PENSAMIENTOS TÓXICOS

Maneja tu mente

Entrar en una espiral de pensamientos negativos es muy fácil. Sobre todo, si tenemos varios pensamientos negativos acumulados en la mente.

Un pensamiento negativo puede convertirse en un contaminante de nuestras emociones, conductas y del resto de pensamientos.  Estos pensamientos negativos nos quitan la energía y la fuerza. Cuanto más tiempo les dediquemos, se volverán más fuertes y serán más difíciles de detener.

Comparto contigo algunas herramientas muy útiles para combatir los pensamientos tóxicos:

1. Observa tus propios pensamientos:

El origen de nuestros pensamientos negativos a menudo se debe a distorsiones cognitivas o de pensamientos irracionales. Una buena técnica para controlarlos, es observarlos como si fueras un espectador. Por ejemplo, como si fueran un tronco que viaja río abajo.

No dejar que se apodere de nuestra mente es fundamental para que se disipe. Si visualizamos como el tronco baja, sin permitir que se queden en nuestra orilla, al final desaparecerá. Lo mismo pasará con el pensamiento negativo.

Debemos aprender a poner distancia entre los pensamientos y nosotros. De esta forma, nos daremos cuenta de que nosotros no somos el pensamiento.

2. Replantéate cualquier pensamiento que tengas:

Las reflexiones son patrones de pensamientos excesivos. Al pensar en exceso sobre un tema nos da la sensación de que vamos a encontrar una solución.

Pero, por lo general, no es así. Lo que debemos hacer en estos casos es quedarnos con la verdad de los pensamientos y deshacernos de la parte que hemos creado con nuestra mente. A menudo, al hacer este ejercicio nos daremos cuenta de que el problema no existe.

Observar el pensamiento sin juzgarlo o de forma objetiva nos ayudará a determinar el grado de importancia que tiene y lo real que es.

3. Actúa acorde a tus pensamientos y muévete:

Cuando nos sintamos atrapados por un pensamiento negativo, debemos movernos para evitar darle demasiadas vueltas y obsesionarnos con ese pensamiento. El movimiento, hacer ejercicio nos ayudará a no obsesionarnos con un pensamiento negativo y nos hará sentir mejor.

4. Evita los desencadenantes de pensamientos negativos:

Muchas veces son elementos, canciones, personas, lugares o momentos los que nos traen un pensamiento negativo a la memoria. Identificarlos y evitarlos es fundamental para que esto no ocurra. Siempre que podamos, debemos sustituirlos por desencadenantes de pensamiento positivos y sensaciones agradables. Esto nos hará la vida más fácil, no debemos martirizarnos.

5. Rodéate de gente alegre y de experiencias positivas:

Rodearnos de cosas positivas, nos ayuda a tener pensamientos positivos y alejar los pensamientos negativos. Es muy importante elegir bien lo que nos rodea para facilitarnos la sensación de salud y bienestar.

No te maltrates

Son muchas las dificultades que a menudo nos separan de nuestros objetivos, de nuestras metas, de nuestros propósitos, pero en la mayoría de los casos el principal obstáculo se encuentra en nuestra propia mente.

A nadie se le ocurre tomarse veneno cada mañana al despertar ¿verdad?, sin embargo no nos sorprende escuchar o decir frases del tipo me gustaría, pero no es el momento adecuado…No soy lo suficientemente bueno…No servirá para nada…Hay muchos mejores que yo…

Todas ellas son frases que forman parte de nuestras creencias limitadoras. Pensamientos tóxicos que contaminan nuestra mente y que acaban interfiriendo en nuestra actitud y en nuestras acciones. Es importante tomar consciencia de ellos e identificarlos cuando se producen, porque si no sabemos gestionarlos adecuadamente, pueden llegar a ser muy dañinos para nuestro bienestar y para nuestro entorno.

Esta es una muy frase muy conocida que evidencia una gran verdad:  en muchas ocasiones el secreto del éxito no está tanto en lo que nos pasa, sino en la manera que tenemos de afrontar aquello que nos sucede.

( Los textos son de autor desconocido, fueron copiados y recontados por Adonis)

Un comentario en “PENSAMIENTOS TÓXICOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *