BUSCA EN TU CORAZÓN

Días difíciles

Yo también he tenido, y aún tengo mis días difíciles, y por supuesto, problemas como cualquiera de ustedes. Yo también he vivido un amor no correspondido y obviamente ya me decepcioné con algunas amistades también. Por favor, me entiendan, lo que importa tiene que ver con priorizar, y no dejar de luchar o gustar. Cuando aminoramos el tiempo que producción a sufrir por algo o a alguien, y nos dedicamos a orar más, a nos más de Dios, a nos más con lo que nos hace sentir bien, a alimentar nuestra fe, a no permitimos con que Nuestro corazón se maltrate por lo que o quien no lo corresponde, obtenemos fuerza, y reconocemos valores que realmente merecen ser priorizados en nosotros. Es por ahí que el desapego entra en escena sin ni siquiera entender, y de repente nos vemos liberados de lo que nos aprisionaba dentro de la gente o en el mundo de otra persona. Ningún soldado entra en el campo de batalla herido, y si le hieren, lo retirado hasta que se recupere. Esto no quiere decir que renunció a la guerra, y sí, que esta no en el momento de enfrentarse a su oponente. Así somos nosotros, si no podemos vencer lo que nos corroe por dentro, no tendremos sabiduría o fuerzas para luchar por lo que queremos, y para esto necesitamos sí, nos importamos menos con lo que nos lastima y nos dedicar más a lo que nos trae cura.

Estoy absolutamente seguro de que si fuéramos capaces de ver lo que pasa dentro del corazón de cada persona que cruza nuestro camino, y si pudiéramos al menos vislumbrar sus retos, aprendizajes y dificultades, trataríamos a todos con más amor, respeto y consideración. Antes de tratar de medir el otro con su regla busca, solo por un momento, ver el mundo a través de los ojos del otro, no de sus propios. Trate de entender que, frente a lo que esa persona vivió, aprendió y sufrió, ella está haciendo solo *o mejor posible * (por más que usted piensa que podría estar haciendo diferente). Tal vez usted piensa que debería estar haciendo lo que sería lo mejor posible. Tal vez usted piensa que lo mejor posible del otro no es lo mejor posible en su opinión. Pero usted solo ve en el mundo el repertorio de respuestas que existe en usted, que usted ha adquirido a lo largo del tiempo con sus experiencias, que han sido diferentes de las experiencias del otro. No piense que el mundo se reduce a su posibilidad de acción y no juzga para no ser juzgado (de la misma manera puede haber alguien a quien lo que hace, podría ser mejor) y, aún: es solo su mejor.

Si la gente supiera la fuerza que tiene una palabra mal (dicha), pensarían muchas veces antes de ser dominadas por el odio. Antes de ofender a los demás por sus propias razones. Antes de salir escupiendo veneno donde cabría una respiración profunda, uno después se habla o solo un silencio, que a mi ver puede ser más flagrante que palabras desenfrenadas. Pensar antes de hablar o actuar, además de ser una virtud, es un acto de valentía de quien se protege de trampas emocionales, de quien sabe exactamente que en la ira Dios no opera, de quien realmente sabe dar valor a los sentimientos de alguien aunque él no lo merezca en este momento. 

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

Un comentario en “BUSCA EN TU CORAZÓN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *