SIEMBRA EL BIEN

 Bandera: El amor

Siembra bien donde quiera que vallas que lindo consejo cierto…
Muchas veces las personas son ingratas y maliciosas con nosotros pero en la biblia dice que no debemos pagar mal por mal, si no que en su lugar sembremos el bien.
en el trabajo, en la escuela, en la familia no siembres contiendas procura sembrar el bien de esta manera sin saberlo atraerás bendición a tu vida, por que son el fruto de tus acciones.

Tienes derecho, a enfadarte, pero no debes pisotear la dignidad de ninguna persona.

Tienes derecho a sentir celos del triunfo de los demás, pero no debes desearle mal, a las demás personas.

Tienes, derecho a caer, pero no debes quedarte tirado en el piso.

Tienes derecho a fracasar, pero no debes sentirte derrotado.

Tienes derecho a equivocarte, pero no debes sentir lástima de ti mismo.

Tienes derecho a regañar a tus hijos, pero no debes romper sus ilusiones de jóvenes emprendedores.

Tienes derecho a tener un mal día, pero no debes permitir jamás que se convierta en costumbre.

Tienes derecho a tomar una mala decisión, pero no debes quedarte estacionado en ese momento pasado.

Tienes derecho a ser feliz, pero no debes olvidar ser agradecido.

Tienes derecho a pensar en el futuro, pero no debes olvidar jamás el presente.

Tienes derecho a buscar tu superación personal, pero no debes olvidar tus valores morales.

Tienes derecho a triunfar, pero no debe ser a costa de otros.

Tienes derecho a inventar, pero no debes olvidar nunca a Dios.

Tienes derecho a vivir en paz, pero no debes confundir ese derecho inalienable con ser mediocre ó conformista en la vida.

Tienes derecho a vivir en la opulencia, pero no debes olvidar nunca compartir con los menos afortunados en la vida.

Tienes derecho a desanimarte, pero no debes perder la esperanza.

Tienes derecho a la justicia, pero no debes confundirla con la venganza.

Tienes derecho a violentarte, pero no debes dejar de ser cortés.

Tienes derecho a ser positivo, pero no debes ser arrogante con ninguna persona.

Es verdad que la mayoría de las cosas que hacemos no cambiarán el mundo. Y es cierto que apenas aportan nada si se contemplan en términos de grandes estrategias globales. Pero también es cierto que cada pequeña acción buena es un bien para alguien, y quizá para esa persona, en su caso particular, ese bien no sea tan pequeño. No va a resolverle su vida, ni va a aliviar apenas su sufrimiento, ni evitará quizá que vuelva a pasar por esa misma necesidad al poco tiempo, pero es indudable que cada pequeño detalle de preocupación y cercanía con otra persona hace el mundo un poco mejor, más llevadero, menos difícil, más humano.

Hacer algo bueno por alguien, no solo es positivo para la persona que recibe los beneficios de nuestra acción, sino que se traduce en un beneficio personal. Lo ideal sería no hacer nada por otra persona esperando recibir alguna recompensa, sin embargo, no es opcional que lo que sembremos lo recibamos, no necesariamente de la misma persona, pero invariablemente lo que demos al mundo vendrá de vuelta.

Está comprobado que dar, ayudar a los demás genera un bienestar inclusive mayor que el recibir. El sentirnos útiles para alguien, el sentir que podemos hacer algo positivo por quien lo necesita, haciéndonos inclusive más sanos y felices.

Lo cierto es que no estamos obligados a procurar el bien en otro, pero sí no podemos adoptar esto como forma de vida, al menos procuremos no hacer mal.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *