CADA PERSONA, UNA EXPERIENCIA

Abre la mente

A veces, las mejores personas, aparecen de improviso, sin que  las busque. Llegan para plantar flores en el jardín de nuestros días tristes, están ahí para ser el eco de nuestras risas, el imán de nuestras complicidades, de nuestras aficiones y pasiones. Son ese faro que nunca se apaga, sin contradicciones, sin presiones ni dobles fondos.

Hay personas que llegan a nuestra vida por casualidad, que nos parecen hechas solo para amar, capaz de sorprendernos y de regalarnos palabras que nos hacen sentir bien;
Hay gente que no habíamos elegido de conocer, pero que nos parece que siempre has querido, y que pasan justo cuando no creíamos más, cuando no queríamos más, cuando teníamos casi decidido vivir con los ojos cerrados;
Hay personas que tal vez entran en nuestra vida solo para darnos un poco de esperanza, para hacernos mejores, para escucharnos y cuidar de nosotros, sin desear otro;
Hay personas que nos hacen soñar, que tienen la energía de la vida de nuestros mejores días, que aman estar juntos para sentirnos respirar a su propio ritmo, sin pedir nada a cambio, nada de material ni tangible.
Hay personas que surcan nuestro destino por el solo hecho de haber ingresos inesperadamente, por haber elegido tal vez el momento menos adecuado para nosotros, pero de seguro irrepetible a nuestros ojos; hay personas que nunca podremos olvidar, que allá donde vayamos siempre serán Con nosotros, que buscaremos hasta en las pequeñas cosas, en los perfumes llevados por el viento, al amanecer en campo abierto, en la medida en que la naturaleza despierta los sentidos y los recuerdos se hacen más fuertes;
Hay personas por las cuales no debemos defendernos, porque ya eran parte de nosotros antes de que cruzaran nuestros pasos, y que nunca debemos dejar de buscar otra vez, porque esas personas hacen bien al corazón.

Esas personas especiales que hacen nuestra vida más hermosa, interesante y especial, son regalos que todos merecemos y que, por encima de todo, estamos obligados a cuidar. Demos siempre la mejor versión de nosotros mismos a esos seres especiales que dan luz a nuestro día a día.

Algunas personas pasan por nuestra vida para enseñarnos a no ser como ellas. Porque, como dice un dicho muy famoso “Algunas personas causan felicidad a donde van; otras, cuando se van”. Aun así, de toda relación obtenemos un beneficio.

Y es que cada día de nuestras vidas, nos topamos con personas que traen consigo una gran lección que no siempre somos capaces de reconocer y valorar.
Nadie llegará a tu vida para quedarse para siempre, nadie permanecerá en tu vida para siempre porque simplemente no somos eternos. Eso lo entenderás una vez que aceptes el corto recorrido que nos toca atravesar como seres humanos, y justo allí, comenzarás a vivir.
Cada persona que te rodea tiene una misión por cumplir en tu vida, tiene una enseñanza para dejarte, sean familiares, amigos, compañeros o conocidos; incluso, existen personas que van a llegar a tu vida para enseñarte a no ser como ellas.
Estas lecciones no van a venir siempre de buenas vivencias o acciones, de hecho, muy probablemente cualquiera de estas personas a través de una traición, una mentira o un engaño, van a demostrarte el maravilloso aprendizaje que están dejándote.
Pero la importancia radica en aprender a clasificar las situaciones que atraviesas en compañía de estas personas. Las gratas experiencias son aquellas que llevarás siempre en tu corazón y que hasta podrás recordar con una sonrisa, mientras que las malas son las que te harán crecer y te fortalecerán.

La vida realmente es corta como para vivir angustiado por lo que nos hacen o dejan de hacer cada una de las personas que nos rodean.Por eso la mejor decisión que podemos tomar es distanciarnos de lo negativo de algunas personas y acercarnos a aquellos que nos hacen sentir bien.

(Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

Un comentario en “CADA PERSONA, UNA EXPERIENCIA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *