Que sienta que tus abrazos son perfectos para su piel.
Te mereces un amor que quiera bailar contigo,
Que encuentre el paraíso cada vez que mira en tus ojos
Y nunca se cansa de leer tus expresiones.
Te mereces un amor que te escuche cuando cantas,
Que te apoyen cuando haces el ridículo,
Que respete tu ser libre,
Que te acompañe en tu vuelo,
Que no tenga miedo de caer.
Te mereces un amor que te quite las mentiras,
Que te traiga la ilusión,
El café y la poesía.

Enamórate de alguien que quiera saber cosas tan simples como tu color favorito o la forma en la que tomas el café. Tu canción preferida o lo que te gusta para desayunar.

Enamórate de alguien que ame la forma en que te ríes y haga todo lo posible por oírte hacerlo.

Enamórate de alguien que simplemente guste de recargar su cabeza en tu pecho para oír tu corazón latir.

Enamórate de alguien que te bese en público y te tome de la mano sintiéndose orgulloso de hacerlo frente al mundo.

Enamórate de alguien que te haga cuestionarte por qué estabas tan temerosa de enamorarte antes. Enamórate de alguien que aunque sabe que no eres perfecta, te trate como si lo fueras.

Enamórate de alguien que te haga sentir la única en su vida; ese con quien quieres empezar y terminar cada uno de tus días.

Pero lo más importante, enamórate de alguien que cuide tu corazón hoy, mañana y todos los días que se quieran y se puedan regalar.

La felicidad es hacer el amor a horas extrañas, siempre con la persona amada. La felicidad es crecer juntos, pelear a quien tiene la cabeza más dura y luego, llenos de golpes, subir otro escalón del amor. La felicidad es una cita en el bar a la que llegamos tarde. Un problema que  molesta y se soluciona juntos.

Amar es cuando te olvidas de ti mismo
y esa persona ocupa todo tu pensamiento.

Amar es cuando a través de sus ojos
Puedes leer lo que hay en su corazón.

Amar es confiar
A pesar de todo y de todos.

Amar es cuando te interesa todo
lo que a ese ser le gusta,
y se convierte en parte de ti.

Amar es comprender,
es sacrificarte, es no ser egoísta.
Es desear solo su felicidad,
es dar alas a la libertad.

Amar es compartir, es escuchar, es descubrir.
Es hacer tuyas sus tristezas y sus alegrías.

Amar no es reprochar, es entender.
No es lastimar, es consolar.

Amar es el latido
de dos corazones al mismo tiempo,
que se confunden y se hacen uno.

Amar es dar tu alma y corazón,
sin esperar nada a cambio.

Eso de Amar sin esperar nada a cambio es bonito en los cuentos de hadas. Pero en la vida real, un amor maduro exige un delicado equilibrio entre dar y recibir, porque todo aquello que no es mutuo, resulta ser tóxico.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

AMAR ES COMPARTIR

Necesitamos amar

Los seres humanos somos un cúmulo de emociones; las necesitamos para existir del mismo modo que necesitamos comer, beber, dormir, protegernos de las inclemencias y reproducirnos; la necesidad de expresar nuestros sentimientos, no solo pasan a formar parte de nuestra humanidad, sino que son la base de nuestra propia sobrevivencia.

Es más importante cuidar nuestra alma que nuestro cuerpo, aunque nunca debemos de abandonar el cuidado de nuestro cuerpo, pues el alma sin él no es persona. Pero si tenemos en cuenta que solo nuestra alma, para bien o para mal, es eterna, quien nos lleva a nuestra salvación o condenación es nuestra alma, el cuerpo, siempre seguirá el camino que escoja el alma y si este camino de glorificación, el cuerpo resucitará glorificado y con unas cualidades muy por encima de las que dispone este cuerpo mortal que ahora tenemos.

También debemos tener en cuenta que una persona no puede amar de forma madura si no se ama a sí mismo o está vacío de amor. Para amar a otros es necesario amarse a sí mismo y amar a la vida, manifestando un mínimo de esperanza, alegría y ganas de vivir. Si recibimos amor sin que nosotros nos amemos a nosotros mismos, ese amor se echará a perder. Para que una relación de pareja tenga éxito, es necesario una combinación, en niveles suficientes, del amor de nuestra pareja y del amor a uno mismo, es este cóctel el que hace que el amor se convierta en algo maduro y con esperanzas reales de futuro.

Realmente amar y ser amado es la necesidad más grande que tenemos, y que resulta tan barata cubrirla pues no se necesita de dinero para cubrirla, a veces el roce de una mano, una sonrisa, una caricia en el cabello, un detalle sencillo (una flor, un chocolate, una nota, etc), cambian por completo el panorama de nuestra vida, a veces damos por hecho que nuestros seres amados saben que les amamos, pero decirlo constantemente no lo desgasta por el contrario nuestra mente recuerda ese sentimiento y de repetirlo lo graba en la mente y el corazón y se vuelve imborrable.

Al ser humano le hace falta otro ser humano.
Que lo mire… Para poder verse.
Que lo toque… Para poder sentir en la piel.
Que lo abrace cuando el mundo se pone gris.
Que lo cuide… Que lo haga reír.

Hace falta otro para hacer el Amor.
Para que simplemente haya un testigo de su vida, con quien recordar.

Para crear, que la experiencia se potencia.
Para sentir en la caricia todo lo que este maravilloso cuerpo es capaz de sentir.

Esta bien estar solo, poder solo, sanar solo, crecer, evolucionar. Probarte a ti mismo todo lo que puedes y eres capaz.

Pero es necesario salir de esa tendencia a la cómoda soledad, al aislamiento, al así estoy bien, y abrir el corazón.

Y siempre es perfecta la experiencia que el Universo te presenta. Lo perfecto… NO EXISTE!

El ser humano es un ser social. Necesita de otro humano. Y necesita cumplir su principal aprendizaje en este plano que es aprender a amar.

Para ello, hacen falta 2 miradas que se encuentren.
Para ello hacen falta 2 energías que se unan.

El Amor en este plano humano es total cuando es compartido.

Necesitamos amar para cambiar paradigmas viejos.
Animarse a mirar al otro con ojos de verdad e infinita paciencia. Abrazando la luz y la oscuridad. Ser amigos, amantes, cómplices. Todo. Eso es amar.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

.

 

 

 

OJALÁ

Te deseo un buen amor

Ojalá encuentres alguien que sepa quien eres y lo que eres capaz de llegar a ser.
Ojalá encuentres alguien que te quiera por lo que eres y no por lo que tienes.
Ojalá encuentres alguien que conozca tus defectos más que tus logros.
Ojalá encuentres alguien que te apoya cuando estás mal más que cuando estás bien.
Ojalá encuentres a alguien con quien llevas soñando toda la vida.
Ojalá encuentres alguien que te enseñe lo contrario de lo que sabías y te sorprenda.
Ojalá encuentres alguien que te trate como te mereces (tanto para bien como para mal).
Ojalá encuentres a alguien que tú seas su prioridad y no su favorita. Ojalá encuentres a alguien que cuando te vea se vuelva la persona más feliz del mundo.

Te deseo una buena vida

Ojalá encuentres a quien no tengas que buscar, ni insistir, alguien que te haga sentir que no estás forzando las cosas, que nada va rápido o lento, que simplemente va.

Alguien que se enamore de tu risa, de tus canas, de tus arrugas, de tu experiencia, que quiera hacerte reír todo el tiempo, que se haga adicto a tu sonrisa, alguien para quien tu felicidad sea el sol todas las mañanas y el brillo de tus ojos su alimento.

Ojalá encuentres a alguien a quien le vuelva loco cada pequeño detalle en ti, incluso tus imperfecciones, y con todo y ellas, te haga sentir como si nada faltara, como si estuvieras en casa.

Alguien que responda tus mensajes con atención, que no lleve pretextos en los bolsillos, que le pinte un par de horas extra al día si es que las ocupaciones no le dejan, y te las dedique.

Ojalá encuentres a alguien que pierda la cabeza por ti, que te dibuje, que te escriba, que te cante

Alguien que te haga sentir que el romance es un juego de niños, que te diga un montón de veces al día que te quiere, pero más que eso, que te lo demuestre con sus actos.

Ojalá encuentres a alguien a quien le causes insomnios y desveladas, que te escriba a media madrugada que tiene miedo que alguien más descubra lo increíble que eres y te pueda perder.

Alguien que te haga sentir como si jamás te hubieran hecho daño, alguien que termine de cerrar tus heridas y te haga sentir que se ha ganado el premio mayor cada que te abrace.

Ojalá encuentres a alguien que nunca quiera perderte, que pudiendo elegir a cualquiera y teniendo otras opciones, seas tú su elección cada día”. Ojalá encuentres a alguien.

Te deseo un presente bonito

Te deseo amor, pero amor del bueno, del que te hace cosquillas en la tripa, del que te da brillo a tu sonrisa. De ese del que no se puede escapar por mucho que quieras, de ese que te hace adicta a querer más, a querer con más fuerza y sobre todo a querer bien.

Te deseo amor del verdadero, no del fácil, que de ese ya nos sobra, sino del que se riega todos los días, del que te hace sorprenderte de lo bueno y querer buscar refugio en él cuando estás perdida. Amor, sí, solo esas cuatro letras, pero te deseo que lo encuentres porque harán que sumen más y más palabras. Además, también hará que sumes a tu persona, porque hay mil significados para el amor . 
Te deseo amor del bueno, ese que te hace vibrar, sonreír y ver la vida de una manera mucho más positiva.

Ese amor te deseo, el amor que abraza fuerte y seguro, aquel que besa con pasión, aquel que hace temblar tus piernas, el que da calor cuando hace frío y el que te da aire cuando quema. El amor que hace que te olvides de tus nunca más, de tus límites y tus promesas tontas y vacías, ese amor que te da historias y que te empuja a la vida, porque no lo olvides, si no te da vida, no es amor.

Quiero desearte sonrisas, de las que tienen un porqué y también de las que no lo tienen. Quiero que te emociones cuando hables y que no me lo cuentes. Te deseo amor y que te quieras tanto que te siga sobrando amor para regalar, y que lo regales con ataques de risa, con hechos, con mucho más que solo palabras.
 
Que tengas ganas de aventuras, de saltar al vacío y de comerte el mundo y todo lo que venga. Que todo esto que te deseo no se quede en palabras, quiero que lo cojas, lo hagas tuyo y lo sientas, porque sino, no nos vale de nada.
Y puestos a desear… por qué no, te deseo también que no pierdas la ilusión, que después de haber sentido todo esto sigas teniendo ganas de experimentarlo y no dejes de buscarlo. Piensa que el amor no son solo flores, también es el agua que se necesita para que crezcan y no mueran, solo con una de ellas no nos vale.
 
Sigue buscando tu pasión y con pasión, sigue sintiéndola, sigue derrochando amor por cada poro de tu piel y en cada una de tus risas, sigue trabajando y haciendo porque el amor no muera. Y cuando tú ya estés satisfecho es hora de regalárselo al mundo, porque se necesita amor, porque se necesita gente que reparta amor.
Cuando lo pierdas busca dónde ha desaparecido, dentro de ti o fuera, sigue esforzándote porque el amor lo mueve todo, no te rindas y saca de nuevo, enamórate cada segundo. Si de algo hay que arrepentirse es de no haberlo intentado, de no haber luchado por ello, porque el amor, todo lo cura.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

¿QUE ES AMAR DE VERDAD?

Cuando decimos que amamos a alguien… ¿estaremos en lo cierto, cómo saberlo?

He aquí algo para reflexionar:

Ante la presencia de la persona supuestamente amada…

¿Simplemente te sudan las manos, tu corazón se acelera y no te sale la voz?
Eso no es amor… Es nerviosismo

¿Simplemente no puedes quitarle tus ojos ni tus manos de encima?
Eso no es amor… Es lujuria

¿Simplemente sientes orgullo de que te vean a su lado?
Eso no es amor… Es suerte

¿Quieres a esa persona solo porque siempre “está allí”?
Eso no es amor… Es soledad

¿Estás a su lado porque sabes que eso es lo que ella y todos quieren?
Eso no es amor… Es lealtad

¿Estás a su lado solo por que te prodiga cariño o toma tu mano?
Eso no es amor… Es confianza

¿Permaneces con ella porque dice amarte y no quieres herirla?
Eso no es amor… Es lástima

¿Estás con ella solo porque al verla, sientes que te da un brinco el corazón?
Eso no es amor… Es pasión

¿Perdonas sus errores solo porque ella te importa?
Eso no es amor… Es amistad

¿Le dices todos los días que ella es la única persona en tu mente?
Eso no es amor… Es una mentira

¿Sientes estar dispuesto a dar todas tus cosas materiales por ella?
Eso no es amor… Es caridad

Entonces… ¿Cuándo estás realmente enamorado?

Cuando… La tristeza de la persona amada… Te hace sufrir. Su pena, aunque ella sea fuerte… Te hace llorar.
Sus ojos son capaces de ver tu alma y de tocarla tan profundamente, que… Duele. Una ciega e incomprensible conexión te atrae y te mantiene a su lado sin echar de menos a otras que simplemente te atraen.

Cuando escojas a alguien hazlo no con quien puedas vivir, sino sin quien no podrías vivir. Su ausencia te sume en la melancolía, darías por ella tu corazón y tu vida.

Sí, esto es amor…

¿Por qué amamos, por qué el amor es lo que más buscamos en la vida, por qué deseamos tan vehemente estar enamorados?

La respuesta es sencilla…

Cuando el amor es correspondido, no sientes pena, agonía ni tortura, deseas a la persona amada, ella exalta tu pasión; sientes orgullo de tenerla a tu lado; te encanta saberla “allí”, no concibes tu vida sin ella; cuando no está a tu lado, el solo pensar en ella… Te hace sonreír con ternura; cuando te acaricia o toma tu mano, te transmite tal confianza que te sientes capaz de conquistar el mundo; el saberla a tu lado y de tu lado
te hace soñar en el futuro, llena tu vida de ilusiones.

Ese divino coctel de sentimientos es el AMOR. Te hace vivir una sensación tan sublime que hace de él un sentimiento ADICTIVO y solo cuando lo pierdes… Como en cualquier otro tipo de adicción, el vacío que deja te tortura, te causa una profunda agonía… Una honda pena…

Una vez alguien me dijo que el tren pasa una sola vez, con el tiempo me di cuenta que el tren sigue pasando… Pero con pasajeros distintos.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

GRACIAS A DIOS POR LO QUE TENGO

Nunca dejes de agradecer

Todos los días tenemos algo por lo que dar gracias a Dios, aunque a veces sea difícil verlo. A veces las bendiciones vienen disfrazadas de problemas, demos gracias por las bendiciones y por las pruebas.

No dejemos nada para mañana, muchas veces puede ser demasiado tarde, hoy mismo agradece todo lo que han hecho por ti y empieza por decirle a Dios “muchas gracias Señor por darme un día más para enmendar mis errores”

Gracias Señor aunque me tape los oídos con la almohada
y grite de rabia cuando suena el despertador…
Gracias a Dios que puedo oír.
Hay muchos que son sordos.

Gracias Dios por todo cuanto me das.

Aunque cierro los ojos cuando,
al despertar, el sol se mete en mi habitación…
Gracias a Dios que puedo ver.
Hay muchos ciegos.

Gracias Dios por cada nuevo amanecer
Aunque me pesa levantarme y salir de la cama…
Gracias a Dios que tengo fuerzas para hacerlo.
Hay muchos postrados que no pueden.

Aunque me enojo cuando no encuentro mis cosas en su lugar
porque los niños hicieron un desorden…
Gracias a Dios que tengo familia.
Hay muchos solitarios.

Aunque la comida no estuvo buena y el desayuno fue peor…
Gracias a Dios que tengo alimentos.
Hay muchos con hambre.

Gracias Señor

Aunque mi trabajo en ocasiones sea monótono rutinario…
Gracias a Dios que tengo ocupación.
Hay muchos desempleados.

Aunque no estoy conforme con la vida,
peleo conmigo mismo y tengo muchos motivos para quejarme…
Gracias a Dios por la vida.

Aunque el dinero no me alcance para zapatos nuevos…
Gracias padre celestial, pues tengo pies…
Hay quienes no los tienen.

Gracias por lo que tengo

Cuando veo mis manos maltratadas,
por el trabajo, y mi bajo salario…
Gracias Señor, pues tengo manos…
Algunos no tienen manos.

Cuando me quejo del pago de servicios
y veo que no me alcanza…
Gracias padre de los cielos,
hay muchos que carecen de todo.
Gracias Dios

Gracias padre celestial por el aire que respiro…
Porque sigo respirando…
cuando muchos han dejado de hacerlo hoy.

Son tantas las cosas que tengo que agradecerte…
Por cada día que me permites despertar a la vida…
Gracias Dios mío.

Decir gracias,
es la mejor palabra
que nuestra boca puede salir y nuestro corazón puede sentir.

Puede haber muchas formas de dar gracias dios desde estar de rodillas hasta alzar las manos, sin embargo, la que yo creo que es la mejor a mi modo de ver es la que nace en tu corazón esta te puede impulsar a llorar o a dar una larga caminata pensando en dios, ya que no es necesario un proceso exacto de lo que debes hacer, tan solo debes buscar un tiempo a solas con dios y concentrarte en sentir los sentimientos de gratitud y amor hacia dios, es importante decir que no importaran que palabras digas siempre y cuando expreses lo más sincero de tu corazón, las frases que hemos compartido tan solo son una idea de las cosas que puedes decir.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

APRENDE A AMAR DE BUENA MANERA

Con amor y paciencia, nada es imposible.

Una relación de pareja no es lo que la mayoría piensa que es.
No se despierta uno cada mañana para hacer el desayuno y comer juntos.
No son abrazos eternos en la cama y palabras dulces hasta que los dos se duerman.
No es una casa limpia llena de risas y amor todos los días.
No es perfección.

Una relación de pareja es alguien que roba todas las cobijas en la madrugada y ronca, es a veces un portazo, mal genio y palabras duras.
Es estar de pronto y obstinadamente en desacuerdo, aceptar los momentos silenciosos hasta que los corazones se curen y perdonen.
Es llegar a casa y encontrar a la misma persona todos los días, es monotonía.
Es ropa sucia y camas sin hacer.
Es orgullo cuando se trata de razones.
Es tragarse las molestas palabras en lugar de decirlas en voz alta para no lastimar al otro.

Pero en esas amargas experiencias se encuentran los más bellos regalos;
Una relación de pareja es tener en tu vida a alguien que se preocupa por ti a pesar de que y quien eres, a pesar de tus errores e imperfecciones.

Es alguien que ayuda en este duro trabajo de la vida,
Es colaboración mutua, hacerse la cena entre los dos y sentarse juntos, a una hora tardía, porque los dos tuvieron un día loco. Es tener una crisis emocional y que tú pareja se acuesta contigo y te sostenga, y te diga que todo va a estar bien. Y tú le crees.
Se trata de seguir amando a alguien a pesar de que a veces te vuelve absolutamente loco.
Amar a alguien que no siempre es fácil, sino a veces es muy difícil. Pero es increíble y reconfortante, en síntesis una de las mejores cosas que alguna vez vas a experimentar en la vida.

Una relación de pareja, siempre será una hermosa flor que si se sabe cuidar, se sabrá entonces cosechar y hacer florecer incluso en el frío invierno.

Quien ama de verdad, sabe ser paciente. Y no digo quien quiere, porque el querer tiende a ser impaciente, mientras que el amar sabe esperar por el bien del otro.

Y también, quien es paciente para bien, sabe amar.

Amor y paciencia son dos de los grandes ingredientes de la transformación humana.

Cuando alguien planta un árbol pensando en los que gozarán de su sombra y frutos, ama y es paciente. Su esfuerzo se centra en el bien futuro de los que gozarán de esa semilla que hoy se introduce en la tierra y es regada por primera vez.

Nuestros abuelos, los que vivieron guerras mundiales y civiles; el terror, la desgracia, la injusticia, el hambre y la penuria y, a pesar de ello, lo dieron todo de sí tras el sufrimiento y trabajaron con denuedo para que sus hijos, nietos y demás descendientes disfrutaran de un confort y bienestar que ellos ni podían imaginar, amaban y eran pacientes.

Quién no recuerda a aquel abuelo o abuela que, con deliciosa paciencia y amor, nos enseñaba a atarnos los cordones de los zapatos, las tablas de multiplicar, a jugar a la Oca o al parchís, a leer nuestras primeras frases o a cuidar el huerto.

Si hiciéramos de éste un mundo más paciente, viviríamos más los frutos del amor.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

EL AMOR: SOLO SIRVE PARA DARLO

Dar y recibir amor

El amor es como un cofre, donde se coloca y se saca.
Cuando se da amor, se saca de nuestro cofre y se coloca en el cofre del otro .Cuando se recibe amor, se saca del cofre del otro y se coloca en el nuestro.

No dejes que tu cofre se vacíe, ni dejes que tu cofre se llene.
Saber dar y saber recibir.

Coloca amor en todo lo que haces, desde que te levantas hasta que te acuestas, en el trabajo, en el tránsito de la vida, en casa…
Las cosas, los detalles hechos con amor tienen otro sabor, tanto para quien lo hace como para quien recibe.

Coloca amor en tu sonrisa por la mañana.
Coloca amor en el buen Día.
Coloca amor en los detalles del día.
Coloca amor en las pequeñas cosas y en las grandes también.
Y verás que tu vida estará llena de realizaciones,sucesos,alegrías, cosas buenas y amor.
Recuerda que la felicidad sólo depende de nosotros mismos.

El amor tiene el poder de hacerte crecer, cargarnos de energía positiva, volvernos mejores personas, seres humanos completos.

Dicen que ya nadie se enamora. Que el último romántico ha muerto y que las flores ya no saben de floreros.

Dicen que los besos a ojos cerrados pasaron de moda, que las cartas a puño son muy lentas, que agarrarse de la mano es cosa de viejos.

Dicen que abrirle la puerta a una dama, para qué, si hay igualdad de derechos. Dicen que hay que pretender que uno no siente; que si te llaman bien, y si no, también, y si te he amado no lo recuerdo; ¿como te llamabas, que no me acuerdo?

Dicen que para todo hay que hacer una cita, consultar el calendario, la fecha, el horario, dos cafés sin azúcar y pagamos a medias.

Dicen que no hay diferencia entre el amor y el sexo, y que eso de querer con el alma es puro cuento.

Dicen que no aman porque les da miedo el amor, y aunque tengan razón, nunca voy a estar de acuerdo. Porque digan lo que digan, aquí estoy yo, escribiéndole al amor. Queriendo, besando, sufriendo, muriendo y resucitando; solo para amar de nuevo.

El amor en la pareja

Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su mujer y que pensaba separarse.

El sabio lo escucho, lo miro a los ojos y solamente le dijo una palabra:

ÁMELA, y luego calló.

Pero es que ya no siento nada por ella.
Ámela, repuso el sabio.
Ante el desconcierto del hombre, el sabio agrego lo siguiente:
Amar es una decisión, no un sentimiento. Amar es dedicación y entrega.

Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor.

El amor es un ejercicio de jardinería:
Arranque lo que hace daño.
Prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide.
Este preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvias.

Mas no por eso, abandone el jardín.

Ame a su pareja, es decir: acéptela, valorela, respétela, dele afecto, ternura, admírela y compréndala.

Y eso es todo: Ámela.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

SI TIENES MADRE CUÍDALA, ELLA CUIDO DE TI

Mi Esposa me recomendó salir con otra mujer

Después de varios años de matrimonio descubrí que no se puede descuidar ningún amor. Había comenzado a pensar que tenemos poco tiempo y debemos decir y transmitir todo lo que sentimos, aunque debo reconocer que en realidad fue idea de mi esposa.
-Sabes que la quieres – me dijo un día tomándome por sorpresa. La vida es muy corta, dedícale tiempo.
– Pero yo estoy contigo- contesté.
-Lo sé. Pero también la quieres a ella.
La otra mujer a quien mi esposa quería que yo visitara, era mi madre, pero las exigencias de mi trabajo y mis hijos hacían que sólo lo hiciera ocasionalmente. Esa noche la llamé para invitarla a cenar y al cine.
-¿Qué te ocurre? ¿Estas bien? me preguntó.
Mi madre es el tipo de mujer que una llamada tarde en la noche o una invitación por sorpresa es indicio de malas noticias.
-Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo, le respondí. Los dos solos ¿qué opinas?
Reflexionó sobre ello un momento y respondió: Me gustaría muchísimo.
Ese viernes mientras conducía para recogerla después de mi trabajo me encontraba nervioso, pero a la vez muy feliz… Cuando llegué a su casa vi que ella también estaba muy emocionada. Me esperaba en la puerta con su viejo abrigo, se había rizado el cabello y usaba el vestido con el que celebró su último aniversario de bodas. Su rostro sonreía, irradiaba luz como un ángel.
-Les dije a mis amigas que iba a salir con mi hijo y se mostraron muy emocionadas, me comentó mientras subía a mi auto. -No podrán esperar a mañana para escuchar acerca de nuestra velada.
Fuimos a un restaurante no muy elegante, pero sí muy acogedor, mi madre se aferró a mi brazo como si fuera “La Primera Dama de la Nación”. Cuando nos sentamos tuve que leerle el menú. Sus ojos sólo veían grandes figuras. Después de unos minutos, levanté la vista; mi madre sólo me miraba. Una sonrisa nostálgica se le delineaba en los labios.
-Era yo quien te leía el menú cuando eras pequeño ¿Recuerdas?
-Entonces es hora de que te relajes y me permitas devolverte el favor, respondí.
Durante la cena tuvimos una agradable conversación, nada extraordinario, sólo ponernos al día de nuestras cosas. Hablamos tanto que nos perdimos el cine. Saldré contigo otra vez, pero sólo si me dejas invitar, dijo mi madre, la besé y acepté la invitación.
-¿Cómo estuvo la cita? – quiso saber mi esposa cuando llegué aquella noche.
-Muy agradable, mucho más de lo que imaginé.
Días más tarde mi madre murió de un infarto. Al poco tiempo recibí un sobre del restaurante donde habíamos cenado mi madre y yo, la nota decía: “La cena está pagada por anticipado, estoy segura de no poder ir, pero igual pagué para ti y tu esposa, jamás podrás entender lo que aquella noche significó para mí. ¡Te amo!
En ese momento comprendí la importancia de decir a tiempo “TE AMO” y de darles a nuestros seres queridos el espacio que se merecen; nada en la vida será más importante que Dios y tu Familia, dales tiempo, porque ellos no pueden esperar. Si vive tu madre, disfrútala.
“Dios te puede perdonar, pero el Tiempo Nunca”

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

A MI MADRE

El amor que nunca acaba

Escuchas mi dolor cuando todos los demás se hacen los sordos. Me haces reír cuando creo que no puedo. Escuchas mis secretos y los hago tuyos. Me das un abrazo cuando no puedo encontrar mi voz. Limpias las lágrimas que el mundo me hace llorar. Significas para mí más de lo que el mundo nunca sabrá.

Encuentra la felicidad donde yo la encuentro. Entiende lo que entiendo y porqué lo entiendo. Reza por mí incluso cuando nadie reza por mi sino yo mismo. Ve toda la belleza que yo veo a través de mis ojos. Esa es mi madre y me daría el mundo entero si pudiese tenerlo en sus manos.

MI MADRE, MI BASTÓN: apoya, acompaña, no dirige ni te frena, solo hace que el camino que tú elijas, sea el más cómodo y liviano del mundo.
MI MADRE, MI ALMOHADA: me tranquiliza, me da serenidad, me aporta el bienestar que necesito para la lucha diaria del día siguiente.
MI MADRE, MI CORAZÓN: me hace sentir, me hace sentirme amado, respetado, admirado y acompañado cada segundo de mi vida.
MI MADRE, MI MODELO: me enseña, me deja enseñarle, me adula y la admiro, se deja imitar en aquellas cosas que yo quiero aprender.
MI MADRE, MI PRIMER AMOR ese día comprendí que no pasaría solo o abandonado ni un minuto de mi vida.

No hay amor más grande que el de una madre.
En el mundo nunca existirá la ternura
ni la protección que nos brinda esa sagrada mujer
que fue escogida por Dios para orientar
nuestros pasos y enseñarnos a amar.

Ella perdona y sabe guiar al fruto de sus sueños
que son sus hijos, albergado en su vientre bendito
para luego llevarlos de la mano por la vida
enseñándoles el buen camino
para que no se pierdan en la incertidumbre.

Una madre es fuerte como un árbol, ella resiste
todo el embiste del más furioso viento,
su cuerpo se puede doblar pero no se parte,
porque ella tiene la fortaleza y el coraje
para luchar por los suyos en este mundo,
así es el amor de una madre.

Alguien dijo…

Que un niño se lleva en el vientre durante nueve meses. Ese alguien no sabe que un hijo se lleva en el corazón toda la vida.

Alguien dijo que toma una seis semanas volver a la normalidad después de dar a luz. Ese alguien no sabe que después de dar a luz la normalidad no existe.

Alguien dijo que se aprende a ser madre por instinto. Ese alguien nunca fue de compras con un niño de tres años.

Alguien dijo que de “buenos” padres salen hijos “buenos.” Ese alguien piensa que un hijo viene con instrucciones y garantía.

Alguien dijo que las “buenas” madres nunca gritan. Ese alguien nunca vio a su hijo romper con una pelota la ventana del vecino.

Alguien dijo que no se necesita una buena educación para ser madre. Ese alguien nunca ayudó con una tarea de matemática de cuarto grado.

Alguien dijo que no se puede amar al cuarto hijo como al primero. Ese alguien no tuvo cuatro hijos.

Alguien dijo que una madre puede hacer su labor con los ojos cerrados y una mano atada a la espalda. Ese alguien nunca organizó la fiesta de cumpleaños de su hija.

Alguien dijo que una madre puede dejar de preocuparse cuando los hijos se casan. Ese alguien no sabe que el matrimonio agrega yernos y nueras al corazón de una madre.

Alguien dijo que el trabajo de una madre termina cuando el último hijo se va del hogar. Ese alguien no tiene nietos.

Alguien dijo que una madre sabe que su hijo la ama, así que no hay necesidad de decírselo. Ese alguien no es madre.

Alguien dijo que una madre no necesita de la comprensión y del “te quiero ” del hijo.. Ese alguien no es un hijo.

…Y llega un día

Que te escuchas hablando como ella, cocinando como ella, retando como ella, cantando como ella, enseñando como ella, bailando como ella, escribiendo como ella, llorando como ella.
Y llega un día que esos zapatos gigantes que tanto te probaste te quedan, y puedes recorrer su huella.
Y con cada paso vas entendiendo todo lo que alguna vez criticaste.
Y entiendes los límites, los retos, los enojos, las preocupaciones, los miedos.
Y agradeces que estuvo ahí, acompañándote de cerca, cuidando, vigilando.
Y agradeces sus desvelos, sus sacrificios, su tiempo.
Llega un día que te miras al espejo y la ves.
Porque unos meses estuvimos en ella pero ella siempre va a estar dentro nuestro… Madre

El peor defecto que tienen las madres es que se mueren antes de que uno alcance a retribuirles parte de lo que han hecho. Lo dejan a uno desvalido, culpable e irremisiblemente huérfano.

Por suerte hay una sola. Porque nadie aguantaría el dolor de perderla dos veces…

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

TUS LABIOS SON MENSAJEROS DE SENSACIONES

Besar es uno de los actos más placenteros para la persona

Un beso puede desatar una poderosa corriente. Estas neuronas envían información al cerebro, que libera un potente cóctel de hormonas y neurotransmisores.

Los besos riegan nuestro cerebro de oxitocina y endorfinas: el beso es lenguaje del placer y quizá por eso es el código universal ; tras cada beso incendias veinticuatro calorías y más de treinta músculos de tu cuerpo más allá de la frontera de los labios: y es que la república de un beso no entiende de patrias ni corsés.

Sustancias muy implicadas en el placer, el deseo, el refuerzo de vínculos emocionales y el deseo de repetir la experiencia, realmente un buen beso puede generar intenso placer y muchísima adicción. Estas reacciones en el cerebro son muy similares a las de una droga; pero hay una diferencia. Esta sí es beneficiosa para el organismo y para la mente. Debiéramos consumirla siempre.

Cada día se dan menos besos y cada día hay menos piel cuando en realidad, ya ves tú, solo importa la piel.

Un beso muestra lo que sentimos mejor incluso que un buen discurso

Besar, cada día, parece devenir en un acto más anacrónico y más subversivo; besarse es tantas veces peligroso y tantas veces prescindible en este hoy que quiere sustituir los besos en la mejilla por el apretón de manos. Tan correcto. Tan frío. Nos besamos menos, pero yo sigo pensando que el beso es una forma de diálogo y la bandera más bonita que puede tener la libertad.

Besamos poco, pero cuando maduras entiendes que amar es la única forma de entender y de entenderte. Que eres lo que das y que no hay religión más verdadera que la piel y el calambre.

Los besos son ese primer encuentro físico entre dos personas

Es esa puerta que pone la manivela a una posible relación. En ocasiones no es más que un acto casual cargado de emoción; otras veces sin embargo, responde a ese encuentro largamente deseado tras un flirteo. Es el primer intercambio y la antesala a un posterior encuentro sexual. Un beso es la excitación, el encuentro y un sencillo placer que puede traer más tarde una relación más profunda. Entonces ¿qué finalidad tiene ese beso? Para los expertos, lo que hacemos casi sin darnos cuenta es valorar si esa persona nos satisface, nos atrae verdaderamente y si es idónea para nosotros. Un intercambio de segundos y minutos es capaz de darnos toda esta información.

El acto de besar, hace que una pareja sea más estable en el tiempo y disfrute de una mejor calidad de vida. Besar es bueno, es sano, nos refuerza la autoestima y alivia el estrés. Parece ser esa receta tan económica y efectiva que todos deberíamos aplicar en nuestra vida cotidiana. Hay personas que relacionan los besos solo en el instante del sexo, pero los datos de esta investigación nos indican que, aunque son importantes en este punto, son también esenciales en el día a día para reforzar el compromiso, para regalar intimidad y complicidad… Tan sencillo como mágico, sin duda

Las mujeres quienes valoran más el acto de los besos, y la calidad con que un hombre los ejecuta o la cantidad con la que busca esta cercanía física tan sencilla y romántica. Pero aún hay más, también son ellas quienes por lo general, son mucho más selectivas a la hora de buscar pareja, siendo los besos un examen de gran importancia para valorar si verdaderamente esa persona les atrae o no.

Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso (Lord Byron)

Un beso lo es todo. Un beso es la verdad. Sin demasiados ejercicios de estilo, sin retorcimientos extremos, lo más bonito. Besa como a mí me gusta. Sin tener que representarse, sin tener que reafirmarse, sencillo. Seguro, suave, tranquilo, sin prisa, sin técnica, con sabor (Federico Moccia)

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

.

DARTE AMOR ES MI REGALO FAVORITO

Me comprometo a hacerte feliz

Me comprometo a cuidarte, me comprometo a hacerte sonreír, me comprometo a darte amor, a no dejar que te sientas solo. Me comprometo a estar cerca de ti, aunque los kilómetros nos separen, prometo intentar hacer que me sientas a tu lado en cada momento. Me comprometo a cogerte la mano cada vez que tiembles y a abrazarte cada vez que lo necesites.

Quiero darte amor, quiero que lo sientas y hacer que tus miedos se disipen con tus dudas. Quiero que nos agarremos bien fuerte y hagamos frente a lo que venga, porque mi compromiso va a ser quererte, porque mi deseo ahora se convierte en mi confianza, porque quiero estar a tu lado y quiero que me sientas cerca.

Me comprometo a cantar para que bailen tus risas, a acariciarte para borrarte el daño que te han hecho. Me comprometo a hacerte olvidar que un día estabas solo y darte un principio cuando nuestras miradas se cruzaron. Quiero darte todo esto, quiero hacer que seas feliz y me comprometo, si me dejas, a intentarlo cada día.

No te pediré mucho más si tú también te comprometes conmigo. No pediré que borres tu pasado porque es quien te hace ser quien eres ahora y te quiero así, libre y tú, muy tú. No pediré que pierdas tu esencia por fundirte en un nosotros, pero deseo que tengas ganas de que forme parte de tu “tú”.

Tú y yo más todo lo que creamos entre los dos
La unión de dos siempre será más que uno más uno. La unión de dos se crea por juntar, a parte de los dos sumandos, todo lo que se genera gracias a este enlace. Nunca será un uno más uno si los dos tenemos ganas de multiplicar, si ninguno está dispuesto a restar al otro.

Yo me comprometo a sumar, a aportar y a crecer con lo que tú quieras poner. Me comprometo a hacer que no falte una parte de la suma y si alguna vez así lo sientes, tira de mí, sabes que estoy, pero que a veces me gusta esconderme para verte aparecer. Me comprometo a todo esto si decides coger mi mano. Ya nos encargaremos más adelante de hacer juntos las cuentas.

Creo que nos lo hemos ganado, que ya nos toca. Tengo ganas de comprometerme y de querer, tengo ganas de darte amor, tengo ganas de saber de ti, de exprimirte y conocer cada detalle que te hace ser tan especial, quiero saber qué sueñas, quiero saber qué deseas, quiero saber dónde quieres escaparte, porque si me dejas, iré contigo

Me comprometo a ser yo
Seré yo en cada una de mis fases, seré yo aun cuando no te guste. Seguiré siendo yo y seguiré haciendo de mí. Porque me sigue quedando amor, después de amarme y me comprometo a dártelo, a regalártelo. Déjame que sea yo quien te haga reír, déjame que sea yo quien se duerma a tu lado, déjame que sea yo quien te escuche y te abrace.
 
Me comprometo a todo esto porque me haces ser mejor, porque haces que se iluminen mis ojos cuando me hablas, porque no me dejas apartar la vista de ti cuando me rozas. Me comprometo porque estas en mi mente cada momento, hablándome tranquilo y susurrándome que todo irá bien, que si tenemos ganas, podemos llegar a donde queramos; que si nos respetamos, no existen dudas ni prisas; que si nos queremos, podemos y que siempre que podamos que mejor nos queramos.
 
Me comprometo a darte amor, suelta aquello que te ata y déjate llevar, ya llevamos mucho tiempo pisando despacio y de puntillas, nos toca disfrutar nuestro premio y yo me quiero comprometer.
(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

QUIEN TE QUIERE NO TE HARÁ SUFRIR

¿Cómo amar sin poseer ?

Amar sin poseer es como apreciar la más bella pintura; estoy aquí, ella aquí, pero no es mía, no soy de ella; yo aprecio su belleza y su belleza es únicamente mía pero no necesito que la pintura me sea recíproca. Un sentimiento tan puro no debe confundirse con algo tan vulgar como poseer.

¿Amar es un pretexto para adueñarse del otro?
No te creo que amar sea eso, pero te creo que sea excusa para poseer. No confundamos posesión con amor; el amor es libre y poseer conlleva un precio que se paga con la exclusión de libertad.

¿Qué te falta el aire?
Comprensible, estás enamorado, pero no amando.

Amar es apreciar al ser amado; sin peros, sin faltas, sin tiempos, con errores, con daños, con años, juntos o separados; pero cuando se ama, se mantiene ese rito que vuelve lo amado en sagrado.

Las personas creen que aman pero en realidad están enganchadas en su necesidad de poseer a otro.
El amor pasa por poder pensar en lo que el otro necesita y en disfrutar si el otro está bien. Todo esto en forma totalmente independiente de si está al lado mío. No se acepta que pueda querer mucho a mi pareja y a la vez que pueda disfrutar con otras personas.

Estás equivocada si crees que el hombre que te ha herido y te ha estado decepcionando una y otra vez va a cambiar. Debes renunciar a esa falsa esperanza si no quieres seguir echando por tierra esos preciosos años de tu vida., él nunca cambiará. Lo que ves es lo que hay. Te estás engañando si crees que puede producirse algún cambio milagroso.

Algunas mujeres viven la extraordinaria fantasía de poder “arreglar” al hombre que aman. Sigue siendo una fantasía. No somos ni sus terapeutas ni sus psiquiatras.

Algunas consideran su incapacidad de seguir adelante sin él como prueba de su gran amor. No lo es. Solo es prueba de su dependencia extrema, patológica en los casos en que él comete abusos físicos o emocionales sobre ellas. La verdad, sin embargo, es que como adultas que son, la dependencia física o emocional no es completa. Solo la sienten como tal…

No hay amor al otro si no se ama primero a uno mismo.

Momentos extraños de la vida, todos los cuentos terminan con el príncipe y la princesa que se casan y son felices y comen perdices, ahora me doy cuenta que ese nunca es el final del cuento sino el principio. A veces comen perdices y otras veces las perdices se los comen a ellos. Sea lo que sea lo que esta claro que hay que luchar todos los días, que nada es seguro, que todo es frágil. Y que por mucho amor que exista sino se cuida desaparece.

Nos confunde mucho en una relación que nos perjudica seguir teniendo sentimiento, parece que mientras exista sentimiento, y te dices “todavía le quiero”se tiene que soportar y aguantar una relación, creo sinceramente que es un grave error, si esto se hace, se adolece del sentimiento más importante que es el amor hacia ti mismo. No es suficiente querer si una relación te daña. Cuando aguantas una relación en la que no te respetan, no importa si es de pareja o de otro tipo, realmente te estas diciendo que no mereces nada mejor.

Mereces estar tranquila….a veces da mucho miedo la incertidumbre, no saber como será tu vida…Pero lo que ahora sabes es que lo que tienes te esta destrozando, cada día pierdes más tu propia estima, y tus ilusiones por vivir, coge las que te quedan, confía en ti, aunque al principio no veas la luz, recuerda que todo pasara y llegara un día que te sentirás orgullosa de haber emprendido el camino de tu propia auto superación.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

HAGAN TODO CON AMOR

Nada en la vida ocurre por casualidad

Si un día al despertar, encontraras al lado de tu cama, un lindo paquete envuelto con sumo esmero, probablemente lo abrirías, aún antes de lavarte el rostro, curioso de ver qué hay dentro.

Tal vez hubiese allí algo que no te guste mucho, entonces lo guardarías qué hacer con aquel regalo, aparentemente “inútil”.

Pero, si al día siguiente recibes otra caja, una vez más la abrirías corriendo y si esta vez encontraras algo que te guste mucho…Un recuerdo de alguien distante… Un lindo traje…

Un exquisito perfume… O simplemente un ramo de flores de alguien que se acordó de ti…

Y eso que ocurre todos los días no lo percibimos… Todos los días cuando despertamos ahí está, frente a nosotros, una caja de regalo enviada por Dios: Un día entero para usar de la mejor manera posible.

A veces viene lleno de problemas, cosas que no conseguimos resolver: tristezas, decepciones, lágrimas… Pero otras veces viene lleno de sorpresas, alegrías, victorias y conquistas.

Lo más importante es que, todos los días, Dios envuelve, con todo cariño para nosotros, mientras dormimos, nuestro regalo: “EL DÍA SIGUIENTE”.

No siempre Él nos regala lo que esperamos o queremos, pero siempre nos manda lo mejor, lo que precisamos; que es más de lo que merecemos. Abre tu regalo todos los días, agradeciendo primero a quien te lo envió, sin importar lo que viene dentro de la caja.

Sin duda El no se engaña en la remesa de los paquetes.

Si no vino hoy lo que esperabas, espera… ábrelo mañana con más cariño pues en cualquier momento, los sueños y planes de Dios, llegarán para ti envueltos en un regalo.

“Dios no atiende nuestras voluntades… pero si nuestras necesidades… ¡Que Dios te colme de Bendiciones!”

* Si haces las cosas con amor, todo lo que venga será soportado.

* Si haces las cosas con amor, perseverarás sin importar las dificultades.

Y lo más importante de todo…

* Si haces todo con amor, estarás haciendo todo con Dios, porque Dios es amor.

La vida tiene muchos retos, dificultades y problemas de los cuáles ni nosotros mismos sabemos. Son parte de nuestro caminar por el mundo, y tendremos que cumplir con nuestras labores del trabajo, el hogar y la familia.

Te quiero pedir que inclines tu rostro y levantes tu corazón al cielo y le pidas al Dios de amor que todo lo que hagas puedas hacerlo con amor y cariño.

Donde te encuentres pide esa capacidad de atender a las personas con cariño tratando de hacer el bien por ellos.

Pide a Dios que te de la capacidad de levantarte temprano y alistar a los niños para que puedan ir a la escuela y ser personas de bien. Que tengas el amor por tu trabajo cualquiera que sea, porque es valioso para otras personas.

El mundo está lleno de gente que trabajará mañana, que mañana se compondrá, que retornará a Dios mañana, que mañana… Pero no hoy.

En el fondo no existen deseos de superarse ni de mejorar. Entonces, está uno muriendo y de prisa. La vida es desarrollo, crecimiento, la vida se alimenta de esperanza, de metas que se persiguen, de insatisfacción con lo alcanzado y de lucha por mejorar las marcas.

La muerte comienza cuando se pierde la ilusión y el anhelo de crecer. Nadie está tan cerca de morir como el que ha perdido toda esperanza. Si sientes deseos de superarte como ser humano, como cristiano, estás vivo.

Nunca es tarde para empezar de nuevo. Es tarde cuando pasan los días, y nada se hace. Es la mediocridad que abunda tanto, porque nada cuesta ser mediocre. Consiste en las medianías.

Las grandes realizaciones no las logran los mediocres. El mundo debe muy poco a los perezosos. Si quieres que el mundo te recuerde y esté agradecido contigo, debes luchar y trabajar por mejorarlo.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

¿DÓNDE ENCONTRAR ALEGRÍA?

Todo en la vida tiene su sitio

Un pequeño niño reclamó que los zapatos nuevos estaban machucando sus pies. Su tía, mirando para bajo, le dijo: “No es de admirar que esté doliendo. ¡Ellos están cambiados!”

Colocó el zapato derecho en el pie izquierdo y el zapato izquierdo en el pie derecho. Ella lo ayudó a colocar los zapatos correctamente y, desde aquel momento, el niño pasó a brincar alegremente como los demás.

A veces nuestras vidas parecen amargas y secas. Nosotros culpamos a todos que nos cercan por nuestras angustias. Pero, debemos parar un poco y mirar para nuestros pies. Si estuviésemos calzando los zapatos correctamente, estaríamos andando tranquilos y llenos de gozo y felicidad.

¡Muchos problemas podríamos evitar si nuestros zapatos no estuviesen cambiados! ¡Muchos dolores dejaríamos de sentir si nuestros zapatos no estuviesen cambiados! ¡Mucha alegría ya estaríamos gozando si nuestros zapatos no estuviesen cambiados!

Los zapatos cambiados nos llevan para direcciones equivocadas, retiran nuestra paz y no permiten que disfrutemos los verdaderos placeres de la vida. Si no son usados correctamente, corremos el riesgo de pasar los días con mal humor, de no percibir el brillo del sol y la belleza de la creación de Dios. No habrá alegría en el corazón si insistimos en andar con los zapatos calzados incorrectamente.

Si sus zapatos están cambiados, no se adelante murmurar y culpar los otros. Que usted necesita es acertarlos. Tome la decisión cierta, no dé más ni un paso sin ajustarlos.

Deje Jesús entrar en su corazón y nunca más sus zapatos serán cambiados. Sus pies no van más doler y todo su camino será pleno de alegría y felicidad.

La felicidad está en nosotros, no la busques fuera de ti.

Un hombre desahogaba con su esposa, que lo oía en silencio. Dijo él en determinado momento: “Hay personas que buscan empleo, hay otras que buscan el par ideal para casarse, hay otras que buscan riquezas. Yo he buscado, con insistencia, la alegría. Y confieso que no la encuentro en lugar alguno” La esposa, que hasta aquel instante estaba callada, dijo: “No adelanta buscar alegría en otros lugares. Usted solo podrá encontrarla adentro de sí mismo.”

¡Es verdad! Si la alegría está en nuestros corazones, estaremos alegres con o sin empleo, acompañados o solos, siendo ricos o pobres. La alegría es el combustible para todo cuanto vivimos o buscamos vivir en ese mundo.

Mejor que buscar alegría en un buen empleo es buscar un buen empleo con alegría. Mejor que intentar la felicidad encontrando la persona cierta para el casamiento es ser feliz y así encontrar la persona amada para tornarnos aún más felices. Mejor que buscar tesoros para una felicidad plena es ser plenamente feliz para vivir las riquezas de una vida con Dios.

¿Quiere encontrar alegría? Deje que la felicidad more en su corazón, convidando Jesús para ser el Señor de su vida. No más necesitará buscar alegría.

Piensa en tu mente como si fuera un jardín.

Para empezar, un jardín es un trozo de tierra. Puede que en él haya muchas zarzas de odio a uno mismo y piedras de desesperación, rabia y preocupación. Hay un viejo árbol llamado miedo que necesita una buena poda o que lo corten. Una vez hayas limpiado bien el terreno y abonado la tierra, siembra algunas semillas de alegría y prosperidad. El sol brilla sobre tu jardín, y tú lo riegas, lo abonas y lo cuidas amorosamente.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

¿CUÁL ES MI SITIO?

Tu corazón es grande y tus manos están echas para prestar ayuda.

A veces no encuentro el lugar exacto…
Veo que todos los sitios están ya ocupados y ¿el mío?…
Las mesas están completas…
Los teatros llenos…
Y mi sitio, ¿cuál es mi sitio?

Me quedo en meditación y escucho claramente:
Tu sitio está en todo aquel que conozca la soledad
y puedas hacerle llegar un poco de bondad…
Está en aquel que sufre,
está en todo el lugar donde exista el temor,
en donde puedas una sonrisa esbozar…

Tu sitio está en donde puedes un rostro transformar
con la ternura de una broma o un mimo;
Tu lugar esta ahí…, en donde tú sabes…
En ese corazón que te ama de verdad…
Dale ratos agradables, es lo más que puedes dar…
Ratos alegres, de amor…
Esto es lo que puedes aportar al mundo, en tu vivir…

Tu lugar está en el hogar en donde no se aman…
Y puedes hablar de amor…
En el hogar donde todo es materia.
Te han saturado todo con cosas temporales…
Ve y diles que todo es vanidad…

Tu lugar está en hacer seres felices…
En darte un poco a todos y así tu vida llenar…
En vestirte en el que sufre…
En el pobre…, en el anciano…, en el enfermo…,
En el que pierde un ser querido…
Ahí esta tu sitio.

Te sientes inseguro sin encontrar tu sitio…
Eres un ser como todos…
Que debes consolar en tu dolor al que sufre…
Y da alegría sin igual,
vete a ocupar tu sitio…
Con aquel solitario…, con aquella niña enferma,
con el que sufre a solas, con el que finge alegría…
Anda, ahí esta tu sitio.

Nunca más preguntes cuál es tu sitio…
Pues cada día hay frente a ti.
Muchas almas a quien amar y
eres tú quien las debe consolar…
Anda pues a ocupar, tu sitio…

Ayudar a los demás, te ayuda a ti mismo.

Tu puedes ser diferente. No esperes a que te pidan ayuda para extender la mano, o dar palabras de ánimo, recuerda que tú tienes el poder y la responsabilidad de hacer la diferencia y de ayudar.

  •  Estar atento y actuar antes de que te lo pidan
  •  Tener empatía de lo que sienten las personas que sufren
  •   Dar humildad, compañía y compasión
  •  Actitud positiva, compasión y agrado
  • Cariño y entrega por tu vida y la de los demás.
  1. Ayudar a los demás ayuda a sentirte bien. Al ayudar a otros, aprendes a superar los desafíos propios, proporcionando herramientas para que puedan solucionar sus problemas. Cuando uno vive para servir desarrolla sensibilidad, bondad y sus atenciones son más acertadas.
  2. Dar y ayudar es la mejor manera de sentir gratitud. Uno es más generoso cuando siente que tiene la posibilidad o la capacidad de hacerlo, por lo que tiende a buscar oportunidades para expresar su gratitud, al hacerlo le afloran mayores sentimientos de agradecimiento y satisfacción.
  3. Cuando ayudas a los demás, más feliz te sientes; Cuando se da de corazón y sin esperar nada a cambio. El universo se achica y las oportunidades se multiplican.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

EL AMOR NO SE ALIMENTA DE AIRE

La otra cara del amor

El mundo es un lugar de ecos si arrojamos ira, ira es lo que nos vuelve; si damos amor, amor es lo que recibimos.

El amor no debería ser exigente; de lo contrario, pierde sus alas, no puede volar. Se enraíza en la tierra y se vuelve muy terrenal; entonces es lujuria y proporciona mucha desdicha y gran sufrimiento. El amor no debería ser condicional, no habría que esperar nada de él. El mismo debería ser su razón de ser, no una recompensa o resultado. Repito, si tiene algún motivo ulterior, vuestro amor no puede convertirse en un cielo abierto. Se ve confinado ese motivo; el motivo se convierte en su definición, en su límite. El amor carece de limites: es puro júbilo, exuberancia, es la fragancia del corazón. Y que no haya deseo de conseguir ningún resultado, no significa que estos no tengan lugar; acontecen, y multiplicados por mil, porque aquello que le damos al mundo, nos vuelve rebotado a nosotros. El mundo es un lugar de ecos: si arrojamos ira, ira es lo que nos vuelve; si damos amor, amor es lo que recibimos. Pero ese es un fenómeno natural, no hace falta pensar en ello. Se puede confiar: acontece por su cuenta. Esta es la ley del karma: se recoge aquello que se siembra; lo que se da es lo que se recibe. Así que no hay, necesidad de pensar en ello, es algo automático. Odiad, y os odiarán. Amad, y os amarán.Reflexiones de osho.

SI te hace daño, no es verdad que no puedes vivir sin él, la realidad es que no puedes vivir contigo misma a solas No puedes enfrentarte a tus miedos, a tus anhelos, a tu soledad.: el miedo a perder el control, el deseo de oír su voz de nuevo…

Sabes que es irracional y, sin embargo no puedes dejar de pensar en él. El sentir de forma tan dolorosa te lleva a no aceptar que la relación es imposible, mientras tengas una mínima esperanza, un gesto que interpretes, algo a lo que aferrarte, te engañas pensando que te quiere y que tú vas a ser esa persona que va a cambiarlo.
En tu interior sabes que las cosas no cambiaran y que hasta que no tomes conciencia de ello, darás círculos sin salida. Una persona que tiene autoestima no soportará que un hombre la quiera mal y si lo hace, luchará por deshacerse de esta adicción que solo traerá destrucción en su alma y en su propia valía. 

“Amar o depender” de Walter Risso

Cuando damos lo mejor de nosotros mismos a otra persona, cuando decidimos compartir la vida, cuando abrimos nuestro corazón de par en par y desnudamos el alma hasta el último rincón, cuando perdemos la vergüenza, cuando los secretos dejan de serlo, al menos merecemos comprensión.

Que se menosprecie, ignore o desconozca fríamente el amor que regalamos a manos llenas es desconsideración o, en el mejor de los casos, ligereza. Cuando amamos a alguien que además de no correspondernos desprecia nuestro amor y nos lastima con su indiferencia, estamos en el lugar equivocado. Esa persona no se hace merecedora del afecto que le prodigamos. La cosa es clara: si no me siento bien recibido en el corazón de alguien, empaco y me voy.

Nadie se quedaría tratando de agradar y disculpándose por no ser como les gustaría que fuera. No hay vuelta de hoja. En cualquier relación de pareja que tengas, no te merece quien no te ame ni te comprenda, y menos aún, quién te lastime. Y si alguien te hiere reiteradamente sin mala intención, puede que te merezca, pero no te conviene…

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

EL AMOR Y SUS COSAS

La flor más bella no es la que arrancamos ,sino la que llega a nuestras manos elevada por el viento.

Aunque parezca un contrasentido, cuando mejor se está en pareja es cuando no se tiene necesidad de ella. Para que una relación sea saludable, cada uno de los miembros debe bastarse a si mismo. De este modo, la unión con otra persona añade valor a la vida sin ir en detrimento de la propia identidad.
Muchas parejas se forman básicamente por la incapacidad de los individuos para estar solos. Estas personas tienden a precipitarse en la elección del compañero y una vez establecida la relación adoptan posiciones rígidas que se traducen en celos, posesión e inseguridad. Esto se debe a que no buscan a alguien con quien compartir la existencia, sino un parche emocional.
Aquel que esté lleno de heridas, debería sanarlas antes de ponerse en camino. Lo que uno n o resuelva por si mismo no lo hará a través de una relación sentimental.
Si temes la soledad, pregúntate que es lo que te hace sentir incomodo contigo mismo.
El amor es efectivamente un hecho extraordinario. Por eso es esencial que sirva para elevar nuestra vida y no para suplir una carencia.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados.
Los sentimientos, a diferencia de las pasiones, son más duraderos y están anclados a la percepción de la realidad externa. La construcción del amor empieza cuando puedo ver al que tengo enfrente, cuando descubro al otro.
Es allí cuando el amor reemplaza al enamoramiento.
Pasado ese momento inicial comienzan a salir a la luz las peores partes mías que también proyecto en él. Amar a alguien es el desafío de deshacer aquellas proyecciones para relacionarse verdaderamente con el otro. Este proceso no es fácil, pero es una de las cosas más hermosas que ocurren o que ayudamos a que ocurran.
Hablamos del amor en el sentido de “que nos importa el bienestar del otro”.
Nada más y nada menos. El amor como el bienestar que invade cuerpo y alma y que se afianza cuando puedo ver al otro sin querer cambiarlo.
Más importante que la manera de ser del otro, importa el bienestar que siento a su lado y su bienestar al lado mío. El placer de estar con alguien que se ocupa de que uno esté bien, que percibe lo que necesitamos y disfruta al dárnoslo, eso hace al amor.

Una pareja es más que una decisión, es algo que ocurre cuando nos sentimos unidos a otro de una manera diferente. Podría decir que desde el placer de estar con otro tomamos la decisión de compartir gran parte de nuestra vida con esa persona y descubrimos el gusto de estar juntos. Aunque es necesario saber que encontrar un compañero de ruta no es suficiente; también hace falta que esa persona sea capaz de nutrirnos, como ya dijimos, que de hecho sea una eficaz ayuda en nuestro crecimiento personal.
(extracto: “amar con los ojos abiertos”)

No penséis que el amor es eterno. Es muy frágil. Es tan frágil como una rosa. Por la mañana está ahí, y por la noche se ha ido. Cualquier cosa pequeña puede destruirlo. De hecho, cuanto más elevada es una cosa, más frágil es. Ha de ser protegida. Una piedra permanecerá, pero una flor desaparecerá. Si arrojáis una piedra contra una flor, la primera no saldrá dañada, pero la segunda será destruida.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

EL HOMBRE PERFECTO

No espero un gran caballero, sólo a alguien que sepa darme lo que merezco

Estamos tan acostumbradas a que nos digan que merecemos al hombre perfecto, que literal tomamos esa frase como parte crucial de nuestra vida.

Es una irresponsabilidad que te digan eso desde tu infancia porque la realidad es que no sólo no hay hombres perfectos, sino que mujeres tampoco.

El hombre ideal también te lastimará y te hará llorar, y no por eso deja de ser el hombre ideal.

Recuerda, tu príncipe no tiene que llegar montado en caballo blanco pero si quieres que te traten como a una princesa, él debe tener estas  cualidades:

  1.  Seguro de sí mismo: Cuando un hombre es seguro, confía en ti, te permite crecer y no se siente intimidado por tus éxitos, más bien te apoya para que puedas alcanzar tus metas. Mientras que un hombre inseguro, te demostrará celos constantemente y tratará de controlarte en todo lo que haces.
  2.  Visionario: Tiene un espíritu emprendedor. Quiere crecer y superarse en la vida. Tal vez no ha alcanzado grandes logros todavía, pero proyecta un buen futuro porque tiene grandes metas y está trabajando fuerte para cumplirlas. Por el contrario, un hombre conformista no tiene ambiciones, ni sueña con construir un futuro. No planifica su vida, y vive el “día a día”. Un hombre visionario significa progreso para los dos como pareja.
  3.  Equilibrado: Tiene sus prioridades claras y en orden. No permite que el exceso de trabajo, gastos o placeres, afecte su relación amorosa porque conoce sus límites. Por ejemplo, no va a gastar el dinero de la renta en unas vacaciones o en la compra de unas llantas lujosas para su auto, ni va a dejar de acompañarte a un evento familiar porque su trabajo es más importante que tú. Él sabe crear un balance en su vida.
  4.  Detallista Que te llame sin previo aviso, enamora  que te despierte con un mensaje cada mañana, eso es amor que pase a buscarte para su cita y que al llegar te sorprenda con un ramo de flores, es perfecto el hombre ideal es aquel que no tiene ojos para nadie más si te ama, hará todo lo posible porque nunca derrames una lágrima si te hace reír, vale la pena.

    Y tú , ya encontraste a tu hombre ? Mi búsqueda no es sencilla. He encontrado a mi paso amigos, enemigos, intelectuales, conocidos, pero aún continuo mi búsqueda: UN HOMBRE.

    Un hombre tan seguro de si mismo que no tema a mi plena realización como mujer, que jamás me considere su rival en ningún aspecto, sino que sea para mi como yo para él: “Eternos compañeros”.

    Un hombre que no tema la ternura, que se atreva a ser débil cuando necesite detenerse a recobrar fuerzas para la lucha diaria, que no piense que amarme lo derroto o que al amarlo me aniquila.

    Un hombre que me proteja de los demás y de mi misma. Que conozca mis errores, los acepte y me ayude a corregirlos. Un hombre que con cada amanecer alimente nuestro amor con delicadeza, que sepa que par ami una flor entregada con un beso tiene más valor que una joya entregada con un mensajero.

    Un hombre con quien pueda hablar, que jamás corte el puente de comunicación, ante quien me atreva a decir todo lo que pienso, sin temor a que me ofenda, que sea capaz de decírmelo todo, incluso que no me ama. Un hombre que tenga siempre brazos extendidos para que yo me refugie en ellos cuando me sienta amenazada o insegura, que conozca mi fortaleza y mi debilidad pero que jamas se aproveche de ella.

    Un hombre que no sea egoísta, que no pida lo que aún no se ha merecido, pero que siempre haga esfuerzos por tener lo mejor porque se lo ha ganado, un hombre que goce dando y que sepa recibir.

    Un hombre que no tenga miedo de amara ni se envanezca porque es amado, que goce cada minuto de amor como si fuera el último, que no viva desesperado por el mañana porque tal vez el mañana nunca llegue.

    Cuando lo encuentre, LO AMARÉ INTENSAMENTE.

    ( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

     

     

     

CIERRA LOS OJOS DEL ALMA Y CONFIA

Una carta de Jesús para ti:

En los momentos Sobrios, yo seré tu Luz. En los momentos de Tristeza, seré tu Alegría. En los momentos de Lucha, seré tu Liberación. En los momentos de Debilidad, te infundiré Fuerza. En los momentos de Incertidumbre, yo seré tu Explicación.

En momentos de Dudas, seré Fe para ti. Y algo más importante todavía: Soy Amor para Ti Te Amo y Te Perdono.

No te Desanimes, pues; no te Descorazones. No mires atrás. No sientas remordimiento por errores o pecados cometidos. Lo pasado ya paso. He cubierto esos errores y pecados. Lo que era como la grana será emblanquecido como la nieve. Como esta lejos el oriente del occidente hice alejar a ti tus pecados.

Desde el primer momento en que imploras mi perdón, desde el preciso instante en que clamas a mí, te concedo mi perdón. Por tanto, no hay ya motivo para que sigas preocupándote, temiendo y llevando la carga tu mismo.

Acude a mí ahora y contempla mi rostro. ¿Qué ves? 

Mira atenta y detenidamente. ¿Ves en mi mirada condenación o enojo? No. Mis ojos no reflejan sino amor, ternura y perdón para ti.

En las manos que te extiendo, ¿Notas alguna intención de colocar sobre ti peso de culpa, condenación, remordimiento?, ¿Es eso lo que te traigo en mis manos? En modo alguno. Mira bien, mis manos fueron traspasadas por clavos. Lo que traigo en ellas es perdón, pues yo pague por ti. Ya cargue con todos tus pecados: los pasados y futuros. Ya tome sobre mí tus pecados. Desde este momento levanto de ti el peso de la culpa, el remordimiento y la condenación.

En este momento levanto esta carga de tu pecho y coloco en su lugar una blanca paloma de perdón. Sustituyo esa carga por el bálsamo de mi amor y comprensión. La sustituyo por la sangre que derrame por ti en el calvario cuando entregue la vida para que hallaras perdón, libertad y paz interior y te libraras de la carga que supondría tener que expiar tu misma tus pecados.

Te ruego que aceptes esta blanca paloma de perdón, el bálsamo de mi amor y el poder curativo de la sangre que derrame por ti. ¿No comprendes que desde ese mismo momento hay paz para ti?

Tuyo para siempre, Jesús

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?

Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te ira mejor. Cuando te abandones a mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos. Cierra los ojos del alma y dime con calma. Jesús yo en ti Confió… Si Señor en ti Confió…

Evita las preocupaciones y angustias y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser Dios y actuar con Libertad. Abandónate confiadamente en mí. Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente: Jesús yo en ti confió. Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver las cosas tu manera. Cuando me dices: Jesús, yo en ti confió, no seas como el paciente que le pide al medico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo, yo te amo.

Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía.

Continua diciéndote a toda hora: Jesús yo confió en ti.

Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles, Satanás quiere eso: angustiarte y quitarte paz. Confía solo en mí, abandónate en mí. Así que no te preocupes, hecha en mí todas tus angustias y duerme tranquilamente. Dime siempre: Jesús, yo confió en ti y veras grandes milagros. Te lo prometo por mi amor…bendiciones que hay en mi corazón.

Son muy pocos lo que han dejado caer sobre sus vidas y sus bienes todos los tesoros que hay dentro de mi corazón. No tengas miedo yo soy quien te hizo y sé lo que necesitas, no estas sola (o), yo estoy contigo.

Te invito hoy mismo para que te acerques a mi Corazón creyendo que en mí, encontraras la paz, la solución a todos tus problemas, cree en mi promesa que dice:El que tenga sed, que venga a mi. Pues el que cree en mí tendrá de beber. Lo dice la escritura, de el saldrán ríos de agua viva” Juan 7, 37-38

Quisiera hacer un pacto contigo ¿No quisieras tu hacerla conmigo? Si lo haces no serás jamás perdedor, siempre vencerás en todo “No temas ni te asustes porque contigo esta tu dios a dondequiera que vayas” Consagrate a mi corazón para que siempre estés protegido a toda influencia del mal y entonces te ira bien en todo lo que emprendas, serás bendición y no maldición; todo lo que hagas prosperara. Evitare que te vaya mal en cualquier plan que emprendas, la bendición te perseguirá.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

TE AMO

Soy feliz de amarte, no tengo dudas

Alguien me dijo una vez: “el día que una persona te haga temblar sabrás lo que es el amor, porque amor no es aquello que queremos sentir, sino aquello que sentimos sin querer”. Me pareció ilógico y me dije ¿cómo voy a sentir amor por alguien si yo no quiero?, era muy joven y desde siempre me creí dueño absoluto de mi destino y por tanto de que mis sentimientos se moverían y surgirían según mi voluntad y no la de nadie más. Los años y la vida me enseñaron que no es así, los sentimientos verdaderos son espontáneos, surgen sin que lo esperes, no se pueden planificar como una compra o un paseo. Simplemente cuando menos lo esperas, en el lugar y momento más inesperado te golpean de pronto como una ola en medio del mar.

❤¸¸.•*¨*•♫♪♪♫•*¨*•.¸¸❤

Hoy soy muy consciente de eso, porque sin buscarte llegaste de pronto a mi vida, cuando menos lo esperaba y todo en ti me cautiva, me llena, me agrada… como la luna que hace clara la oscuridad brindando un cielo espléndido a nuestras noches enamoradas. Te juro que si me pidieran cuantificar cuánto te amo no me bastarían los números, ni tampoco las palabras, son tantas las variables que engrandecen su valor, que no se miden ya con cifras sino con latidos del corazón, con suspiros lanzados al aire, imposibles de contar.

❤¸¸.•*¨*•♫♪♪♫•*¨*•.¸¸❤

Muchas personas buscan con desespero el amor, y por eso se equivocan una y otra vez en esa búsqueda desenfrenada, porque no es uno quien elige el amor, es el amor el que nos elige a nosotros sin siquiera darnos cuenta. Lo estés buscando o no, cuando llega te estremece de pronto y sientes, hacia esa persona inesperada y muchas veces desconocida, algo inexplicable que te arrastra inexorablemente a ella, su mirada te perturba, su voz eriza tu piel, su contacto te estremece, tu corazón galopa al ritmo de potros salvajes… eso que llaman química que no tiene explicación, es una fuerza poderosa contra la que no se puede luchar, te domina en cuerpo y alma.

Tal es así que tú no puedes imaginar los pensamientos lujuriosos que me invaden, la falta de recato y pudor que se va apoderando de mi cuando me contemplas con tus ojos llenos de deseo, de pasión, haciéndome sentir la reina del mundo y de todo, la dueña del día y la noche, del mar y del sol. Tú me haces sentir que recibirte en mis brazos es un regalo que la vida te ha dado, de esos que ni se esperan ni se imaginan. El destino nos puso un día frente a frente, a mí me bastó sólo la transparente mirada de tus ojos, para darme cuenta que estábamos predestinados, para bien o para mal, y decidida acudí a tu dulce llamado, aprendiendo a conocer contigo la pasión que envenena, que nubla los sentidos y lo mismo te lanza al cielo que al infierno, pero no te importa.

❤¸¸.•*¨*•♫♪♪♫•*¨*•.¸¸❤

El amor verdadero todo lo supera, rompe barreras, derrumba murallas, es como un roble que ni con un fuerte temblor desaparece, siempre tiene agallas para defender al ser que ama, no tiene edad, no hay distancia que lo haga malograr, siempre permanece como fiero león defendiendo lo que le pertenece. En el amor es el corazón y no la razón quien te da las respuestas que necesitas. Por ejemplo, cuando extrañas a una persona a todas horas y cuentas los minutos que te faltan para verla, si cada segundo está en tu pensamiento, si una mirada suya, una caricia, un abrazo, un beso… te hacen sentir mariposas en el estómago, si te late el corazón a mil por hora cuando la vez o estás cerca, si cada cosa que ves, escuchas o hueles, te la recuerda, si el tiempo a su lado pasa volando y siempre quieres más, volviéndote adicta a su contacto, no hay dudas de que estás perdidamente enamorada.

❤¸¸.•*¨*•♫♪♪♫•*¨*•.¸¸❤

Muchas veces le pregunto a la noche y a la Luna que son testigos de amores nocturnos: ¿Qué hechizo tienen tus labios que me besan y no puedo separarme de ellos, labios turgentes y húmedos como pétalos al rocío que cuando me besan me impiden pensar en nada más? ¿Qué conjuro me hicieron tu voz y tus dulces palabras que de mis pensamientos no puedo quitarlas? ¿Que encantamiento me hicieron tus caricias que mi piel aunque esté húmeda arde entera, cuando con tus manos tiernas el amor inicias? ¿Qué magia tiene tu mirada que me perturba? ¿Qué embrujo tienen tus manos y tu cuerpo que si me tocan y te acercas no puedo alejarme de ti? ¿Que sortilegio de amor es el que me tiene cautiva si mi corazón que era fuerte no palpita si no tengo tus besos?… Les pregunto y quiero que me respondan solo por curiosidad, para que aclaren mis pensamientos… pero que no piensen ni por un segundo que les estoy pidiendo ayuda para que me quiten el encantamiento que feliz estoy disfrutando.

Soy feliz de amarte, no tengo dudas… Te amo de una manera inexplicable, de una forma inconfesable, de un modo contradictorio. Te amo con mis estados de ánimo que son muchos y cambian de humor continuamente, por lo que ya sabes: el tiempo, la vida, la muerte. Te amo con el mundo que no entiendo, con la gente que no comprende, con la ambivalencia de mi alma, con la incoherencia de mis actos, con la fatalidad del destino, con la conspiración del deseo, con la ambigüedad de los hechos. Aun si en algún momento te digo que no te amo, te amo. En el fondo llevo a cabo un plan para amarte… mejor.

❤¸¸.•*¨*•♫♪♪♫•*¨*•.¸¸❤

Te amo sin reflexionar, inconscientemente, espontáneamente, involuntariamente, por instinto, por impulsos, irracionalmente en efectos, no tengo argumentos lógicos, ni siquiera improvisados para fundamentar este amor que siento por ti. Que surgió misteriosamente de la nada, que no ha resuelto mágicamente nada, y que milagrosamente, a poco con poco y con nada ha mejorado lo peor de ti y de mi. Te amo con un cuerpo que no piensa, con un corazón que no razona, con una cabeza que no coordina. Te amo incomprensiblemente, sin preguntarme por qué te amo, sin importarme por qué te amo, sin cuestionarme por qué te amo. Te amo sencillamente porque te amo. Y yo misma no sé explicar por qué te amo.

❤¸¸.•*¨*•♫♪♪♫•*¨*•.¸¸❤

Me tienes entregado a tu boca que vuelve loca mi razón, a tu piel que envenena la mía de deseo, a tu sexo que me invita imponente a que lo saboree, a tu montura que me ata a tus caderas, a tu forma de poseerme y tenerme…. Entre mis piernas es dónde quiero que calmes tu hambre de sexo, donde busques apagar tu sed de placer, deja ahí tus ganas y tu intención arrancándome gemidos en busca de tu destino, saciando mis deseos de mil maneras, es ahí dónde quiero tenerte, entre mis piernas… dime, amor, ¿se te ocurre un lugar mejor?

Publicado por Rosabel del blog: Pensamientos y cosas del corazón.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

¿EXISTE EL AMOR ETERNO?

LEYENDA DEL AMOR ETERNO (Leyenda maya)

Un día un joven guerrero se enamoró de una joven muy bella y ambos decidieron casarse tras lograr el permiso de sus padres.

Como se amaban tanto y sabiendo de los peligros de la convivencia, decidieron consultar el brujo de la tribu para que les preparase un conjuro que hiciese su amor y su alianza realmente eterna.

El brujo le dijo al guerrero:

“Ve a las montañas del Norte y sube a la más alta que encuentres; cuando estés en la cima busca el halcón más vigoroso, el más fuerte y más valiente de todos. Debes cazarlo y traerlo vivo aquí.”

Luego, dirigiéndose a la hermosa muchacha le dijo:

“Ve a las montañas del Sur y busca en la cordillera el águila más cazadora, la que vuele más alto y la de mirada más profunda. Tú sólita debes cazarla y traerla viva aquí.”

Tras varios días de andar por las montañas el guerrero y la muchacha consiguieron sus objetivos y volvieron con las hermosas aves junto al brujo.

“¿Qué debemos de hacer con ellas?” le preguntaron.

“Son hermosas y fuertes estas aves ¿Verdad?” les preguntó el brujo.

“Sí” respondieron ellos. “Son las mejores que hay y nos costó mucho capturarlas.”

“¿Las vieron volar muy alto y muy veloces?”, les preguntó de nuevo el brujo.

“Sí. Volaban más alto y rápido que ninguna”, respondieron los dos.

“Muy bien. Ahora quiero que las aten la una a la otra por las patas.”

Los dos jóvenes así lo hicieron y siguiendo las instrucciones del brujo después las soltaron. Las pobres aves intentaban volar pero como estaban atadas la una a la otra se estorbaba y no pudieron hacerlo. Lo único que conseguían era tropezarse la una con la otra y haciéndose daño se revolcaban por los suelos.

“¿Ven lo que les sucede a estas aves?”, les dijo el brujo.

“Atadas la una a la otra ninguna es capaz de volar mientras que solas lo hacían muy alto.”

“Este es el conjunto que les doy para que su amor sea eterno:

  • Que su alianza no sea atadura para ninguno sino fuerza y aliento para crecer y mejorar como personas.
  • Que su amor no les cree dependencias si no que manifieste el cariño y la solidaridad de quienes comparten el mismo pan.
  • Respeten como personas y dejen que cada uno pueda volar libremente para ir aprendiendo a volar juntos por el cielo.
  • Si actúan así su amor será realmente eterno porque nunca será limitación sino un estímulo para que cada uno pueda crecer.
  • Cierto es que todo lo que limita el alma muere tarde o temprano en esta vida porque nuestra ley suprema es la de crecer y evolucionar como personas.
  • Muere un amor desgraciado que atenaza a los amantes y los oprime como personas. Muere con la alegría como quien de repente sale libre de una cárcel donde prisionera estaba su alma.
  • Pero también muere un amor feliz aunque muera con pena, muere cuando reblandece a los amantes y los hace más vulnerables y dependientes como personas.
  • El único amor que nunca muere, el único amor que supera incluso la muerte es ese pacto sagrado de las almas porque ambas se ayudan en su evolución, por las que ambas se respetan para que puedan ser libres ya la vez solidarias entre sí.
  • Si quieres que tu amor sea realmente inmortal no ahogues con tu abrazo la libertad de tu amante y que vuestro pacto sea siempre de mutuo crecimiento.
  • Que su amor les de fuerzas para volar muy alto como las águilas en el cielo, para volar juntos trazando circuitos en el cielo y también para saber volar en solitario sin apegos y sin miedos.
  • Solo así su amor podrá ser realmente eterno porque no solo será alimento y gozo para el cuerpo sino fuerza para su espíritu.

Si me quieres, quiéreme entera (Dulce María Loynaz) 

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, y gris, verde, y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras!

Te quiero a las diez de la mañana (Jaime Sabines) 

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once,
y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y
con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia.
Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me
pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la
comida o en el trabajo diario, o en las diversiones
que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con
la mitad del odio que guardo para mí.
Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y
siento que estás hecha para mí, que de algún modo
me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos
me convencen de ello, y que no hay otro lugar en
donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu
cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y
los dos desaparecemos un instante, nos metemos
en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo
hambre o sueño.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

  SI DUDAS, ES QUE NO ES AMOR

¿Es amor verdadero?

En el amor, si  hay dudas…No es amor, cuando es amor lo sientes, tu sonrisa te delata, tus sentidos te lo dicen, y todo tu cuerpo flota. Piensas en esa persona y sonríes con todo el cuerpo. No hay duda, es amor.

A veces tenemos relaciones que parecen amor y no lo son: pueden ser comodidad, entretenimiento, rutina, facilidad, pero no son amor. Conozco varias personas a mi alrededor que saben de lo que hablo, atrapadas en una relación fácil que no les lleva a nada. Es difícil deshacerse de algo así, porque en realidad nada va mal. El problema es que el amor no es una sucesión de situaciones en las que “no hay nada malo”, o en las que estás cómodo. El amor tiene que ser emoción, torbellino, sentimientos. No vale con que “no haya nada malo”, es que tiene que tener “todo bueno”. No quiero decir con esto que en una relación de verdad no pueda haber enfados o discusiones, o momentos peores, pero deben ser los menos.

Leí el otro día una historia que ilustra bien lo que estoy explicando. En ella contaban que Camila, una chica que vivía en un desierto, nunca en su vida había visto una flor. Se hizo con un catálogo de una tienda de flores y verduras de un pueblo cercano, y lo ojeó decidiendo qué flor encargaría para disfrutar, por fin, de sus colores, aromas y formas preciosas. La flor que más le llamó la atención fue la del cardo, aunque en el catálogo no venía su nombre, por lo que tuvo que describirla por teléfono. El repartidor llegó al día siguiente con una alcachofa. Camila no lo sabía, por supuesto, y pensó que se trataba de su flor de cardo. Respiró su aroma y no le pareció que fuese especial; esperó unos días a que saliera su hermosa flor morada, pero nada de eso ocurrió. En cambio, la alcachofa se puso más y más fea cada día, hasta que Camila tuvo que tirarla antes de que se pudriera por completo. Fue una semana muy triste para Camila, que había encargado una flor con mucha ilusión, y no entendía cómo sus familiares y amigos podían decir que una flor era algo maravilloso.

Después de un tiempo, decidió volver a probar suerte. Esta vez se decantó por una beza decorativa, y de nuevo trató de describirla lo mejor posible por teléfono. El repartidor entendió que se trataba de una coliflor, y eso le entregó al día siguiente. Camila, emocionada, abrió el paquete para observar su flor. No le pareció hermosa, ni pudo describir su aroma como “embriagador”. Estaba perdiendo la esperanza con esto de las flores. Llamó a su hermana para contarle lo sucedido, y su hermana le contestó “no sé qué eran, pero eso que me describes no eran flores. Las flores son hermosas y poseen fragancias maravillosas. Una flor es una flor siempre, no cambia. A menos que no la cuides, claro, entonces se marchita. Pero te lo aseguro: cuando veas una flor de verdad, la reconocerás sin duda”.

Unas semanas después, el repartidor al ver que llevaba días sin hacer pedido, decidió llevarle a Camila un obsequio: una preciosa violeta. Cuando abrió la cajita y observó por primera vez aquella belleza, lo tuvo claro. “Es una flor, estoy segura. Es algo único y conmovedor, su belleza es infinita, y su fragancia embriagadora”. * Cuento adaptado del original de Mar Pastor.

Con el amor ocurre lo mismo: es o no es, no hay dudas. Ahora, si crees que lo que estás viviendo es amor, disfruta muchísimo de ello y no dejes que se marchite. Si por el contrario lo que vives no es amor, piensa si te merece la pena vivir una relación a medias, que no te ofrece todo lo que el amor verdadero podría ofrecerte. Es tu decisión, pero está en juego tu felicidad, así que piénsalo.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

TE QUIERO PORQUE ME SABES QUERER BIEN

Te quiero porque no me necesitas para ser feliz

No te mides ni tengo que calibrar mis palabras ni mis actos porque cumplimos a rajatabla la presunción de inocencia. Tengo la certeza de que cuando me preguntas qué debes hacer es porque quieres mi consejo y no una excusa. Buscas mi opinión y no mi permiso.

Te quiero porque no me necesitas para volar. Eres, has sido y serás esa persona que se come el mundo a grandes dentelladas. De vez en cuando, nos miramos a los ojos con las manos llenas y la sonrisa amplia e intercambiamos los bocados. Me encanta el sabor de tu mundo. Me gusta que caces tus sueños y que me animes a perseguir los míos y, sobre todo, me gusta cuando los compartimos. De esta manera, vivir es un banquete que no acaba.

Tu forma de mirar es radicalmente distinta a la mía.Tenemos tantas semejanzas como diferencias y nos gusta celebrarlas todas. Los nexos de unión nos hacen fuertes y los de desacuerdo, imbatibles. Juntos, tenemos el doble de puntos fuertes.

Te quiero porque eres una naranja entera y, por eso, podemos combinar de mil formas para inventar nuevos sabores. Vivimos el doble porque no somos mitades. Tenemos vocación de infinitud. Y es que contigo adaptarse nunca ha significado restarse ni partirse, sino sumarse. Tienes tu mundo propio y yo tengo el mío y entre los dos hacemos explotar universos. Y aunque los dos miremos a la vez y al mismo punto, vemos cosas diferentes. Contigo aprendo otras formas de llenar mis ojos.

Te quiero porque eres tan grande que nada te gusta más que verme crecer. Porque te gusta mirar mi espalda cuando, en cualquier ámbito, avanzo más rápido que tú. Porque, si me esperas, es porque te apetece caminar conmigo y no porque sientas que te falto. Me demuestras a diario que no me escoges porque te completo sino porque a mi lado estás mejor. Abrimos la puerta cada día y, cada vez, decidimos quedarnos para compartir un rato más.

Todo tu afán es que mi vida conserve todos sus colores. Añades una paleta nueva, pero no manchas mi cuadro con ella. Los dos sabemos que no somos meta sino viaje. No somos el coche, sino el copiloto. Sabíamos que el amor era esto: compartir vida, experiencias, historia. Pero hasta ahora, al menos yo, no lo había entendido bien. Que el amor no es un lazo que ata sino una onda que tiende a la expansión centrífuga. Y, en su loca trayectoria, hace del mundo un lugar mucho más brillante.

Te quiero porque eres libre. Porque nunca me has dicho “te necesito”, “no podría vivir sin ti” ni me has vendido un “siempre” hipócrita que no sabes si cumpliremos. Porque no me idealizas. Sabes que puedo hacerte daño y te da miedo, pero no por ello dejas de estar así de cerca. Decides arriesgarte cada día. Conoces mis defectos tan bien como yo y, sin embargo, apuestas por mí. Yo conozco los tuyos y nunca había tenido tan claro que alguien merecía la pena.

Me gusta que, cuando discutimos, lo hagamos para llegar a conclusiones y nunca para atacarnos, jamás para controlar al otro. Que tu amor sea tan generoso y brillante que no necesites entenderme del todo para respetarme. Que nos reconstruyamos a diario para ser mejores.

Me has enseñado a querer bien y a dejarme querer como merezco. Me has demostrado que, para ser equipo, lo que tengo que hacer es ser yo. Ser yo del todo, completamente, con todos mis claroscuros. Me animas a equivocarme porque sabes que así aprenderé, y sé que me echarás una mano si la pido después del tropezón, pero que vas a dar por hecho que no te necesito para levantarme

Te quiero porque el motivo por el que caminas junto a mí es que te gusta mi ritmo y no porque tengas miedo de la soledad. Porque contigo río y lloro y me enfado y me recuerdas que no siempre tengo que ser fuerte pero que, sin embargo, lo soy. No me das mi fuerza. Me señalas dónde está.

Te quiero porque no me necesitas para ser feliz. Simplemente, compartes tu felicidad conmigo.Porque somos amigos, amantes, colegas, familia y pareja de baile. Porque somos compañeros de manta, mochila y cerveza. Eres brazo, hombro, cerebro, pierna y sonrisa. Eres todas las cosas. Y ninguna es mía (ni quiero que lo sea nunca, no quiero quitarte absolutamente nada), pero todas están conmigo.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

 

 

A VECES NO NECESITAMOS PALABRAS SINO AMOR

Lo que aprendí en la vida

Aprendí que lo que es para siempre son los sentimientos, pero no así las personas.
El amor o el cariño que uno siente por alguien siempre permanece en nuestro corazón, sin embargo no ocurre así con las personas.
En la vida nos cruzamos con seres que adoramos y que esperamos que siempre estén ahí con nosotros y en cierto modo lo estén, pero es a través de nuestro corazón, de ese sentimiento que sentimos, pues aunque no queramos en el algún momento se van, en algún momento ya no podemos ver mas sus rostros, ya no sabemos que paso de ellos, ni porque se enojaron quizás con nosotros o porque dijeron adiós o porque se fueron sin decir ni una palabra.
Es el cariño o el amor que sentimos lo que hacen que jamas los olvidemos, que cuando hacemos un gesto nos o hagamos algo nos acordemos de ellos. Si, es ese sentimiento el que vive y esta por siempre al lado nuestro acompañándonos.

Aprendí que uno puede llegar a perdonar más de lo que uno cree. Cuantas veces hacemos encuestas que dicen ¿perdonarías una infidelidad? ¿perdonarías una traición? ¿perdonarías una mentira? Y por lo general decimos no, o decimos depende ¿de que depende?
Acaso sabemos de que depende? No, la vida me enseño que cuando uno quiere a alguien es capaz de perdonar todo, aun cuando eso que paso te aleje o hagas que te vayas de su lado.
Quizás el orgullo u otros sentimientos hagan hacer eso, el decir todo termino, pero es mentira, dentro de nuestro corazón sigue intacto todo lo que sentimos y si nos alejamos y dejamos de ver esa persona y dejamos entrar otras a nuestras vidas, pero jamas olvidamos y dejamos de querer…

Aprendí que si uno quiere a alguien es muy difícil luego odiarlo.

Aprendí que el silencio es bueno cuando necesitamos estar con nosotros mismos, cuando necesitamos aclarar nuestros sentimientos y pensar en todo lo que paso, pero se convierte en un puñal cuando el otro necesita que le digas que paso, porque te alejas, porque de golpe desapareces. El silencio puede herir en algunas ocasiones más que una mentira.

Aprendí que una verdad puede dolerte y hacerte llorar unos cuantos días, pero que una mentira te marca para siempre.

Aprendí que siempre es mejor hablar a quedarse callado. No se trata simplemente de pelear o de lastimar, sino de hablar, de buscar una solución a todo y salir adelante.

Aprendí que no hay que esperar a que el otro actué, pues jamas sabemos cuando el otro necesita que nosotros lo llamemos o le digamos que estamos ahí.

Aprendí que si quiero que alguien me llame, bueno es mejor que no espere y que lo haga yo, la vida no es tan larga y el vivir ocultando lo que uno desea no es la mejor solución.

Aprendí que una sorpresa con cariño siempre roba una sonrisa. Que jamas se dicen demasiados te quiero, que siempre se necesita oír uno mas y que jamas es tarde para pedir perdón.

Aprendí que aunque yo hoy no tenga sueños, siempre es lindo soñar y soñar despierto, porque la vida en si es un sueño.

Aprendí que no es malo pedir ayuda, ni tampoco mostrar que tenemos miedo, quizás al hacerlo nos sorprendemos y vemos que no somos los únicos que sentimos así.

Aprendí que la mejor voz siempre es la de mi corazón y la de mi alma, que cuando dejo hablar a mi orgullo, a mi soberbia, a mi mente por lo general termino lastimando a alguien y termino lastimándome a mi misma.

Aprendí que siempre hay en nuestro corazón un lugar para alguien nuevo.

Aprendí que es tan sencillo robar una sonrisa pero que no siempre lo hacemos y aún no comprendo porque.

Aprendí que las desilusiones también son necesarias, que son parte de la vida. Que a veces solo a partir de ellas aprendemos a no cometer el mismo error.

Aprendí que los celos si son simples y no obsesivos no son malos, que muchas veces nos muestran que alguien nos quiere.

Aprendí que es lindo tener una ilusión cada día.

Aprendí que no existen imposibles, que es el hombre el que los crea, nosotros ponemos tantas trabas a nuestras vidas, que se nos hace imposible hacer miles de cosas. Nos ponemos horarios, valores, burocracias. Vivimos poniéndonos limites y luego nos quejamos de ellos mismos.

Aprendí que a veces no necesitamos palabras sino amor, que un abrazo fuerte puede darnos más paz y regocijo que miles de palabras.

Aprendí que es bueno a veces mirar a lo lejos y tratar de ver mas allá de lo que nuestros ojos pueden ver. Sentarse en un lugar algo y ver todo desde arriba y luego sentarse bien abajo para poder tener todas las perspectivas posibles. Es increíble lo que uno puede descubrir al mirar algo desde sus distintos lados.

Aprendí que no hay una verdad, sino que está la mía, la tuya y la de él. Que todos desde nuestro punto de vista tenemos razón, que simplemente sentimos y pensamos diferente.

Aprendí que cada ser es un maestro y un aprendiz. Que cada cosa que nos cruzamos en la vida se convierte en nuestro aprendizaje y a su vez nosotros mismos le enseñamos también.

Aprendí que la peor ceguera es la de nuestra alma y no la de nuestros ojos.

Aprendí que aunque niegue mil veces que prefiero no enamorarme, es tan lindo sentirse así.

Aprendí que no me alcanzara esta vida ni la otra para poder seguir aprendiendo y entendiendo porque a veces actuó como lo hago, porque si a veces tan solo quiero decir te quiero, me enojo, porque si necesito a alguien aun me cuesta decírselo.

Aprendí que la memoria no borra, esconde.
Aprendí que el tiempo no cierra, pero ayuda a sanar.
Aprendí a no ser vulnerable cuando dejaste de llamar.
Aprendí a escuchar cuando oí tu silencio.
Aprendí a pedir perdón cuando me di cuenta del error.
Aprendí a levantar la cabeza cuando sentí odio y aprendí a llorar cuando me di cuenta de que no valió la pena.
Aprendí a reír cuando soñé con tu sonrisa.
Aprendí a recordar cuando entendí que todo vale la pena.
Aprendí que no termina, que cambia de forma.
Aprendí que no se puede querer eternamente y aprendí que si compito contra el tiempo, siempre pierdo.
Aprendí que nada es tan malo y que me gusta caminar en una carrera.
Aprendí que hay que rodear y llegar al otro lado para darse cuenta de que siempre es lo mismo.
Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche, que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos.
Aprendí que el amor no tiene la fuerza que imaginé.
Aprendí que nunca conocemos a una persona de verdad, que todavía no inventaron nada mejor que el abrazo de alguien importante.
Aprendí que el nunca más, nunca se cumple y que él para siempre, siempre termina.
Aprendí que el que quiere puede y lo consigue.
Aprendí que a veces el que arriesga no pierde nada y que perdiendo también se gana.
Aprendí que no se puede dar marcha atrás por mucho que se quiera.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)