SABER VIVIR

La vida es un regalo maravilloso

Es poder abrir los ojos cada mañana y recibir, junto con la bendición de la vida, los “regalos” que son dejados por Dios, para ser abiertos y vividos… No Cuestione y ni pida explicaciones, simplemente agradezca y abra, con la certeza de que dentro de cada uno de ellos, hay exactamente lo que usted necesita vivir hoy… Así que haga su mejor y solo viva con gratitud la dulce poesía de la Vida.

No dejes que los pequeños problemas quiten tu paz. Seamos más fuertes que los detalles pasajeros, seamos soberanos. La paz es un bien sagrado, es la base de la salud y el equilibrio físico y mental. Fortalece tu emoción, ve la vida con claridad, con calma. Te hace más fuerte, más seguro, más feliz.

En todo hay un propósito, y en todo caso hay un milagro. Ya sea en la alegría o en la tristeza, la gente siempre aprende algo, la gente siempre crece en algo también. La Escuela de la vida no nos da vacaciones! Vez en un tiempo de descanso, pero el combate es constante. El tiempo no se detiene, y las oportunidades de ser diferentes tampoco. Dios está siempre trabajando, que, transformando, sacando o añadiendo algo en nosotros. Siempre nos a de lo que no somos capaces de soportar, y nos fortalece en lo que somos capaces de ganar.

Vivimos tan ansiosos esperando que un nuevo sueño suceda, que hemos perdido la oportunidad de aprovechar el escenario, respirar tranquilamente, olvidar las cenizas y dejar que el alma sienta un poco de esa brisa nueva. A veces todo lo que necesitamos es sensibilidad. Estamos hechos exactamente de lo que nos hará seguir. Y seguiremos con fe y gratitud. Sin mirar atrás. Cuando tengamos la convicción de que nacimos para ser victoriosos. Y así, la esperanza nos hará florecer.

Si es para arriesgarse, que compense el esfuerzo. Apuesta por lo que te hace feliz. En lo que te saca del suelo y te da fuerza para no poner todo a perder, de lo contrario, ni lo intentes. Si es para intentar, dar la cara para golpear, que sea para añadir experiencias positivas en tu vida. Si es para enfrentar al mundo, que sea por voluntad propia y no de los demás. Si es para apostar, que agregue valor y te haga aún mejor. Si es para perder, que sea por cuenta de su esfuerzo, de la insistencia por todo lo que cree y no por el cansancio o porque dijeron que no sería capaz.

Nosotros decidimos si el día será soleado o nublado. Nosotros elegimos si es de alegrías o tristezas. Optar por hacer un buen día, es abrazar la idea que nacimos para la felicidad. Es entender que los días que desperdiciamos no vuelven. Elige vivir tu día de bien con la vida. Abrir los ojos por la mañana es una gran razón para alegrarse.

Se preocupa de dar lo mejor de todo lo que haga. No tengas miedo de volver a empezar y empezar de nuevo. Usted siempre ha luchado por sus ideales, no va a ser ahora que va a poner todo a perder. Ten paciencia que nada es por ahora. Valdrá la pena. Un día a la vez para poner en orden el lío que te encuentras. No creas que no va a funcionar y todavía vas a enfrentar muchas cosas en esta vida hasta poder respirar hondo y celebrar la victoria. Eso te servirá como madurez, y a los pocos sabes donde pisas y donde debe pasar lejos. Aunque sea difícil, no retroceda. No muestres debilidad, no viga lo que tienes mejor. Intente ser optimista y ve con otros ojos. No te avergüences de pedir ayuda, de mostrar que no soportas y que necesitas atención. A veces lo que necesitamos es a alguien a quien le importa lo que la gente lleva dentro de nosotros. Tienes que ser fuerte y luchar, vencer esa angustia y miedos, enfrentar todo lo que te atormenta. La vida solo tiene sentido cuando nos convertimos en la prioridad de nosotros mismos.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

Un comentario en “SABER VIVIR”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *